Va por México presenta acción de inconstitucionalidad por revocación de mandato

142

Con el objetivo de lograr que se retire de la Ley de Revocación de Mandato la palabra “refrendar”, la coalición Va por México presentó ante la Corte una acción de inconstitucionalidad.

Después de entregar el documento, el coordinador panista Jorge Romero afirmó que la alianza entre estos tres partidos de oposición “sigue firme” y aseguró que en el Congreso cuentan con los votos necesarios para ser un contrapeso a la coalición de Morena con los partidos Verde y del Trabajo.

“Ninguna ley secundaria puede ampliar modificar o sustraer lo que dice la Constitución y con esta ley de revocación de mandato se amplía indebidamente la pregunta”, dijo.

El coordinador perredista Luis Cházaro consideró que esta medida “significa decirle no a un gasto excesivo que el pueblo no necesita”. En agosto el Instituto Nacional Electoral cálculo que el gasto de esta consulta programada para marzo asciende a un promedio de 4 mil millones de pesos. Por esta razón la coalición adelantó que el próximo miércoles presentará su propuesta de presupuesto alternativo 2022.

El coordinador priista, Rubén Moreira, afirmó que revisarán a detalle el presupuesto que solicitó el INE.

El diputado panista Santiago Creel solicitó a la Corte que aborde el tema a la brevedad.

ASÍ TOMARON LA DECISIÓN

El diputado priista Rubén Moreira informó que la decisión fue tomada ayer en la reunión que sostuvieron los dirigentes nacionales del partido. Y argumentó que justificaran que la ley aprobada tiene “particularidades que creo, afectan al interés nacional”.

Santiago Torreblanca, integrante de la bancada del PAN, amplió esta información y explicó en entrevista con La Silla Rota, por qué el objetivo es eliminar de la pregunta una palabra.

Acuerdo JUCOPO Art. 11 y 12 Revocacion de Mandato by La Silla Rota on Scribd

“La redacción de la ley parece que genera una disyuntiva en el ciudadano pues da la opción de si quieres votar a favor de que el presidente continúe, o a favor de que deje el cargo”, afirmó. “Este no es un ejercicio de refrendo”.

La redacción es del documento a presentar “es de casa, manufactura casera de la bancada muy bien hecha”, precisó.

El 3 de septiembre el Senado aprobó la ley con la siguiente pregunta. “Estás de acuerdo en que (nombre) presidente de los Estados Unidos Mexicanos, se le revoque el mandato por pérdida de la confianza o que siga en la presidencia de la República hasta que termine su período?”.

Cuatro días después el dictamen fue aprobado en la Cámara de Diputados con 491 votos en lo general. Pero en lo particular, sólo hubo con 290 votos y 195 en contra porque los partidos de oposición objetaron el planteamiento de la pregunta.

Torreblanca señaló que en esta acción de inconstitucionalidad agregaron otro concepto de invalidez para que los partidos políticos no puedan promocionar esta consulta porque es estrictamente un ejercicio ciudadano.

“El partido en el poder está realizando todas las acciones para solicitarlo a manera de refrendo, exactamente al revés de lo que dice la constitución”, dijo.

Esta acción debe contar con el 33% de las firmas de los legisladores como respaldo haga la petición, es decir, 167 firmas como mínimo. Sin embargo, el diputado panista confío en que las 3 bancadas en alianza (que equivalen a poco menos de 200 legisladores) firmarán el documento que comenzó a circular entre ellos desde esta mañana.

Finalmente precisó que presentar esta acción ante la Corte, no frena la ruta de este ejercicio ciudadano. Es decir, la ley de revocación de mandato y la planeación de este ejercicio en el Instituto Nacional Electoral continuará su curso de manera normal.

“En el mundo ideal la Corte debería de resolver antes de que se realice la consulta de revocación de mandato. Pero si te soy sincero lo veo difícil porque los procesos de tiempo en la Corte son largos. Yo exhortaria al Poder Judicial a dar celeridad a este trámite”, dijo.

Por eso no descartó la posibilidad de que en caso de que la Corte resuelva sobre el tema después de marzo, es decir después de que se realice este ejercicio ciudadano, quede sentadas las bases para futuros ejercicios similares.

“Lo que queremos también es ganar la razón, que la Corte diga la ley es inconstitucional. Y el INE podrá seguir trabajando sobre el tema mientras la Corte no diga lo contrario”.