Guadalupe viajó de Tijuana a Tlaxcala en busca de Abril, su hija de 7 años

149

PACHUCA.– La tarde del 5 de agosto de 2020, Guadalupe salió con su hija Abril a una plaza de Pachuca para que la niña conviviera con su padre, pero sin tener la custodia él se llevó a la menor, ella los buscó en Tijuana y Tlaxcala.

La madre viajó sola a estas dos ciudades con dinero limitado, sin donde hospedarse y fue víctima de robo durante su travesía, pero no logró localizar a la pequeña y hasta el momento desconoce su paradero.
Ya pasó un año con siete meses desde la última vez que Guadalupe Hernández Pérez vio a Abril América G.H. La madre acusó que no hay avances en la investigación que inició ante la Procuraduría General de Justicia de Hidalgo (PGJEH), ni respaldo de la Comisión de Búsqueda de Personas del Estado (CBPEH).

Aquí en Pachuca de parte del Ministerio Público me mandan a la Policía Investigadora para indagar dónde está el papá de mi hija, pero lo que ellos hacen, y ya van varias veces, es que me van a ver a mí, para preguntarme dónde está y yo no sé dónde está, si lo supiera no andaría así, buscando. Siento que no hay apoyo, estoy frustrada, ya es mucho tiempo sin ver a mi hija”.

 

Por cuenta propia, Guadalupe rastreó la ubicación de Abril mediante fotografías publicadas en redes sociales que arrojaban su localización hasta Tijuana, Baja California; también con entrevistas a los familiares de su expareja Luis Octavio Gutiérrez Zamudio, originario de Tlaxcala.

El último indicio que tuvo la madre data de 2021, le informaron que el padre de la menor junto con la niña se había regresado a Pachuca, Hidalgo.

LA SUSTRACCIÓN
A Abril se la llevaron con mentiras, en ese entonces la niña tenía 5 años. Octavio le pidió a Guadalupe ver a su hija porque él llevaba cuatro meses fuera de la ciudad debido a su trabajo, por eso la madre accedió. Ella tenía la guarda y custodia provisional de la menor.

Me dijo con mentiras que tenía una semana de vacaciones, que quería estar tres días con ella y que me la iba a traer”.

La cita fue en Plaza Bella de Pachuca. Cerca de las 15:00 horas del miércoles 5 de agosto de 2020, Abril se fue con su papá, la niña aquella ocasión vestía una playera de manga larga color café de la película Frozen y un pantalón negro con brillos.

En los primeros días la comunicación fue constante, desde llamadas, hasta mensajes y fotografías de la Abril paseando o comiendo.

Al pasar el tiempo acordado, Octavio no regresó a la menor con su mamá Guadalupe, quien tenía la custodia de la niña porque meses previos había iniciado un juicio familiar.

“Por temas de la pandemia el asunto se quedó parado porque no trabajaban, pero yo metí la demanda antes de la sustracción”, dijo.

Lee también en LSR Hidalgo: Entregan obra de 17 mdp, pero agua no llega a todos los hogares de Aguas Blancas

Para septiembre de 2020, la madre dejó de tener contacto con su hija y expareja, él cambió de número telefónico.

DE PACHUCA A TIJUANA
Antes de que Octavio cambiara su teléfono, publicaba en redes sociales fotos de la niña, pero los lugares lucían distintos a los de Hidalgo.

Guadalupe se enteró a través de una fotografía que su hija estaba en Tijuana, a más de 2 mil 700 kilómetros de Pachuca, a 33 horas de distancia en vehículo y a un día con 17 horas en transporte público.

Él subía fotos de mi hija. Yo veía que la tierra era diferente a la de aquí. Puso una donde estaban en una plaza que decía joyería INNOXI, lo puse en internet y me apareció hasta Tijuana”.

La ubicación tuvo lógica para Guadalupe, pues en aquella ciudad fronteriza vive la abuela paterna de Abril. A ese lugar llegó el 2 de noviembre de 2021.

Estuve dos meses, diario salía a la calle, todos los días a repartir volantes. Yo la buscaba en las colonias, pero Tijuana es grandísimo”.

Guadalupe también acudió a la Fiscalía General del Estado de Baja California y consiguió una orden de cateo de la vivienda de la abuela de la niña, pero cuando las autoridades ingresaron, ya no estaba Abril.

“Lo poco que pude hacer por allá con la Procuraduría de Tijuana fue dar con la casa de la abuela de mi hija, donde la cuidaban. Dos semanas antes de llegar ahí ya se la habían llevado porque les avisaron que yo andaba allá buscándola”.

LAS DIFICULTADES DE LA BÚSQUEDA
Guadalupe permaneció del 2 de noviembre al 28 de diciembre de 2020 en Tijuana, pero no fue sencillo buscar en un lugar desconocido y sin ayuda de organizaciones civiles. Tampoco sin una zona para vivir y con limitación de dinero.

Busqué a colectivos, pero no tuve mucha respuesta, se dedicaban más a personas muertas, entonces prácticamente estuve sola con la Fiscalía del estado”, mencionó.

Para el hospedaje fue auxiliada por una mujer embarazada que le ofreció su casa, pero tuvo que abandonar el lugar luego del parto, después conoció a una chica transexual que también le prestó un cuarto.

Durante su andar por las calles de Tijuana fue víctima de un asalto, le robaron 400 pesos que cargaba en un morralito.

Yo les dije que les daba mi dinero, pero que no se llevaran mi teléfono ni mis folders porque traía toda la información y mis fichas de búsqueda. Y como que lo entendieron”.

El celular no se lo arrebataron, pero sí el dinero que Guadalupe usaba para trasladarse en Tijuana.

“No traía mucho, yo vivía con poco dinero, con lo que me mandaba mi mamá a la semana para estar buscando y lo poco que ahorré, pero rápido se va en pasajes”.

 

EL TRASLADO A TLAXCALA
Guadalupe no encontró a su hija en la ciudad fronteriza, pero supo que los familiares de su expareja lo apoyaban, por eso en 2021 continúo la búsqueda, pero esta vez en Tlaxcala, donde Luis Octavio también tiene familia.

Sin embargo, fue amedrantada, aunque sí logró encontrar a más consanguíneos paternos de su hija, ellos le confirmaron que Abril estuvo unos días en Tlaxcala, pero sin precisar el lugar.

En Tlaxcala me dijeron que no me podía meter así y andar buscando que porque ahí es cuna de matones, así me dijeron. La primera vez me intimidaron mucho, pero después me di valor y di con la familia del papá. Me dijeron que sí estuvo ahí pero que ya no sabían más”.

A partir de ese momento, Guadalupe no ha logrado reunir más indicios. Sospecha que los familiares de su expareja son quienes ocultan a la menor.

¿SI ÉL TRABAJA, DÓNDE DEJA A MI HIJA?
Guadalupe describe a Abril como una niña tierna, con dientes parejitos, cabello güerito y chinos. Le gusta platicar y su comida favorita es la pancita de res, la pizza, las verduras, también las fresas y uvas.

A sus escasos 5 años, le agradaba ir al panteón los domingos por las tardes para dejarle rosas a uno de sus primos, también le pedía a su mamá que leyera las dedicatorias plasmadas en las lápidas, el nombre de los difuntos y el año en el que murieron.

Actualmente, Abril tiene 7 años de edad y su mamá no sabe si sus gustos ya cambiaron o adquirió nuevos, desconoce si la alimentan con su comida preferida o ya si estudia en la primaria.

“Yo siento que ni siquiera está yendo a la escuela, a veces me imagino que le cortaron el cabello para que parezca un niño. La extraño mucho, no puedo dormir, no estoy tranquila, quiero que regrese conmigo”.

A Guadalupe también le preocupa el resguardo de Abril porque no tiene certeza de que sea su padre quien la cuida, ya que señaló que Octavio tiene otros dos hijos de los cuales nunca se encargó.

 

“Yo digo que su papá al final tiene que trabajar, entonces en dónde la deja, tantos casos de violencia infantil y no sé si están tratando bien a mi hija”.

La madre realizó un llamado a las personas que tienen a Abril América para que la regresen a Hidalgo, donde también viven sus abuelos maternos, sus tíos y primas.

“Les pido a las personas que lo están ayudando que se toquen el corazón porque yo sueño mucho a mi hija, yo sé que mi hija está mal, yo sé que mi hija quiere estar conmigo, ella tiene a su familia en Hidalgo”.

CASO SIN RESOLVER
Guadalupe agregó que desde que Octavio se llevó a la niña, ella brindó la información a la Procuraduría del estado, pero hasta el momento no tiene respuesta.

“Aquí en Pachuca no he tenido apoyo. Yo me sorprendí de como llegué a Tijuana desde otro estado y me hicieron caso. Allá se inició una carpeta por sustracción de menor”.

 

Asimismo, consideró que no obtuvo apoyo de la Comisión de Búsqueda de Personas de Hidalgo, órgano administrativo desconcentrado que forma parte del Sistema Nacional de Búsqueda y dependiente directo de la Secretaría de Gobierno, que tiene por objeto impulsar, ejecutar, coordinar y dar seguimiento a las acciones de búsqueda, localización e identificación de personas desaparecidas y no localizadas de la entidad.

“De la dependencia que se dedica a buscar en Hidalgo siento que no hubo apoyo. Solamente me sacaban información para meterla a un expediente, ellos nunca hicieron nada”.

La madre de familia exigió a las autoridades procuradoras de justicia de la entidad para que le ayuden en la búsqueda de Abril.

“Es un expediente más sin resolver, le pido a las autoridades que hagan su trabajo, así él sea su papá, no tenía derecho de llevársela así”.

 

 

sjl

#Desaparecidas Hidalgo