Asesinatos de periodistas, un reflejo de la “frágil” democracia en México: Aristegui

32

El clima de inseguridad del que han sido víctimas los periodistas en México durante los últimos 15 años es un reflejo de la frágil democracia que se vive, señaló la periodista Carmen Aristegui, durante la mesa de análisis “El poder político y los medios de comunicación”, en la Facultad de Ciencias Políticas y Sociales de la UNAM.

La constante muerte de los comunicadores, la ha llevado a plantearse la autocensura como una forma de proteger su integridad y la de su familia.

De acuerdo con la organización Artículo 19, de 2012 a 2018 durante la “guerra contra el narcotráfico” se mató a 47 periodistas, y en palabras de Aristegui fue en este periodo donde se potenció la gobernanza mediática sobre la efectiva, como una forma de ejercer poder político.

Luego de su expulsión de MVS, de la persecución judicial y privada ejercida en su contra, y del refugio de su hijo en otro país, le surgió el cuestionamiento sobre abandonar el oficio.

“Cuando te persiguen replanteas si tiene sentido seguir. Nosotros supimos que lo tiene porque nos convencimos de que una sociedad necesita periodistas, y de que nosotros queríamos hacer periodismo”.

Pero en los últimos cinco años México ha sido catalogado por Forbes como el país con mayor número de periodistas asesinados en todo el mundo.

“Si se mata al mensajero, se mata a la sociedad, que tiene derecho a saber”, indicó.

imagen placeholder
(Fotografía: Cuartoscuro)

Las críticas y estigmatizaciones contra la periodista no han quedado exentas durante la administración a cargo de López Obrador, quien antes de llegar a la presidencia elogió el trabajo de Aristegui.

Sin embargo, luego de que la locutora comparara la casa de Houston en la que vivió el hijo del presidente, José Ramón López Beltrán, con “La Casa Blanca de Peña Nieto” revelada por su equipo de investigaciones especiales, las opiniones comenzaron a ser en contra de su labor.

“De prestigio, pues sí, en ese ámbito donde se forman tienen prestigio, porque están alineados con un bloque conservador, entonces el propósito es dañarnos, que puedan desacreditarnos”, acusó luego de que Aristegui calificó como un periodista objetivo y de prestigio a Raúl Olmos, uno de los involucrados con la investigación de la casa de Houston.

A propósito de las declaraciones del presidente, la periodista destacó que la labor de los comunicadores es observar a los poderes, no empatizar con ellos.

na