Recuperan los cuerpos de sus dos hijos a cinco años de haber desaparecido

517

Cuautla, Morelos (WDC).- Después de cinco años sin tener pistas sobre el paradero de sus hijos, esta mañana Andrés Reyes Velasco arribó al panteón Jardines del Recuerdo de Cuautla, donde las autoridades de la Fiscalía General del Estado le entregaron los restos de Andrés y Mauricio, ambos localizados entre los 117 cuerpos que fueron inhumados de manera irregular en las fosas de Tetelcingo.

Los hermanos Andrés y Mauricio Reyes López de 30 y 27 años de edad respectivamente, salieron el 23 de julio del 2012 de su natal Jitotol, Chiapas rumbo al estado de Puebla a comprar ropa y fue dos días después cuando entraron en contacto por última ocasión con su papá que recibió algunas llamadas con el lada de Oaxaca que le exigían dinero.

Bajo sus propios medios el señor Ángel se trasladó a Oaxaca, donde radicó la denuncia por la desaparición de sus hijos y donde le tomaron muestras de sangre que fueron confrontadas con la base de datos de la PGR que permitió localizar a sus hijos.

Ángel Reyes recriminó a las Fiscalías y Procuradurías del país que no les tomen muestras sanguíneas a los cuerpos antes de depositarlos a una fosa común, ya que eso permitiría a las familias que buscan a sus desaparecidos su pronta localización.

De hecho, señaló que cuando fue al estado de Puebla también intentó indagar con las autoridades sobre el paradero sus hijos, sin embargo, la respuesta fue nula. “Las autoridades no tuvieron tiempo de ayudar, los desaparecidos son un tema muy común”.

El señor Ángel desconoce si la Fiscalía de Morelos abrió una carpeta de investigación por la muerte de Andrés y Mauricio, cuyos cuerpos de Andrés fueron hallados el 26 de julio de 2012 en la carretera local San Marcos, a la altura del rancho El Cazahuate, en el municipio de Jantetelco, Morelos.

Finalmente, comentó lo siguiente: “Tener a dos hijos desaparecidos es una cosa muy triste, está uno muerto en vida, no sabemos nada. No sabemos si están vivos, si están muertos, si los tienen esclavizados, se pone uno a pensar muchas cosas”.