Se queja García Luna y aplazan hasta febrero su audiencia en NY

114

El juez Brian M. Cogan aplazó para el 17 de febrero de 2021 la audiencia de Genaro García Luna, exsecretario de Seguridad Pública Federal en el sexenio de Felipe Calderón.

Durante la breve audiencia, se determinó que la defensa y García Luna deben tener acceso a las pruebas que está presentando la Fiscalía, por lo que dio el plazo para que puedan revisarlas.

De acuerdo con la defensa de García Luna, su cliente ha permanecido en una zona de aislamiento, por lo que no han tenido acceso a él para poder dialogar.

ANTECEDENTES DEL CASO

Hace unos días, la Fiscalía del Distrito Este de Nueva York solicitó un plazo de 60 días para revisar 760 mil páginas de nuevas evidencias identificadas en el juicio en contra de Genaro García Luna.

De acuerdo con la petición que fue hecha por las autoridades de ese país, se identificaron nuevos datos de prueba, como grabaciones y documentos en contabilidad que pueden ser utilizados en el juicio que se tenía programado que iniciara este lunes.

La petición fue hecha a principios de noviembre, sin embargo, hasta el momento la Corte de Estados Unidos no ha dado respuesta, por lo que espera que sea el próximo, cuando se tiene programada la primera audiencia contra García Luna, que se conceda el plazo de 6º días que solicitan los fiscales.

García Luna es acusado de narcotráfico y de falsedad de declaraciones, supuestamente el gobierno de Estados Unidos, al ayudar al cártel de Sinaloa durante el tiempo en que Joaquín Guzmán Loera encabezó la organización criminal.

García Luna está acusado de aceptar millones de dólares en sobornos del cártel de Sinaloa de ‘El Chapo’ Guzmán mientras controlaba la Fuerza de Policía Federal de México y era responsable de garantizar la seguridad pública en México», informó el Departamento de Justicia de Estados Unidos (DOJ, por sus siglas en inglés).

«De 2001 a 2005, García Luna dirigió la Agencia Federal de Investigación de México, y de 2006 a 2012, se desempeñó como Secretario de Seguridad Pública de México, controlando la Policía Federal de México. A cambio del pago de sobornos, el Cartel de Sinaloa obtuvo un pasaje seguro para sus envíos de drogas, información confidencial de las fuerzas del orden sobre investigaciones sobre el Cartel e información sobre carteles rivales de drogas, lo que facilitó la importación de cantidades de toneladas de cocaína y otras drogas en los Estados Unidos. En dos ocasiones, el Cártel entregó personalmente sobornos a García Luna en maletines que contenían entre tres y cinco millones de dólares. Según los registros financieros obtenidos por el gobierno, cuando García Luna se mudó a los Estados Unidos en 2012, había acumulado una fortuna personal de millones de dólares».

Hasta el momento, García Luna se ha declarado inocente, por lo que pidió que se iniciara el juicio en su contra.