unique visitors counter
martes, febrero 20, 2024

Cadena de tropiezos

POR: JULIO CASTILLO LÓPEZ

En su libro “La marcha de la locura”, Bárbara Tuchman explica cómo los grandes problemas de los países y las grandes guerras surgen a partir de las malas decisiones pequeñas que se van sumando hasta llegar a un problema que es simplemente imposible de contener. Así, Peña Nieto, a partir de su triste encuentro con Trump, ha dado tumbos sin encontrar el rumbo correcto. Haciendo un breve recuento:

Se da el encuentro con Trump y Peña Nieto “olvida” tener una posición fuerte en contra del muro; tuvo la oportunidad tanto en su intervención como cuando Trump respondió que “habían hablado del muro pero no del pago”.

Para intentar resolver el terrible error, Peña Nieto le da una entrevista esa misma noche a Denisse Maerker en donde queda aún peor porque se evidencia que no sólo había cometido un terrible error sino que además creía (ingenuamente) que había cambiado el discurso de Trump a partir de su encuentro.

Se da una mesa de debate en donde de un lado Ricardo Anaya (Presidente del PAN), Armando Ríos Piter (Senador del PRD) y Héctor Aguilar Camín hacen notar tanto a Enrique Ochoa (Presidente del PRI) como a Luis Videgaray (entonces secretario de Hacienda) el nivel de la equivocación, aunque no está de más reconocer que Videgaray defendió muy bien su postura… es una pena que no la comparta ni el 10% de la población.

La noche siguiente se lleva a cabo el informe presidencial en su “nuevo formato”, donde Peña Nieto además de no informar sobre el estado de la Nación se dedicó a responder cuestionamientos personales como lo referente a su plagio parcial en la tesis y el tema de Trump de nuevo.

Esa misma noche, después del evento, se evidenció que todos los asistentes al informe o eran jóvenes afiliados al PRI o eran beneficiarios de programas del gobierno.

Con la influencia de la visita de Trump a México se da, por primera vez en todo el proceso electoral norteamericano, una ventaja parcial de Trump sobre Clinton en la encuesta de CNN.

La entrevista de Peña Nieto con Carlos Marín es hasta triste citarla, fue un escalón más abajo.

Una semana después de la visita de Trump, se da la renuncia del secretario de Hacienda, quien fue sustituido por el secretario de Desarrollo Social Meade, y en la SEDESOL llega Luis Miranda quien es un conocido operador político del Estado de México… Aquí no sólo es errático el hecho, es francamente cínico poner al frente de los programas sociales a un operador político.

El relevo del secretario de Hacienda se da en el peor momento del año; un día después se entregaba el Paquete Económico a la Cámara de Diputados y Peña Nieto todavía tuvo la puntada de solicitarle a Meade, el nuevo Secretario de Hacienda, que no propusiera nuevos impuestos y que bajara el gasto… en serio hay que ser ingenuo para creer que haría algo en esa tarde, seguramente ya estaba hasta impreso el Paquete Económico…

Esa tarde Trump declara que habían corrido a quien había arreglado su encuentro con Peña Nieto y eso era evidencia de su triunfo en la visita; horas más tarde declara que Luis Videgaray es un funcionario ejemplar y que es una pena que lo hayan quitado porque hubieran hecho “grandes negocios” entre Estados Unidos y México.

A ver en donde acaba la cadena de errores. Para empezar podríamos tener por primera vez en la historia a un presidente que no llegue a dos dígitos de aceptación pero la peor consecuencia que hoy veo en el horizonte es que Peña Nieto en realidad acabe siendo un factor para que Trump llegué a la presidencia del país más poderoso del mundo… En ese caso Peña Nieto escalaría de ser uno de los peores presidentes de México a ser uno de los enemigos públicos mundiales número uno; el que ayudó a poner a un tirano xenófobo al frente de los Estados Unidos.

@JulioCastilloL

Artículo anterior
Artículo siguiente

Artículos relacionados

Stay Connected

3SeguidoresSeguir

Lo último

porn