Reparación del Paso Exprés fue pagada con recursos públicos: ASF

211

La reparación por el socavón formado en el Paso Exprés de Cuernavaca el 12 de julio de 2017 fue solventada con recursos públicos de la Secretaría de Comunicaciones y Transportes (SCT), contrario a lo dicho por el entonces titular de la dependencia, Gerardo Ruiz Esparza. El costo ascendió a 101.5 millones de pesos, según reporta la Auditoría Superior de la Federación (ASF).

Sin embargo, la ASF resalta que la omisión de advertencias, recomendaciones y soluciones sobre la necesidad de ampliar la capacidad de desagüe del tramo emitidas por la Comisión Estatal del Agua de Morelos (CEAGUA), colonos de Chipitlán, la dirección General de Protección Civil de Cuernavaca y la propia constructora, Aldesa; por parte de los servidores públicos encargados de la construcción del Paso Exprés «generó la ejecución de trabajos de emergencia por 24 millones 960 miles de pesos y 76 millones 507.9 miles de pesos para la construcción de la Estructura Intermedia», publica Grupo Reforma.

Aquel 12 de julio dos personas, padre e hijo, cayeron dentro del vehículo que ocupaban al socavón que se formó a la altura del kilómetro 93 de la obra. Luego de 14 horas de trabajos de rescate, el automóvil fue rescatado, pero los hombres ya habían perdido la vida por asfixia. Durante ese tiempo, el hoyo pasó de cinco a 12 metros de profundidad.

El socavón se generó luego de que reventara el tubo de drenaje -cuya función era desalojar el agua de las lluvias que habían caído sobre Cuernavaca en esas fechas de 2017 y que fueron culpadas por las autoridades- que pasaba por la infraestructura de 2 mil 213 millones de pesos construida entre noviembre de 2014 y julio de 2016 e inaugurada 98 días antes del accidente, en abril del ´17.

En específico, la obra significó la ampliación de la pista a 10 carriles: cuatro de 3.50 metros para tránsito de largo itinerario, y seis laterales de 3.20 metros para tránsito local.

Según informó la Secretaría de la Función Pública (SFP) en septiembre de 2017, la obra registró irregularidades desde el comienzo, pues el contrato fue firmado sin contar con un proyecto ejecutivo autorizado.

En tanto, la ASF concluyó que «los servidores públicos de la SCT aún teniendo conocimiento de las fallas que se presentaban en el km 93+857 del Paso Exprés y del riesgo que representaba la falta de reparación de la alcantarilla, acordaron no realizar las recomendaciones técnicas sugeridas, dejando dicha obra en las condiciones en que se encontraba, no atendiendo las solicitudes y recomendaciones de las que tuvieron conocimiento».

(diego joaquín)