Nieto no regresará a la Fepade; se vence plazo de restitución

274

Hoy se cumplió el plazo que el Senado de la República tenía para restituir a Santiago Nieto como el titilar de la Fiscalía Especializada para la Atención de Delitos Electorales (FEPADE), tras su destitución ordenada por Elías Beltrán, encargado del despacho de la Procuraduría General de la República (PGR).

La ley establece un plazo de 10 días hábiles para que la Cámara Alta restituya o consuma la destitución de Nieto en la Fepade.

Por su parte, la Junta de Coordinación Política (Jucopo) del Senado informó que el próximo martes se emitirá la convocatoria para la elección del nuevo titular de la Fepade.

Si bien, la oposición buscaba restituir a Nieto en la Fepade, una carta, así como una conferencia de prensa del destituido, sepultó el retorno del fiscal.

Tanto en la misiva como en el mensaje a medios, Santiago Nieto aseguró que ya no estaba en sus planes el regreso a la Fepade, pues no había condiciones para su restitución.

El despido de Nieto y la crisis en el Senado

El 18 de octubre pasado se publicó una entrevista en Reforma, en la cual Santiago Nieto, aún titular de la Fepade, acusó a Emilio Lozoya de presionarlo para que declarara públicamente su inocencia e incluso le ofreciera una disculpa.

Esta presión, detalló el diario, se dio a través de una carta. Nieto investigaba a Lozoya como un posible intermediario entre Odebrecht y el PRI.

La empresa brasileña habría financiado ilegalmente la campaña presidencial del partido en 2012. Posteriormente, ya con el tricolor en Los Pinos, Odebrecht se habría beneficiado por contratos con Pemex, paraestatal que dirigió Emilio Lozoya.

Dos días después de la entrevista con el diario, el encargado de despacho de la PGR, Alberto Elías Beltrán, destituyó a Nieto como titular de la Fepade, argumentando que este había violado el código de conducta de la dependencia.

La opinión pública y la oposición política calificaron el despido como una represalia ante la denuncia de presiones por parte de Santiago Nieto.

Además, se dudó respecto a las facultades que tiene Elías Beltrán para realizar el cese de Nieto.

Primero porque él no es el titular de la PGR sino el encargado del despecho en lo que se define un procurador ante la renuncia de Raúl Cervantes.

Segundo, porque al ser una instancia autónoma, la decisión de quien debe ocupar o dejar la titularidad de la Fepade recae en el Senado de la República.

Tras el despido se sospechó que la decisión había llegado desde Los Pinos, pues este está involucrado de manera indirecta en las investigaciones de Lozoya-Odebrecht, ya que se habría financiado la campaña con posibles sobornos y daría pie a un delito electoral.

Por ello el Senado, el encargado de consumar el despido o realzar la restitución se dividió y provocó una crisis, pues el PRI y sus aliados buscaban seguir con la destitución, mientras que la oposición buscaba su regreso.