Joven mexicana pide ayuda para salir de Rumania junto con su hijo y esposo

27

Una joven mexicana pide al canciller Marcelo Ebrard ayuda para salir de Rumania junto con su hijo de cuatro años de edad y su esposo, ambos de nacionalidad rumana, ante el temor de que la guerra pueda extenderse a este país tras la invasión de Rusia a Ucrania.

Entre incertidumbre y miedo, Luisa Alejandra Castañeda Rodríguez radica con su pequeño Dominic y su pareja Andrei Costache en Bucarest, donde cada día observan como han ido derrumbándose la tranquilidad y estabilidad con las que vivían.

Ahora temen por sus vidas, dice Iliana Castañeda, madre de la joven, a La Silla Rota.

Comenta que su hija acudió a la residencia oficial del embajador de México en Rumania, José Guillermo Ordorica, para tatar de ser incluidos en la lista de personas que pudieran ser evacuadas desde ese país por el gobierno de México.

Sin embargo, dice, la respuesta diplomática fue que el apoyo es exclusivamente para los ciudadanos mexicanos que han huido de Ucrania y que se refugiaron en territorio rumano, a la espera de ser repatriados.

Iliana refiere que su yerno le comenta que hay bastante miedo de que Rusia trate de expandir el conflicto hasta Rumania, país que ha recibido gran parte del éxodo de mujeres, niños y residentes ucranianos, así como de extranjeros, que huyen de la artillería rusa.

El temor, asegura, no sólo es a la guerra como tal, sino al peligro nuclear que representan la planta de Chernóbil y otras instalaciones. “Ellos están conscientes que el riesgo radiactivo, el riesgo nuclear, no conoce fronteras”, puntualiza.

Y es que en las últimas horas el gobierno de Ucrania lanzó alertas de una posible fuga radioactiva por el corte de suministro eléctrico en Chernóbil, que está en manos de tropas rusas.

Ante el panorama, Luisa Alejandra y su esposo Andrei tuvieron que tomar la decisión de tratar de salir de Rumania con su hijo, pero hasta el momento el gobierno de México les ha negado esa opción.

Es por ello que Iliana, quien vive en Ciudad de México, se ha sumado a este llamado de ayuda.

“@m_ebrard Por favor proporcióneme un medio para comunicarme con usted en persona. Mi nieto, mi hija y yerno se encuentran en Bucarest”, escribió en mensaje directo al titular de la Secretaría de Relaciones Exteriores (SRE).

Hasta el momento ni el canciller ni su equipo han respondido.

La vida solía ser buena para Luisa Alejandra, de 25 años, su hijo Dominc, de cuatro, y Andrei, de 32 años de edad, pero la guerra generó un cambio en sus vidas.

Ella labora como capacitadora en Telus, empresa subcontratada por Airbnb, tiene pasaporte mexicano y visa de trabajo rumana.

Apoyaba también en reservaciones de hospedaje de turistas y gente que acudía a Bucarest a diversas actividades, pero ahora lo hacen para las personas desplazadas de Ucrania.

Andrei trabaja en una compañía de repartición de alimentos que tiene una plataforma similar a Uber Eats; ambos tienen como centro de su universo a Dominic, quien tiene nacionalidad mexicana y rumana.

Hasta oídos de Andrei han llegado versiones de que la guerra puede llegar de manera directa a su país, aunque ya lo ha hecho con el desplazamiento de miles de personas hacia suelo rumano.

Pero otra amenaza que percibe es un posible reclutamiento en el ejército rumano.

“Mi hija me dice que allá las cosas no están tan graves, seguramente lo hace para que no me preocupe, mi yerno sostiene que el ambiente es tenso y que en algunas regiones de Rumania ya están llamando a los varones de 18 a 60 años de edad a reconocimientos médicos.

“A su papá le llegó una carta del gobierno recordándole que aún está en la reserva de la milicia”, narra Iliana.

La mamá de Luisa Alejandra, abuela de Dominic y suegra de Andrei no pierde la esperanza.

“Ya 24 mexicanos fueron repatriados en un avión de la Fuerza Aérea Mexicana que tiene 135 asientos (…) el presidente Andrés Manuel López Obrador anunció hoy que enviará un segundo vuelo a Rumania para regresar a más mexicanos que deseen salir de Ucrania”, afirma con cierto entusiasmo.

No obstante, Iliana Castañeda vuelve a hacer un llamado al canciller Marcelo Ebrard para que ayude a su nieto, hija y yerno, quien, dice ella que él siempre presume, “es 90% mexicano”.