Restablecen servicio de agua potable tras sismo

298

Cuernavaca, Morelos 24 de octubre de 2017 (WDC).- Tras el sismo de 7.1 grados que afectó Morelos el pasado 19 de septiembre, la Comisión Estatal del Agua (Ceagua) ha logrado restablecer el servicio básico de agua potable a más de 225 mil personas, informó Juan Carlos Valencia Vargas, titular del organismo.

En conferencia de prensa donde detalló las afectaciones que dejó el sismo en la infraestructura hidráulica e hidroagrícola, Valencia Vargas precisó que desde el día uno de atención a la emergencia se ha laborado en garantizar el acceso al agua potable.

Para ello, se accedió a los Apoyos Parciales Inmediatos (APIN) recursos provenientes del Fondo de Desastres Naturales (Fonden) y que se usan para poder restablecer rápidamente los servicios.

En este sentido, precisó que a través de ese apoyo se gestionaron 63 acciones, de las cuales 47 son para agua potable, alcantarillado y saneamiento y 16 para infraestructura hidroagrícola. En total se invertirán más de 31 millones de pesos.

De acuerdo con los datos proporcionados por Valencia Vargas, en Morelos tras el sismo se reportaron 175 afectaciones en materia hídrica, 17 en líneas de conducción, ocho presas, 50 tanques, 20 canales, 27 plantas de tratamiento, nueve bordos, 39 pozos y de otros servicios.

“Las afectaciones más importantes se presentaron en Tetela del Volcán y Ocuituco, ahí estamos trabajando en la reparación de cuatro líneas de conducción para reabastecer del servicio de 11 mil 300 personas”, explicó.

En relación al tema de los manantiales, Valencia Vargas recordó que fueron afectados los de Agua Hedionda, San Ramón, Palo Bolero y se reportó un cambio de coloración en al menos dos manantiales; las Huertas en Tlaquiltenango y Las Tortugas en Yautepec.

Además de que se incrementó el caudal en La Cúpula en Oaxtepec y Santa Rosa en Xochitepec. También hubo reportes de nuevos afloramientos de agua en Itzamatitlán en Yautepec y en el fraccionamiento Los Colorines en Xochitepec.

En todos estos casos, ya se han realizado acciones de aforo de los caudales remanentes, estudios y análisis de calidad del agua que indicarán pronto si el líquido cumple con las normas necesarias para que se pueda usar con el propósito recreativo y el contacto con esa agua no conlleve ningún riesgo.

De la misma manera, señaló se han realizado estudios de geofísica que permitirán determinar (como una radiografía del subsuelo) lo que hay abajo y precisar lo que se puede hacer para poder recuperar el caudal perdido.

“Estos resultados nos llegarán en un par de semanas y dependiendo de eso sabremos si por ejemplo Agua Hedionda cumple con las normas de calidad, entonces se podría abrir el balneario de forma inmediata”, argumentó.

En conclusión, los balnearios de Morelos no van a cerrar ni Agua Hedionda ni San Ramón, esperamos que tampoco Palo Bolero, se están haciendo los proyectos necesarios para poder recuperar nuestros balnearios y las formas de riego que los manantiales aportaban”, finalizó.