Monreal presenta en Chiapas su Proyecto de Nación en política social

63

El senador Ricardo Monreal Ávila presentó en Chiapas los rasgos más importantes de su Proyecto de Nación en materia de política social, combate a la pobreza y desarrollo del campo mexicano.

Advirtió que, en México, 43% de la población vive en situación de pobreza, pero en Chiapas, un estado que lo tiene todo: un clima privilegiado, un suelo fértil y recursos extraordinarios, el porcentaje de personas que viven en esta condición es de 75%.

“Por eso debemos seguir luchando, porque la tarea es aún extensa, porque no podemos dejar a nadie atrás”, expresó en una reunión con enlaces legislativos de la entidad, convocada por el senador Eduardo Ramírez, para enriquecer la agenda que defenderán en el Senado.

El coordinador parlamentario de Morena reconoció que “los cambios que se han impulsado en este gobierno son materia de la historia de nuestro país, por eso debemos mantenerlos y profundizarlos”.

Consolidar un sistema de bienestar universal y aplicar una política social integral con programas, acciones y estrategias que sean complementarios, para dar solución a los problemas sociales complejos que enfrenta México, dijo, es uno de los objetivos.

Hay que continuar atendiendo las zonas prioritarias, los municipios más marginados del país, cuya población, mayoritariamente indígena y afromexicana, ha sido olvidada durante décadas

BIENESTAR SOCIAL INCLUYENTE
Ricardo Monreal dio a conocer que el Proyecto de Nación plantea un sistema de bienestar social incluyente, un sistema de salud de cobertura universal de calidad y la implementación de un ingreso básico universal garantizado.

Además de un seguro de desempleo financiado con contribuciones tripartitas y un sistema de pensiones mixto, contributivo, por un lado, y compensado con el ingreso básico garantizado, por el otro.

El senador propuso una política y programas de cuidados, para asegurar el bienestar cotidiano de las personas dependientes; fortalecer la red de asistencia social, pública y privada, y de protección jurídica eficiente, para hacer efectivos los derechos de las víctimas y la reparación de los daños.

Dijo que una de sus metas será que la clase media no solamente se fortalezca, sino que crezca y se robustezca, como resultado de la disminución de la pobreza.

Por supuesto que implementar estas políticas implica un replanteamiento del rol del Estado y supone una nueva forma de recaudar impuestos”; por eso, acotó, se presentó la propuesta de reforma fiscal

Ricardo Monreal expresó que “es innegable que el presidente de la República ha avanzado en ese objetivo: los programas sociales fueron elevados a rango constitucional, y nadie, ningún Gobierno o persona, ni ahora ni en el futuro, podrá eliminarlos, pues son ya letra constitucional vigente y obligatoria”.

Las bases están sentadas, pero ahora debemos construir los siguientes pisos del bienestar social, afirmó.

AUTOSUFICIENCIA ALIMENTARIA
Desde Tuxtla Gutiérrez, Chiapas, el senador reiteró que es necesario alcanzar la autosuficiencia alimentaria, pues solo así se asegurará que en México nadie se quede sin comer, pero que esto sólo es posible con inversión en las tierras, ejidos y el campo.

“La profundización de los programas sociales y la mayor atención al campo es el binomio que este programa establece para acabar con la pobreza en México”, pues hay más de siete millones de habitantes que trabajan en el campo nacional, pero 67% de ellos recibe menos de cinco salarios mínimos y casi 30% no recibe nada.

El senador planteó incrementar sustancialmente la inversión pública en el sector; brindar acompañamiento técnico; invertir en innovación tecnológica; aumentar los salarios de las y los campesinos; dar acceso al crédito y a los mercados locales, nacionales y globales.

Debemos, añadió, integrar a los productores del campo en un sistema obligatorio de seguridad social, para que los campesinos también tengan pensión y un retiro digno; y apoyar la certificación de capacidades de las y los jóvenes que habitan en el campo.

Igual de urgente, agregó, es promover el acceso a la educación de la población rural, de la niñez que habita en el campo, e impulsar el acceso a la universidad de las y los jóvenes; y para las personas adultas mayores, garantizar la conclusión de la educación básica, a fin de erradicar el rezago educativo.

CAMPO MÁS EFICIENTE
Pero un campo más eficiente, acotó, no será posible si no se logra incrementar de manera considerable la inversión en caminos; obras hidráulicas como canales y represas; proyectos energéticos y disponibilidad de electricidad en zonas susceptibles para cultivo y actividades pecuarias.

Sugirió subsidiar programas piloto para el cultivo de maíz, frijol, arroz y otros productos en el sur y el sureste de México; tecnificar, en la medida de lo posible, las parcelas ejidales o comunales; transformar la agricultura de temporal a riego, para elevar el nivel de producción por hectárea mediante sistemas sustentables de uso del agua.

El senador hizo un llamado para que las zonas rurales dejen de ser el epicentro de la pobreza, “por lo que redoblaremos esfuerzos interinstitucionales para atender las raíces de este problema”.

Debemos atender a los ganaderos, a los agricultores, a los pescadores, que durante décadas fueron abandonados a su suerte. Es mucho lo que el campo necesita, pero también es mucho lo que aporta al crecimiento y al desarrollo de la nación; saldar la deuda histórica con este sector es impostergable