La interminable defensa de 3 narcos para no pagar por el crimen del Kiki Camarena

17

CIUDAD DE MÉXICO 27 DE AGOSTO DE 2022 (LA SILLA ROTA).- Las tres caras de un doble secuestro y asesinato, tres narcotraficantes del extinto Cártel de Guadalajara, sentenciados por los secuestros y homicidios de Enrique “Kiki” Camarena y del piloto Alfredo Zavala Avelar, mantienen encendidas las veladoras para que el Poder Judicial acepte sus argumentos y evitar su extradición, continuar su sentencia fuera de prisión y no pagar los daños causados por el crimen.

A 37 años del secuestro y homicidio del “Kiki” Camarena y de Alfredo Zavala, en Guadalajara, los tres capos que fundaron el Cártel de Guadalajara no cesan en sus intentos para evadir a la justicia mexicana por el doble crimen, cometido entre el 5 y 7 de febrero de 1985 en la casa de Lupe Vega 881, en la colonia Jardines del Bosque, en Guadalajara, Jalisco.

Rafael Caro Quintero, el “Narco de Narcos”, de 69 años; Ernesto Fonseca Carrillo, “Don Neto”, de 92 años; y Miguel Ángel Félix Gallardo, “El Jefe de Jefes”, de 76 años, fueron sentenciados por ambos homicidios, los fallos han sido ratificados por tribunales unitarios y colegiados, así como por la Suprema Corte de Justicia de la Nación (SCJN), sentencias que siguen firmes.

Sin embargo, a casi cuatro décadas del secuestro y asesinato del agente de la Administración para el Control de Drogas (DEA, por sus siglas en inglés) y su informante adscrito a la entonces Secretaría de Agricultura y Recursos Hidráulicos (SARH), los tres narcotraficantes continúan presentando amparos o apelaciones para evadir la justicia.

CARO QUINTERO

El primero de ellos es Rafael Caro Quintero. El narco recapturado el pasado 15 de julio por elementos de la Marina en el municipio de Choix, Sinaloa, tiene vigentes dos órdenes de detención con fines de extradición, por el momento. La primera de ellas fue presentada por el gobierno de Estados Unidos el 20 de agosto de 2013, a partir de una solicitud hecha por una corte de ese país el 13 de mayo de 1987. En ella es requerido para ser juzgado por ocho delitos.

El primero de esos delitos está relacionado con cuatro casos por la comisión de los “delitos violentos para asistir a la delincuencia organizada, en contravención a lo dispuesto en las secciones 2 y 1959(a)(1) del Título 18 del Código de los Estados Unidos de América”.

El segundo es por asociación delictuosa para cometer delitos violentos a fin de asistir a la delincuencia organizada; el tercero es por asociación delictuosa para secuestrar a un agente federal, seguido por el secuestro de un agente federal, en contravención a lo dispuesto en las secciones 2 y 1201(a)(5) del Título 18 del Código de los Estados Unidos de América; y V, así como “homicidio grave de un agente federal, en contravención a lo dispuesto en las secciones 2,1111 y 1114 del Título 18 del Código de los Estados Unidos de América”.

“Entre 1982 y 1984, Enrique Camarena, Agente Especial de la Agencia Antidrogas (DEA, por sus siglas en inglés) investigó a la organización de narcotráfico de Rafael Caro Quintero Ernesto Fonseca Carrillo y otras personas en México. Dicha organización fue responsable del cultivo y distribución de más de 10,000 toneladas de marihuana, la investigación de la DEA condujo a una serie de decomisos de droga importantes que afectaron gravemente a la organización, Rafael Caro Quintero y Ernesto Fonseca Carrillo, responsabilizaron al Agente Especial Enrique Camarena de dichas pérdidas y tramaron un plan con el fin de tomar represalias en su contra”.

En esta acusación se menciona el nombre de Ernesto Fonseca Carrillo, quien, a pesar de cumplir su sentencia por ambos crímenes, puede ser requerido en extradición para ser juzgado por el caso “Kiki” Camarena.

La segunda orden de captura fue solicitada por las autoridades norteamericanas contra Caro Quintero está relacionada con delitos de narcotráfico que el capo ha cometido después del año 2013, cuando fue dejado en libertad por un Tribunal.

Hasta el momento, el capo ha presentado amparos, en las que se incluyen suspensiones para no ser extraditado para ser juzgado. Una de ellas ya le fue negada esta semana por un juez en el estado de Sonora, quien determinó que no tenía competencia en el caso.

La segunda –y la cual, por el momento, evita su extradición– fue aceptada a estudio por un juez en el Estado de México, quien también le concedió una suspensión provisional y definitiva para que se mantengan las cosas (no sea extraditado) hasta que defina su situación. El próximo 25 de agosto el juez determinará el futuro del capo.

FÉLIX GALLARDO

A sus 76 años, Miguel Ángel Félix Gallardo, es otro de los narcotraficantes acusados del homicidio del “Kiki” Camarena y Alfredo Zavala, piloto de una secretaría de México, al cual, en lo particular, de acuerdo con el expediente de sentencia, secuestraron por órdenes de él, minutos después de dejar en el aeropuerto de Guadalajara, al entonces secretario de Agricultura y Recursos Hidráulicos (SARH).

Esta semana, Miguel Ángel Félix Gallardo, el narco que traficaba con Pablo Escobar (Medellín) y con los hermanos Rodríguez Orajuela (Cali), volvió a presentar un amparo para poder cumplir su sentencia fuera de prisión por delitos de narcotráfico y acopio de armas.

Félix Gallardo presentó un nuevo amparo para cumplir su sentencia en prisión domiciliaría, luego de que el Juez Segundo de Distrito Especializado en Ejecución de Penas en la Ciudad de México le negará la petición el pasado mes de mayo.

En los últimos meses el narcotraficante ha presentado recursos contra las determinaciones impuestas por los juzgados Cuarto de Distrito de Procesos Penales Federales en el estado de Jalisco, Noveno de Distrito de Procesos Penales Federales en la Ciudad de México, Séptimo de Distrito de Procesos Penales Federales en la Ciudad de México (y del Juez Segundo de Distrito Especializado en Ejecución de Penas en la Ciudad de México).

El nuevo recurso fue presentado por Félix Gallardo esta semana, el cual ya fue aceptado a estudio. De acuerdo con la lista de expedientes judiciales, “El Jefe de Jefes” fue sentenciado por delitos relacionados con narcotráfico, así como por el crimen del piloto Alfredo Zavala Avelar.

De acuerdo con las sentencias dictadas en contra de algunas de las personas que participaron en el secuestro y homicidio de “Kiki” y Alfredo”, “El Jefe de Jefes” interrogó al agente de la DEA, quien le informó que era el principal introductor de cocaína y marihuana a los Estados Unidos, motivo por el que ordenó golpear a ambas a personas hasta causar su muerte.

ERNESTO FONSECA CARRILLO

En los últimos años, Ernesto Fonseca Carrillo, “Don Neto”, ha promovido distintos amparos para evitar pagar a los familiares del “Kiki” y de Alfredo Zavala”, los daños causados por la muerte de ambos.

Después de obtener el beneficio de la prisión domiciliaría para completar la sentencia que le fue impuesta por el homicidio de “Kiki” y Alfredo. Actualmente vive en una residencia en el Estado de México.

“Don Neto”, así ha tramitado distintos amparos para evitar pagar una multa de más de 21 millones de pesos que le fue impuesta a él, a Félix Gallardo y Caro Quintero, para evitar pagar los daños causados a las familias de “Kiki” y Alfredo, al ser sentenciados por su secuestro y homicidio.

El año pasado un Juez determinó que Fonseca Carrillo, así como Félix Gallardo y Caro Quintero, debían pagar los más de 21 millones a cada uno de los familiares.

Sin embargo, el capo presentó amparos para evitar cumplir con los adeudos, argumentando que la medida impuesta no corresponde al tipo de valor del peso en el que se le ordenó pagar.

Este año, un Tribunal Colegiado ordenó al juez volver a emitir una sentencia y tomar en cuenta el tipo de valor de la moneda en México en el 1993, cuando se le dictó sentencia.

Fonseca Carrillo ha ganado distintos amparos en el juicio que relata que él y Caro Quintero ordenaron secuestrar a “Kiki” el 5 de febrero de 1985 cuando se encontraba en las inmediaciones del Consulado de Estados Unidos en Guadalajara.

El próximo 25 de agosto se llevará a cabo una audiencia en la que un Tribunal determinará si los argumentos de “Don Neto”, son válidos para evitar pagar más de 21 millones de pesos o de lo contrario debe de efectuar el pago. Fonseca Carrillo, a través de sus abogados solicitó poder presenciar la audiencia vía electrónica.

La audiencia se llevará a cabo el mismo día en que un juez en el Estado de México determinará si la extradición de Caro Quintero sigue detenida o se acepta.