Luis, el niño sobredotado que sufrió discriminación por saber a leer a los 3 años

223

Las maestras de Luis creían que se aburría en clases por travieso, pero él en realidad se aburría.

Cuando tenía sólo tres años, Luis Gabriel Tirado comenzó a enfrentar problemas escolares debido a la falta de conocimiento y prejuicios del personal docente de la escuela a la que acudía, pues desde ese momento aprendió a leer y lo que le enseñaban en la escuela lo aburría muy fácilmente.

Luis era travieso y muy inquieto, conductas que hicieron pensar a su maestra que era un alumno con Trastorno de Déficit de Atención e Hiperactividad (TDAH); siguiendo este presentimiento y por el comportamiento observado, la docente habría llamado a la mamá del niño para aconsejarle que buscara ayuda de un profesional que lo diagnosticara y tratara.

Así, Paola Mares, la mamá de Luis, empezó a buscar la opinión de especialistas y llegó al Centro de Atención al Talento Guadalajara (CEDAT), un organismo dedicado a atender y apoyar en la educación de niños sobredotados o con mayor capacidad intelectual que, igual que le pasó a Luis, suelen ser discriminados o no encuentran en su camino las herramientas necesarias para desarrollar su potencial.

Luisito, aprendió a escribir a los 4 años, ahora tiene 7 y cursa la educación primaria en una escuela especializada en enseñanza para niños sobredotados del CEDAT; es considerado un niño sobredotado por tener un cociente intelectual por encima de los 130 puntos, cuando la media es de 100.

Además de las clases regulares en ciencias, historia y geografía -la de matemáticas es su favorita-, Luis tiene una asignatura sobre inteligencia emocional que lo ayuda a entender lo que siente y a expresarlo de la mejor manera posible, al mismo tiempo que le brinda conocimientos para superar pruebas a las que podría enfrentarse por ser diferente a la mayoría.