Publican ley para que, ahora sí, nadie gane más que el presidente

30

El gobierno federal publicó este miércoles la nueva Ley Federal de Remuneraciones de los Servidores Públicos, en la que ahora sí se busca que ningún funcionario gane más que el presidente de la República.

Esta nueva ley busca establecer salarios justos, equitativos, adecuados, proporcionales y responsables para los servidores públicos, de acuerdo al documento publicado en el Diario Oficial de la Federación.

TE PUEDE INTERESAR
LSR-
Salario emocional, la prestación que más se busca en estos tiempos: expertos

El Senado abrogó en abril pasado la ley considerada inconstitucional por la Suprema Corte de Justicia de la Nación (SCJN) y expidieron el nuevo ordenamiento.

Sin embargo, la legislación fue cuestionada otra vez por las bancadas del PRI, PRD y MC, que votaron en contra argumentando que no hay un claro indicador que permita determinar la fórmula del salario del presidente.

Cabe mencionar que el pasado 21 de abril, la Primera Sala de la Corte declaró infundados tres recursos de reclamación que presentó la Consejería Jurídica de la Presidencia de la República contra las suspensiones otorgadas a órganos autónomos.

Esto quiere decir que funcionarios del Instituto Nacional Electoral (INE) Banco de México (Banxico) y de la Comisión Federal de Competencia Económica (Cofece), pueden seguir percibiendo un salario superior al presidente Andrés Manuel López Obrador.

La Ley, no obstante, establece que ningún funcionario puede percibir más de 112 mil 122 pesos, salario que percibe el titular del Ejecutivo.

La nueva legislación prevé un equilibrio para que la remuneración de los funcionarios sea suficiente para brindar una vida digna a sus familias, que los salarios sean atractivos y justos para los perfiles profesionales calificados y se generen ahorros en beneficio de la sociedad.

Se incluye al Producto Interno Bruto per cápita como referencia para determinar los salarios de los trabajadores del Estado, con sentido social y racionalidad económica.

Se destaca que la remuneración anual del Ejecutivo Federal constituye el tope máximo para el pago del resto de los funcionarios.

Se detalla que este criterio frena la práctica discrecional de conceder que algunos servidores públicos, tengan percepciones por encima de sus superiores jerárquicos, pues ello no es proporcional a la función y responsabilidad del encargo encomendados en las leyes, reglamentos, manuales y demás disposiciones normativas que conforman el sistema jurídico mexicano.

Se precisa que ningún servidor público, obligado por la Ley, recibirá una remuneración o retribución por el desempeño de su función, empleo, cargo o comisión igual o mayor a la Remuneración Anual Máxima que tenga derecho a recibir el Presidente de la República por concepto de percepciones ordinarias, sin considerar las prestaciones de seguridad social a las cuales tenga derecho conforme a la legislación en la materia.

Se indica que esta ley no deja espacio a la opacidad porque establece que todas las remuneraciones de los funcionarios son públicas y las autoridades están obligadas a informar y a rendir cuentas con veracidad y oportunidad, privilegiando el principio de máxima publicidad.

(Luis Ramos)