unique visitors counter
martes, febrero 27, 2024

De problemas a problemas

POR: JULIO CASTILLO LÓPEZ

Tengo 35 años y aunque en aquel entonces estaba en sexto de primaria recuerdo perfectamente la crisis del 94. Muchos compañeros del Instituto México (primaria de los Maristas) tuvieron que dejar la escuela porque sus padres ya no la pudieron pagar, muchas personas se fueron a la quiebra, perdieron coches, viviendas y su patrimonio… eso es una crisis y ni siquiera fue tan fuerte como las que se vivieron con Echeverría y López Portillo.

Hoy estamos en una crisis; no de las magnitudes que se vivieron en los ochenta y noventa pero que en 4 años se pierda más del 50% del valor del peso frente al dólar es una crisis. No está de más reconocer que las crisis de las décadas pasadas fueron exclusivas de México y que hoy hay incertidumbre mundial, pero también es justo decir que el gobierno de Peña Nieto tiene un alto grado de responsabilidad porque no hay un país al que le vaya peor que a México por la situación mundial.

Salida de capitales, aumento de impuestos, corrupción rampante, gasto errático y niveles de deuda insostenibles son algunos de los factores que nos han llevado a tener una calificación crediticia negativa y una pérdida de poder adquisitivo. Lo curioso es que el tema no es tan relevante porque estamos perdidos en otros temas que si bien son importantes no son ni los que nos van a sacar de esta crisis económica y de violencia en la que está totalmente empantanado el gobierno.

El matrimonio igualitario es un tema importante para muchas personas tanto a favor como en contra y está polarizando a la sociedad. Por un lado, los que buscan el reconocimiento de derechos y por otro los que no están de acuerdo (por razones semánticas o de fondo) en que se le considere familia a cualquier grupo de personas que así vivan.

Ayer me sorprendieron dos encuestas que ya ponen a la par las fuerzas porque a pesar de que estamos hablando de un tema de derechos (que el Estado no debe “otorgar” sino simplemente reconocer) México sigue siendo un país bastante conservador y a partir de pláticas con amigos de muchos ámbitos llego a pensar que es un problema generacional.

No es un tema de familia vs matrimonio igualitario… de hecho esa disyuntiva es hasta simpática porque en el fondo es familia vs familia, de hecho el matrimonio igualitario existe y se ejerce ya sea de manera libre o mediante amparo; tampoco es un tema si la iniciativa del presidente Peña es buena porque no lo es… el matrimonio (de ningún tipo) tiene razón de estar en la Constitución y modificar Código Civil Federal es una gran broma que el presidente ha usado de bandera, porque no es la ley marco de los códigos civiles o familiares en los estados (los estados más avanzados legislativamente tienen código familiar).

Hoy los errores y omisiones del gobierno nos han puesto en una situación mucho más complicada que la lucha de derechos y no considero responsables las posiciones extremas de ninguno de los dos lados que hacen el debate del matrimonio igualitario. Hoy México no necesita una sociedad dividida y polarizada, hoy México necesita que todas las voces se escuchen y que el PRI y el Gobierno cambien su ruta trazada porque ese camino nos está llevando a una crisis política, económica, de seguridad y social.

@JulioCastilloL

Artículos relacionados

Stay Connected

3SeguidoresSeguir

Lo último

Ankara Escort
porn