Proyecto de la 4T apostó «todas las canicas» al petróleo y derivados

166

La caída de los precios del petróleo a futuro registrada a nivel mundial este 20 de abril es la más fuerte de la historia y representa un problema para México, ya que el proyecto de la cuarta transformación le ha apostado todas las canicas a la producción de petróleo y sus derivados, pese a que nuestro país ya no figura como productor.

Así lo planteó en entrevista con La Silla Rota el analista económico y director de El Economista, Luis Miguel González, quien dijo que el problema es que México ya cuenta más como consumidor de petróleo y la caída de los precios le afecta más al presidente Andrés Manuel López Obrador y a la 4T.

Ayer, los precios del petróleo a nivel mundial se desplomaron a mínimos históricos. El crudo terminó a -37.63 por barril; es decir, los productores pagan por deshacerse de sus barriles, lo que conlleva a que por primera vez en la historia a cotizare por debajo de cero dólares desde que los futuros del petróleo comenzaron a cotizarse en NYMEX en 1983.

La mezcla mexicana de petróleo se desplomó este lunes a -2.37 dólares por barril, un precio negativo nunca antes visto que ocurre en medio de la crisis internacional.

El colapso histórico muestra cuán terriblemente se ha sobreabastecido el mercado petrolero. Hay temores reales de que el mundo pronto se quede sin lugares para almacenar barriles.

Los precios internacionales del petróleo han estado a la baja desde principios de año.

Para México, esto implica una disminución de los ingresos; sin embargo, esta caída será amortizada, entre otros factores, con las coberturas petroleras que, de acuerdo con estimaciones del Centro de Investigación Económica y Presupuestaria (CIEP), otorgarán 150 mil millones de pesos, lo que compensará en 36% al monto total de ingresos petroleros que la Secretaría de Hacienda y Crédito Público (SHCP) prevé dejar de recaudar.

De acuerdo con el estudio, durante los primeros meses de 2020, la actividad económica mundial se ha visto afectada significativamente debido a las medidas que los gobiernos han implementado para contener la propagación del covid-19. «Esta afectación presionó los precios internacionales del petróleo a la baja desde principios de año. La velocidad de la caída de los precios se aceleró en marzo después de que las negociaciones entre la Organización de Países Exportadores de Petróleo (OPEP) y sus aliados no hayan llegado a un acuerdo, y tras que la OMS haya declarado al brote del nuevo coronavirus como pandemia. Al terminar marzo, los precios del petróleo registraron la mayor caída trimestral de la historia».

«Si López Obrador no estuviera tan obsesionado con recuperar la época esplendorosa del petróleo en México no habría tanto problema. Trae un gobierno que le está metiendo muchas canicas a un proyecto petrolero. Entonces cuando ves a un gobierno tan obsesionado con la producción o refinados es un problema», explicó.

«Si lo viéramos al revés, para México como consumidor de petróleo no es una situación tan delicada. La gasolina está súper barata, los derivados del petróleo están súper baratos y tendríamos un poco de margen. Lo que preocupa de toda esta crisis es que se da en el contexto de la apuesta gubernamental fuerte por el petróleo», agregó.

La caída de los precios fue un tema que abordó el presidente López Obrador, quien afirmó que no afectaría a México porque se pueden cerrar las válvulas de pozos, porque Pemex cuenta con seguros, e incluso se comprometió que se mantendrá la protección a 70 por ciento de mexicanos, el segmento de los que tienen menos recursos.

Sin embargo sí habrá un impacto negativo en las finanzas, consideró Raúl Muñoz Leos, quien fuera director de Pemex durante el gobierno de Vicente Fox.

Le afecta a las finanzas de la empresa petrolera y a las finanzas públicas porque depende mucho de los dólares que le entran por ambos lados, y actualmente aunque la producción de crudo es mas o menos la mitad de hace unos 15 años, es un volumen importante y nos conviene que haya un precio adecuado de 40 dólares y es importante tratar de producir a esa capacidad

«La inversión está hecha en pozos productores y lo que conviene es ponerlos a producir y como somos un factor pequeño en el mercado mundial, entonces hay que esperar a que en ese mercado los grandes productores manejen esos volúmenes y el precio se eleve».

González fue consultado sobre si se podrá mantener los apoyos para los más pobres, en un escenario donde los precios de uno de los principales ingresos de México va a la baja.

No me parece mal que desde el gobierno se diga que la prioridad absoluta es proteger a los más pobres, estoy de acuerdo. Quizá donde claramente me parece hay una confusión en el caso del presidente es no entender cómo funciona la economía. Para proteger a los más vulnerables necesitas proteger la economía. No puedes tener solo política social en una crisis de este tamaño, necesitamos política económica a la altura de la crisis

A pesar de que se compara a la actual crisis -que combina la pandemia de covid-19 y el desplome de precios petroleros- con la Depresión Económica de 1929 o a las vividas en México en 1994-1995, provocada por el ´error de diciembre´ y la de 2009, la reacción de López Obrador no es proporcional.

«Todo mundo dice es una crisis mayor de eso y con lo que salimos es con una resortera y tres canicas a ver si matamos al rinoceronte», comparó.
LOS ÁRABES NO SE OFENDIERON

Ambos expertos fueron cuestionados sobre si la postura que tuvo la secretaria de Energía de México, Rocío Nahle, durante la última reunión de la OPEP, el 9 de abril, podrían afectar las relaciones con el gigante petrolero que es Arabia Saudita y este pudiera tomar represalias. En dicha cita la funcionaria federal se negó a reducir la producción mexicana en 400 mil barriles diarios de la producción mexicana y planteaba que solo fueran 100 mil.

Coincidieron que no. Luis Miguel González mencionó que México es visto como un productor pequeño, pero que además el crudo mexicano es considerado de menor calidad y más pesado, por lo que a nuestro país le cuesta más parar labores.

Consideró que el papel de ella ha sido «muy malo» pero en la reunión de la OPEP no hizo mal su trabajo, ya que no iba a quedar bien con los saudíes.

«Si revisamos la relación con ellos debe ser cercana a cero, no es que hayamos ofendido a un amigo con quien tengamos una relación espectacular. Incluso en ese contexto los saudíes entenderían que cada país defendería su interés con un fin colectivo».

El problema para México es en primer lugar que la mezcla mexicana es de baja calidad, es muy pesada, tiene mucho azufre. El petróleo es de baja calidad, tiene menos demanda que el petróleo ligero. El que producen los saudíes es muy ligero y es de mejor calidad. Si a alguien le das opción de comprar petróleo producido con alto azufre o bajo azufre, 9 de 10 comprarán este último, hay petróleo que casi lo puedes poner en el coche

Lo que avizora González es que a México le va a costar trabajo vender petróleo en otros mercados porque hay muchos menos clientes de los que había hace un año y dejó de ser jugador relevante.

Muñoz Leos por su parte dijo que lo que ha sido exitoso en la historia es estar cerca pero como invitados de esos productores, sin ninguna obligación y transmitirles la situación específica del país para que se respete, dada la importancia que la producción petrolera tiene para la economía mexicana.

Que se entienda y respete que no tenemos una llavecita mágica que la abrimos, sino que son inversiones cuantiosas que cuando se ponen a producir es ineficiente manipularlas, a diferencia de países como Arabia que tienen sistemas de producción en los cuales no se afectan los yacimientos aun con bajas sustanciales

-¿Ellos se pueden dar el lujo de parar y no les cuesta?

-Exactamente. Además nuestros clientes están cerca, en Estados Unidos. Debemos aprovechar esas ventajas, nuestra producción no es para quitarle el sueño a nadie, el chiste es defender nuestra posición para que se vea con objetividad.

Ambos analistas fueron cuestionados sobre las declaraciones del presidente Andrés Manuel López Obrador de que mientras los precios estén abajo, cierren las válvulas de pozos.

Muñoz Leos explicó un cuando se paran actividades en un pozo, retomarlas debe ser con cuidado porque se corre el riesgo de que el crudo ya no se extraiga.

Es delicado, muchos yacimientos cuando se coarta su producción al tratar de volver a incrementarla no responden y es arriesgado. Se tiene que analizar con mucho detalle las posibilidades conociendo el yacimiento, qué tan factible es bajar la producción

Cuestionado sobre la utilidad de los seguros, dijo que sí funcionan pero resultan onerosos.

Sí ayuda pero es relativa pero va variando. Es algo muy caro, cómodo gobierno dependen tanto de esas entradas son seguros caros, idealmente el precio debería ser más previsible pero como no lo es es la alternativa que ha quedado particularmente para asegurar ingresos, para el presupuesto y esas son decisiones financieras que tienen que hacer y son bastante caras

«Depende de condiciones de mercados perspectivas de aquí con los que cubren esos seguros. Con esto que ha sucedido seguros van a subir enormemente, son estrategias financieras que se ve qué tanto mérito tiene cada ciclo. Pero han sido positivos porque aseguran ingresos del gobierno».
EL ORIGEN

La caída de los precios del petróleo, que a futuro tienen precios negativos, es la primera vez que eso ocurre, afirmó Luis Miguel González.

«Hay que distinguir el petróleo en los mercados tiene dos pantallas, uno el mercado spot y otro la entrega física y el otro mercado de futuros, lo que está en negativos es esto», añadió.

El petróleo físico aún tiene valor positivo, lo negativo son los contratos

-¿Qué llevo a esta situación?

Se está produciendo más petróleo del que se está consumiendo. Tiene que ver con que industrias completas que son grandes consumidoras de derivados de petróleo no funcionan normal. La más obvia es el turismo. Las aerolíneas están utilizando el 5, 10, 15 por ciento de su capacidad instalado, están utilizando 85 por ciento menos de turbosina.

A ello se suma a la menor movilidad de las personas, de alrededor de 50 por ciento y por ello consumen menos gasolina.

Cuando ves esa información en lo agregado significa que hay menos agregado de petróleo y esta caída de la demanda no necesariamente fue ajustada por los países petroleros, es muy caro cerrar pozos petroleros. No es como si fabricaras garrafones de agua y cerraras y digas ´me espero a que llegue el calorcito´. El petróleo tiene que seguirse produciendo, cuanto menos está costando, calculan debe reducirse entre 30 y 35 por ciento menos petróleo, significa qué hay 30 millones diarios de barriles que no hay dónde acomodar

-¿La reunión de la OPEP funcionó?

-Fue útil por la razón de que hicieron tregua Rusia y Arabia Saudita, dos de los tres principales productores, el otro es Estados Unidos, pero cuando vemos la cantidad que se acordó es mucho menos de la que están recortando. El primer objetivo de reunión de la OPEP era 20 millones de barriles, se debieron conformar con una meta realista de 10 millones. Es importante porque nunca se había acordado un recorte de ese tamaño pero es insuficiente, los mercados están haciendo literalmente pomada al petróleo por esa razón.

-¿Ya tocó fondo?

-No, muchas cosas apenas empiezan, lo vemos en el comportamiento de mercados bursátiles habíamos visto recuperación de las bolsas esta semana llevamos dos días seguidos de caída. Tengo la impresión que vamos a estar en una especie de segunda, unas semanas arriba otras abajo mientras no se resuelva problema sanitario o podemos decir que tocamos fondo, una vez que se resuelva tendremos que ver país por país México regio por región no necesariamente Cancún va a salir como tirana porque se dedican a diferentes cosas.

Muñoz Leos dijo por separado que en el mercado internacional hay un exceso de producción de 100 millones de barriles diarios, y para estabilizar los precios y que cada barril se venda entre 40 y 50 dólares, la producción debería ser de alrededor de 75 millones y sólo se acordó una reducción de 9.7 millones.

Recordó que durante su gestión una virtud que tenía México era que «nos manteníamos informados de lo que hacían los países de la OPEP, pero nunca nos vimos forzados a bajar producción y si llegamos a producir el doble de lo que producimos hoy, al grado que podíamos invertir dentro de esos rangos, sería una meta adecuada para la empresa petrolera».

-¿Aún con estos precios?

-Claro, todos los mercados se estabilizan, es la ley de la oferta y de la demanda. Lo malo es que se les ha pasado la mano cuando la demanda cayó, entonces el golpe es en los dos sentidos. No solamente se aumentó la producción sino al bajar los precios, no hay dónde almacenar crudo, obvio el mercado necesita menos y los países grandotes son los que deben regular su producción, son los más afectados por sus volúmenes.

(María José Pardo)