IP se reúne con AMLO; pacta apoyo para empresas afectadas por covid

182

La iniciativa privada (IP) y el presidente Andrés Manuel López Obrador pactaron la creación de un fondo en Nafinsa para apoyar a pequeñas empresas, proteger el empleo y los salarios ante la crisis por la pandemia covid-19.

En entrevista al salir de la reunión en Palacio Nacional, después de sostener una reunión de más de cuatro horas con el mandatario, el representante del Consejo Coordinador Empresarial (CCE), Carlos Salazar Lomelín, adelantó que en la charla con el presidente acordaron mantener un diálogo permanente y desarrollar planes mensuales de desarrollo.

Tratar de que haya un fondo de Nafinsa para que la banca privada pueda darle créditos a organizaciones que se quedan sin ingresos. Los montos los informará el domingo el presidente

Pues ante la pandemia del coronavirus, la prioridad del presidente López Obrador es apoyar las micro, pequeña y medianas empresas (MiPymes), las cuales generan el 90 por ciento de los empleos en México, destacó el presidente de la Confederación de Cámaras Industriales.

En la mañanera de este jueves, el presidente Andrés Manuel López Obrador, dijo que se priorizará cuidar los empleos de los mexicanos será una de las prioridades en el plan de reactivación económica que anunciará el domingo ante la crisis por la pandemia del coronavirus covid-19.

«Vamos nosotros precisamente a dar énfasis en el empleo, el domingo es salud, bienestar y empleo, es básico lo del empleo, pero van a ver cuántos empleos vamos a crear», afirmó el presidente. «Por eso digo que la recuperación económica se va a lograr pronto», lanzó.

El mandatario mexicano ha venido insistiendo en que en su plan de reactivación no existe ningún apoyo para grandes empresas, como condonación de impuestos, pues dijo que no avalará un rescate estilo Fobaproa.

Esta falta de apoyos a las empresas se une las medidas que obligaron al cierre de empresas no esenciales en todo el país, según publica el diario Reforma.

Dan empresarios 5 propuestas
Durante la reunión vespertina con el presidente, Carlos Salazar, del Consejo Coordinador Empresarial propuso una serie de medidas «contundentes e inmediatas» para evitar la disminución drástica de la inversión, apoyar a las pequeñas y medianas empresas, y preservar el empleo de 21 millones de mexicanos. Según informó el empresario al término del encuentro en el que también estuvo Alfonso Romo.

«En el frente internacional, el daño a la economía real ya se muestra por el lado de la oferta, al interrumpirse el comercio y la actividad de diversas cadenas de producción. En el interno, por ahora el problema es primordialmente de demanda agregada. Por ello, las medidas deben enfocarse a fortalecerla», explicó el CCE en un comunicado.

Ante el impacto de la pandemia de Covid-19, los empresarios de la Asociación de Bancos de México, Concamin y del Consejo Mexicano de Hombres de Negocios agruparon las propuestas en cinco frentes: asegurar liquidez al mercado interno, estimular el consumo privado, facilitar y estimular la inversión privada, elevar consumo e inversión del sector público, y dar señales positivas a los mercados internacionales.

Entre los amortiguadores con los que se cuenta destacan:

i) fondos y reservas para enfrentar contingencias en materia de salud, incluidas las de tipo epidemiológico;

ii) recursos en el Fondo de Estabilización de los Ingresos Presupuestarios (FEIP), que al cierre de 2019 eran de 158.4 mil millones de pesos (mmp) y cuyo uso se orientará en estricto apego a lo señalado por la Ley Federal de Presupuesto y Responsabilidad Hacendaria;

iii) se cuenta con reservas internacionales por 185.5 mil millones de dólares (mmd), una línea de crédito flexible con el Fondo Monetario Internacional por 61.4 mmd y líneas de intercambio de divisas con la Reserva Federal y con el Tesoro de los Estados Unidos por 60.0 y 9.0 mmd, respectivamente, elementos destinados a hacer frente a problemas potenciales de liquidez internacional y de balanza de pagos; y

iv) coberturas petroleras tanto del Gobierno Federal como de Pemex para compensar la disminución de los ingresos ante reducciones en los precios del energético. Adicionalmente, el país cuenta con un perfil de deuda pública robusto, donde la deuda externa neta del Gobierno Federal solo representa 22% del total y prácticamente el 100% está a tasa fija.

Las perspectivas macroeconómicas en la presente coyuntura tienen un elevado nivel de incertidumbre ante la complejidad de la situación de la epidemia, lo que dificulta establecer un pronóstico puntual de crecimiento para la economía nacional. Por este motivo se considera un rango de crecimiento del PIB para 2020 entre -3.9 y 0.1%, consistente con proyecciones de organismos internacionales y de analistas del sector privado. Las estimaciones de las finanzas públicas para 2020 se realizan bajo un escenario prudente que considere un balance de riesgos acorde con la elevada incertidumbre que existe sobre la actividad económica.

Con estas consideraciones, se estima que los Requerimientos Financieros del Sector Público (RFSP) ascenderán a 4.4% del PIB; el balance público registrará un déficit de 3.3% del PIB; mientras que el balance primario se ubicará en -0.4% del PIB.

La velocidad del restablecimiento de la economía mundial y de la economía mexicana es todavía incierta. No obstante, para 2021 se espera una recuperación de los efectos de la pandemia de COVID-19. Para 2021 se estima que el crecimiento económico mejore con respecto a 2020 y se ubique entre 1.5 y 3.5%, rango sustentado en la mejoría en la actividad económica que se espera desde el tercer y cuarto trimestres de este año, una vez que concluya la contingencia sanitaria.

AMLO en desacuerdo
Por la mañana, el presidente Andrés Manuel López Obrador afirmó este jueves que no está de acuerdo con los Precriterios 2021 de la Secretaría de Hacienda (SHCP), que prevén una caída de hasta 3.9 por ciento de la economía mexicana.

«Ahora tampoco coincido. Para empezar no existe normalidad económica por razones obvias, todo está alterado. Yo sostengo que el precio del petróleo va a aumentar, si hacemos un pronóstico para lo que va a suceder en el 2021, cuando estamos en el primer trimestre del 2020, no se me hace correcto (…) Vamos a esperarnos todavía no sabemos lo que va a suceder», dijo el mandatario mexicano en conferencia mañanera.

SIGUE AQUÍ TODA LA COBERTURA DE CORONAVIRUS EN MÉXICO

La SHCP recortó su previsión de crecimiento entre el -3.9 y el 0.1 por ciento, según el documento «Pre-Criterios 2021», entregado al Congreso de la Unión.

Hacienda incorporó los efectos de un choque drástico sobre el escenario económico de México y el resto del mundo, derivado de la pandemia asociada a la enfermedad denominada covid-19 y el virus que la produce (SARS-CoV-2), y de las medidas sanitarias para su contención.

TE PUEDE INTERESAR
LSR-
SHCP ve caída del PIB hasta en -3.9% en 2020 y dólar en 22.90 pesos

En su argumentación, indicó que la coyuntura actual es más compleja que la que podía haberse anticipado en septiembre de 2019, cuando se presentó el Paquete Económico 2020.

«En un periodo muy reducido el panorama económico global se ha deteriorado de forma rápida y significativa. La velocidad con la que se ha propagado el covid-19 a nivel global ha provocado la triste pérdida de vidas humanas y la materialización de condiciones de enfermedad para un elevado número de personas. Adicionalmente, las medidas sanitarias necesarias para la contención de la pandemia están generando efectos negativos importantes sobre la actividad económica, la disrupción de las cadenas de suministro a nivel global, mayor incertidumbre, así como volatilidad en los mercados financieros en todo el mundo», informó.

Entre los diversos impactos que destaca Hacienda destacan una fuerte caída en la demanda por petróleo y otras materias primas, que propician una reducción en sus precios internacionales.