Tribunal Electoral resolverá impugnaciones sin presiones ni amenazas: Magistrado

41

El magistrado Felipe de la Mata afirma que esperan alrededor de 52 mil casos derivados de la elección del 6 de junio, pero que sus resoluciones estarán más allá de la existencia de presiones y amenazas a los integrantes de este órgano colegiado.

En entrevista con La Silla Rota, el magistrado también aclara que el diálogo con el gobierno del presidente Andrés Manuel López Obrador es en los términos establecidos en la Constitución. «Entonces nuestra relación es constitucional. Punto».

El 6 de junio se llevó a cabo la elección más grande en la historia del país, con más de 21 mil cargos en disputa, de ellos 15 gubernaturas y la Cámara de Diputados, por lo que el volumen de litigios que llegarán a tribunales será mayúsculo y estimado en 52 mil casos.

«El tribunal está listo y en condiciones óptimas para llevar a cabo nuestro trabajo este 2021. Como nunca antes cuenta con la experiencia y capacidades humanas y profesionales para hacer frente a las impugnaciones derivadas de la jornada electoral. Me parece que el papel del Tribunal es jurídico y tenemos que resolver con imparcialidad, con independencia y profesionalismo, con neutralidad. Yo diría algo más importante: sin protagonismos, porque nuestro papel es el de la prudencia».

De la Mata sostiene que están en condiciones óptimas porque existe la percepción ciudadana de que «es una autoridad que ejerce sus facultades constitucionales con total autonomía de los grupos de poder, de los gobernantes y de cualquier tipo de partido político. Aquí no tenemos ningún tipo de influencia, presión o amenaza que no sea la que están establecidas en la Constitución y en la ley, que es lo que nos mandata, y hace que nosotros sirvamos a la ciudadanía».

– ¿Ustedes prevén que haya un gran número de casos que lleguen a sus escritorios y si habría presiones de alguien para modificar decisiones?

Hay datos generados por la secretaría general de acuerdos del Tribunal: en el escenario mayor que tiene el documento, hecho con cálculos actuariales, que al final de año haya un total de 52 mil casos. Lo que sí le puedo decir es lo que ha pasado hasta el momento. Hoy la Sala Superior lleva, en lo que va del proceso electoral, desde septiembre de 2020 y hasta el 6 de junio, sin incluir las salas regionales, van 11 mil 600 asuntos. Yo diría que la gente puede percibir el trabajo de un órgano autónomo que ha resuelto miles de asuntos electorales, y que sin duda lo ha hecho de manera eficiente.

(Cuartoscuro)

Este Tribunal no tiene ningún tipo de rezago. No hay un solo asunto, como pasa en otros ámbitos, que este asunto ya cumplió su primer cumpleaños y hasta fiesta de cumpleaños se le hizo. En segundo lugar, es un tribunal de los más rápidos del país. Por ejemplo, ronda entre 15 y 20 días para resolver asuntos, algunos se resuelven en horas, pero ese es el promedio y es un récord. Además, se ha construido una institución que ha trabajado de manera óptima en los últimos 25 años, no se fundó ayer ni viene de la nada. Los asuntos se resuelven de manera racional, prudente y por vías constitucionales. José Luis de la Peza fue el primer presidente del Tribunal y decía que era bueno que existiera un tribunal electoral para resolver los problemas de la ciudadanía, si no existiera, entonces la gente resolvería con un garrote, como antes sucedía. Una sociedad que cuenta con un tribunal eficiente y totalmente autónomo.

TE PUEDE INTERESAR
LSR-
Presentan senadores de oposición acción inconstitucionalidad vs «Ley Zaldívar»

No hay presiones, sino presionados. Yo le puedo garantizar que más allá de presiones y amenazas, el Tribunal y sus miembros siempre trabajarán con independencia y sin presión alguna en su toma de decisión. Lo hemosdemostrado y lo seguiremos demostrando…

– Y de intereses…

Claro, intereses en esto siempre habrá. Pero el único es que se cumpla la Constitución y la ley. Eso lo puedo garantizar. No está en riesgo ni en duda.

– ¿Y no están en riesgo quienes acudan al Tribunal a quejarse?

No, al contrario. Luego dicen en algunos tribunales que van por lana y salen trasquilados. Este Tribunal si algo ha dejado claro y es merecedor de visión positiva ha sido la protección de los derechos de la ciudadanía.

Este país tuvo una circunstancia de mayor paridad de género gracias a las sentencias del Tribunal. Sin duda el punto de quiebre fueron las famosas «juanitas», una sentencia antijuanitas y creó los conceptos para exhibir estas conductas de violencia política de género y se retomaron en la legislación hace poco más de un año. También se potenciaron derechos de comunidades y pueblos indígenas, antes incluso de la reforma constitucional. También se impulsaron los derechos de las comunidades afrodescendientes, personas afromexicanas, de los colectivos LGBT+, a persona con discapacidad.

(Cuartoscuro)

Incluso con las sentencias se han creado a nivel local y federal las diputaciones migrantes para hermanos mexicanos que han migrado por razones económicas.

Este es un Tribunal de la gente y sentencia por sentencia. Más allá de chismes, de telenovelas o de notas rosas, están los resultados de criterios de potenciación de derechos y defensa de la Constitución.

– En 2018 tuvieron una relación muy tirante con el INE…

El sistema constituyente mexicano desde los 90 principalmente, existe una autoridad administrativa que organiza elecciones, y un Tribunal que primero fue de legalidad y luego Constitucional que revisa la constitucionalidad. Tenemos una relación con el INE necesaria y casi diría de hermandad.

Hay días en los cuales no necesariamente coincidimos, pero es nuestro papel de revisión de los actos del INE. El trabajo del Tribunal y del INE, más allá de si se le revoca algún día, es algo como la nota, eso se ve en elecciones, pero en esta ocasión todo mundo salió a decir que fueron elecciones confiables. Y ahí es donde se nota que la relación entre instituciones es muy buena.

No hay divorcio, estamos constitucionalmente casados y no podemos estar divorciados. La relación es buena, es constitucional en los términos constitucionales.

– ¿Y en lo interno?

Claramente hay una mayoría de magistrados, probablemente todos, pero hablo por una mayoría clara, que estamos conscientes de una autonomía que tiene que ejercer el Tribunal Electoral y conscientes de nuestro papel como corte constitucional.

Me queda muy claro, también, que esto tiene que privilegiarse frente a cuestiones internas.

El Tribunal está funcionando más allá de que se pueda coincidir o no con alguien en particular respecto de un tema particular. Estamos sesionando, estamos sacando sentencias y algunas son históricas, por ejemplo, más allá de lo que se discutió respecto de los resultados, pero habrá siete gobernadoras. Y eso es algo histórico y gracias a una sentencia del Tribunal que vinculó a todos los partidos a tener siete candidatas mujeres.

Se decía que, por primera vez en la historia el 15% de curules en Cámara de Diputados serán para minorías, para las cuales emitimos acciones afirmativas. Es decir, esta es la primera Cámara de Diputados donde casi todos los sectores tienen voz y reconocimiento. Y vuelvo al voto migrante. Se mejoró también la paridad de la Cámara de Diputados. Ojalá un día haya más mujeres que hombres.

– De hecho ya hay una decena de congresos locales con mayoría de mujeres, y qué bueno…

Sí, entonces. Esas cuestiones han dejado sistemas de paridad horizontal y se ha hecho valer en todo.

– ¿Y su relación con el gobierno federal?

Nosotros somos un Tribunal autónomo e independiente. Entonces nuestra relación es constitucional. Punto. Es lo que yo podría decir. Es decir, diálogo, pues en los términos constitucionales, y la toma de decisiones en los términos constitucionales. Y resolvemos en el Tribunal con total autonomía del gobierno, de los partidos, de los grupos de interés y de los grupos de presión.

bl