Legisladores de EU piden en carta a Biden frenar reforma eléctrica de AMLO

35

Un grupo de 40 congresistas de Estados Unidos pidió al gobierno norteamericano que presionara a la administración del presidente mexicano Andrés Manuel López Obrador para detener las acciones discriminatorias contra las empresas privadas del sector energético.

“Instamos a que redoble sus esfuerzos para presionar a las autoridades mexicanas para que detenga las acciones discriminatorias y brinden a las empresas estadounidenses que operan o comercian con México, un campo de juego nivelado, como lo prevé el T-Mec”.

Acusaron que AMLO expresamente ha aceptado que brinda un trato preferencial a las empresas nacionales Petróleos Mexicanos (Pemex) y a la Comisión Federal de Electricidad (CFE) y con ello falta a sus compromisos internacionales, resaltando el acuerdo entre Estados Unidos-México-Canadá (T-MEC).

El grupo de legisladores señaló que las acciones de López Obrador están perjudicando la inversión y el compromiso de los trabajadores estadounidenses así como al medio ambiente y la sostenibilidad establecida en la Ley de Implementación del T-MEC/USMCA.

“Su administración y su partido han defendido los esfuerzos regulatorios y legislativos que los tribunales mexicanos han dictaminado que son anticompetitivos y perjudiciales para el medio ambiente”.
¿AMLO FALTA AL T-MEC?

La iniciativa de reforma eléctrica propone que la CFE genere al menos el 54% de la energía eléctrica que requiera el país y el abastecimiento de la energía eléctrica será prestado exclusivamente por la comisión, misma que podrá adquirirla con el sector privado.

Sin embargo se cancelarían los artículos transitorios, lo que significa que también lo harían los permisos de generación eléctrica otorgados y los contratos privados de compraventa.

También pretende que no se otorguen concesiones de minerales radioactivos, litio y demás para que se reduzcan las emisiones de gases y componentes de efecto invernadero.

A principios de octubre AMLO señaló que la iniciativa de reforma no se contrapone al tratado, sino que se le brinda a las empresas mexicanas más ventajas comparativas.

“La reforma eléctrica no contraviene el tratado, al contrario, es para que México tenga todavía más ventajas comparativas, para que lleguen más inversiones y que podamos mantener el compromiso con los usuarios de no aumentar el precio de la luz”.

Sin embargo, los legisladores estadounidenses señalan que en algunos casos se ha bloqueado la participación del sector privado en el mercado de combustibles de México.

Además la reforma prohibiría al comercio exterior obtener o renovar los permisos por tres años para que las terminales de combustibles sirvan como puntos de entrada y salida de hidrocarburos.