México es el mercado fuerte para las drogas: Benjamin Smith

89

La historia del narcotráfico en México está marcada por mitos y realidades que pasan inadvertidas, así lo señala el investigador británico Benjamin T. Smith.

Destaca que una de estas últimas es que el país ya no es solamente una zona de tránsito de drogas, sino un punto importante de destino y consumo.

El académico de la Universidad de Warwick y autor del reciente libro The dope. The real history of Mexican drug trade, advierte que este hecho es un factor que explica el incremento de la violencia en México registrado en lo que va de este siglo.

Argumenta que esto se debe a que las organizaciones de narcotraficantes ya no únicamente se disputan el control de rutas para enviar estupefacientes a Estados Unidos, sino que pelean por el dominio de mercados locales.

El tráfico de armas
Smith expone que dos cosas han cambiado en el transcurso de los años: Una es el tráfico de armas, después de 2004, pues desde Estados Unidos empezó un tráfico de armas enorme a México, afirma que todos tienen armas ahora, “armas de alta capacidad”; la otra, es que ni los gringos ni los mexicanos quieren admitir, ya que ahora hay un mercado fuerte para las drogas en México, mucho más fuerte de lo que los dos países quieren admitir. Los gringos no quieren admitirlo porque ellos causaron esto por ser parte de la frontera, y los mexicanos no quieren admitirlo porque para resolver esto tienen que gastar un montón de dinero en tratamiento para los adictos.

“Abrazos, no balazos”
A casi 15 años del inicio de la llamada “guerra contra el narcotráfico” en México, con el inicio del sexenio de Felipe Calderón en diciembre de 2006, Smith considera que el gobierno encabezado por Andrés Manuel López Obrador está buscando dar algunos giros en la estrategia oficial frente a los cárteles.

Uno de esos cambios es restar prioridad a la detención de capos, algo que el historiador atribuye a un intento de la actual administración por restablecer acuerdos informales con las organizaciones criminales, con el objetivo de que reduzcan sus acciones violentas.

El autor señala que AMLO no quiere hacer tal acción, creé que la estrategia es inteligente pero que va a tomar tiempo.

aemz