“Exigimos una solución que no nos dan”: mujeres ante criminalización del movimiento feminista

31

La marcha por el Día Internacional de la Mujer en México, celebrada este 8 de marzo y en la que se exigió el alto a la violencia de género en el país, intentó ser criminalizada por distintos políticos en cargos públicos, como el presidente Andrés Manuel López Obrador, acusaron activistas en la mesa de debate El Heraldo de México – La Silla Rota.

Ixchel Cisneros, directora de “Un día después”; Aracely Osorio madre de Lesby, víctima de feminicidio; Lucy González, de Pan y Rosas; Laura Nieto Sanabria, coordinadora general de “Las Vanders”, y Diana Juárez, editora de La Cadera de Eva, compartieron su balance de la marcha de este 8M.

Un día antes de la movilización, en conferencia de prensa, el secretario del Gobierno de la Ciudad de México, Martí Batres Guadarrama, dijo que se esperaba una marcha “muy violenta”. El presidente López Obrador, por su parte, señaló que algunas feministas se preparaban con “marros y bombas molotov”.

El Gobierno de la Ciudad de México dijo que algunos grupos feministas ya estaban juntando instrumentos peligrosos, como cizañas, alicates, sopletes, martillos, picos, hachas, cadenas, tubos, entre otros.

Este martes 8 de marzo, sin embargo, miles de mujeres salieron a las calles de todo el país para alzar la voz en hartazgo por la violencia en su contra.

Para muchas, se trató de la primera marcha a la que acudieron, por lo que se trató de una nueva experiencia para exigir justicia.

“Salimos a las calles a exigir el cese a la violencia de género y una solución al estado mexicano, una que no nos están dando”, aseguró Ixchel Cisneros, directora de la organización “Un día después”.

“Están haciendo menos nuestras denuncias y nos están señalando desde agresivas, cuando lo único que pedimos es que cese la violencia estructural contra nosotras”, agregó.

La activista dijo que “cambiar el discurso de criminalización es responsabilidad del Estado”.

Aracely Osorio, madre de Lesby, joven víctima de feminicidio, dijo que no quisieran tener que salir a manifestarse contra esta violencia de género, a la que, aseguró, “se suma la violencia institucional”.

Recordó que el 7 de marzo de 2021, “un día antes de la movilización nos pusieron unas vallas enormes afuera de palacio nacional, se cerró el diálogo con la sociedad y las mujeres mexicanas”.

Para Lucy González, integrante del colectivo “Pan y rosas” e integrante de la Coordinadora #8M se trata de una campaña mediática que tiene el objetivo de desmovilizar,

“Meter miedo para que no saliéramos a tomar las calles, dos años de pandemia en los que a las mujeres nos ha tocado la peor parte, aumentaron violencias y labores de cuidado, perdimos familiares o empleos”, expuso.

El movimiento feminista en México, advirtió, “no está casado” con ningún partido político pese a que se intente usarlo como una bandera electoral este año y hacia 2024.

“La movilizacion se da en el marco del inicio de toda la carrera electoral hacia 2024, los partidos políticos buscan la manera de montarse en las demandas legítimas del movimiento, pero la movilización de ayer en todo el país expresa que el movimiento feminista es independiente, no está casado con ninguno de estos partidos”, aseguró Lucy González.

Laura Nieto Sarabia, coordinadora general de “Las Vanders”, aseguró que el discurso que trata de criminalizar al movimiento feminista no sólo se ha observado en el actual gobieno, sino también en administraciones anteriores, nacionales e internacionales, a través de temas como el uso de anticonceptivos y el aborto.

Señaló que el patriarcado se puede ver desde muchos ámbitos, por lo que la organización que dirige busca dar voz a las mujeres que han sido invisibilizadas y que huyen de diversas violencias, estatales, económicas, ecológicas o policías.

imagen placeholder
Diana Juárez, editora de La Cadera de Eva, resaltó que la marcha de este martes fue diferente a la de años anteriores, pues se retomó la fuerza del 2020.

“Con la pandemia se paró un poco y también aumentaron las violencias contra las mujeres”, señaló la periodista.

Destacó que los últimos años también han sido de aprendizaje para los medios de comunicación, para mostrarse dispuestos a reflexionar y al diálogo, y acompañar la lucha a través de las nuevas narrativas.

“A partir de acercarnos a las mujeres y que nos cuenten sus historias y no solo quedarnos con las imágenes”, dijo Diana Juárez. “Preguntarnos:¿por qué están ahí, por qué están luchando, quiénes son estas mujeres?”, agregó.

(djh)