“La vida me golpeo donde más duele… aun así le sonrío”: madre de desaparecido

23

CD. MADERO.- Héctor Manuel tiene 12 años de desaparecido y aun así su mamá, María del Pilar Arenas Navarro, dice: “la vida me ha golpeado en lo que más me duele y aun así le sonrío con amor”.

“Son miles de hombres, jóvenes, madres, mujeres, niñas, padres y hermanos los desaparecidos y en la fiscalía de Tamaulipas, en la Comisión Estatal de Búsqueda no hay respuestas, no hay trabajo, únicamente pretextos como respuesta”.

Ante ello, reiteró que son los propios familiares de los desaparecidos quienes realizan los trabajos de búsqueda con lo poco que tienen y “como Dios nos da a entender, pues no hay apoyo de las instituciones”.

Aquella noche del 24 de agosto de 2011, cuando Héctor Manuel tenía 21 años, fue invitado por su novia a cenar a su casa. Ya estando ahí entraron sujetos armados y encapuchados y se lo llevaron. Desde entonces, la tristeza y el dolor de no saber nada de él llenan el corazón de María del Pilar Arenas.

Preguntando e investigando es como conocen en dónde hay fosas clandestinas, campos de extermino, a donde acuden en busca de restos humanos.

En Tamaulipas la cifra oficial de desaparecidos rebasa los siete mil; sin embargo, la cifra de localizados e identificados no alcanza ni el uno por ciento.

 

 

LA DESAPARICIÓN
Héctor Manuel era estudiante de la Universidad Tecnológica de Altamira y había montado un taller de reparación de teléfonos celulares y aparatos electrónicos, a fin de contribuir al gasto de la casa.

“Es un buen hijo, se preocupaba de todo, siempre pendiente de mi, de lo que se ofreciera”, cuenta María del Pilar.

Añadió que a pesar de haber presentado la denuncia de la desaparición de inmediato, la entonces Procuraduría General de Justicia estatal nunca efectuó un levantamiento de pruebas, ni realizó un peritaje. Únicamente se tomó declaración a las personas que ahí se encontraban.

“Tengo mis dudas de que los hechos hayan sucedido así como lo contaron a la policía”.

No hay confianza, certidumbre en los trabajos que realizan la Fiscalía General de Justicia y la Comisión Estatal de Búsqueda, no hay resultados, y es que no buscan en donde se encuentran las fosas clandestinas, los campos de exterminio de la delincuencia organizada.

¿Y LA AUTORIDAD?
El colectivo “Por Amor a ti hasta Encontrarte” agrupa a madres y familiares de desaparecidos de Tampico, Madero y Altamira.

Los colectivos y los familiares son quienes informan a la Comisión de Búsqueda, a la fiscalía, en donde hay fosas clandestinas, pues las autoridades que tienen tal responsabilidad no cumplen, sostuvo la mujer e insistió en que es necesario pongan atención, pero -sobre todo- realicen su trabajo con responsabilidad.

 

 

María del Pilar hace hincapié en que buscan a sus hijos, hijas, esposos, a sus desaparecidos, “no buscamos culpables, únicamente queremos con nosotros a nuestros seres queridos”.

Pero hay carpetas sin respuesta y no se sabe nada. Es necesario se revisen las carpetas de las personas desaparecidas, insistió.

Con mantas con las fotos de 40 hombres y mujeres jóvenes, los miembros del colectivo exigen respuestas, trabajo de las autoridades para encontrar a los suyos.

En estos hombres y mujeres, estos padres, hay dolor y tristeza. Sonreír les cuesta mucho, no pueden, sus ojos casi siempre enrojecidos por el llanto; sin embargo, no han perdido la fe y esperanza de un día poder volver abrazar a sus hijos.

 

 

 

 

rst