La necesidad de factoraje en las exportaciones

124

TIJUANA BC 26 MARZO 2022.- El negocio de las exportaciones se ha transformado en los últimos años en uno de los más productivos, eficientes y valiosos en todo el mundo. No solo las grandes empresas han encontrado montañas de capital en ellas sino también pequeños emprendedores, como artesanos o costureros, los cuales lograron hacerse con su fiel clientela en el exterior de sus países. Al final y sin duda alguna, la exportación llegó para quedarse.

Sin embargo, nos encontramos en terreno del comercio internacional, uno que requiere muchísimos cuidados y cumplir con cientos de regulaciones y responsabilidades de variada índole. Las empresas cuya principal ganancia se concentra en la exportación de sus productos al exterior del país deben procurar hacerse con la seguridad necesaria para evitar problemas que pueden costarles mucho dinero.

Muchas compañías, sobre todo las pequeñas, no cuentan con los recursos suficientes para afrontar sus necesidades diarias de operación. Hablamos de la compra de insumos, pago a proveedores, pago de sueldos, entre otros gastos. Además, las empresas que exportan sus bienes y servicios tienen que pensar en gastos adicionales mucho más grandes dentro de los cuales destaca uno sobre varios: asumir que siempre hay riesgo de falta de pago.

La vital importancia del factoraje

El objetivo último de cualquier compañía es alcanzar o incluso superar sus expectativas en cuanto a su rentabilidad y seguridad financiera. Por consiguiente, dicha compañía necesita obtener financiamiento para su capital de trabajo. Es en esta instancia donde el concepto de factoraje hace una entrada triunfal trayendo consigo muchas ventajas y ahorros de planeamiento.

Cuando hablamos de factoraje, nos referimos a un contrato con el que tanto las empresas como las PyMes logran adelantar el proceso de cobro. En pocas palabras, el factoraje nos permite, si fuéramos una empresa, vender a crédito y cobrar de contado. De todas maneras, a continuación lo explicaremos con más detalle.

Toda compañía tiene en su activo cuentas que todavía deben cobrarle a su clientela, las cuales les permiten gozar de liquidez. Sin embargo, cobrar de esas cuentas puede tomar muchos días, lo que implica una pérdida de capital en el entretanto. El factoraje aparece aquí para hacer que esas cuentas a cobrar sean anticipadas.

¿Cómo lo logran? Cediendo los créditos de su actividad comercial a otra empresa fintech, la cual gestiona los cobros. Gracias al factoraje, las empresas logran obtener ingresos sin necesidad de pedir un crédito en el banco, por ejemplo. Es decir, aumentan su capital sin aumentar pasivos. No es extraño, en relación a esto, que muchas empresas de México hayan incrementado tanto sus ganancias en la última década.

Los beneficios del factoraje internacional

Las ventajas del factoraje en cuanto al apoyo financiero a las empresas ya son de por sí atractivas. Pero esto no lo es todo. Hay una gran cantidad de otros beneficios que corresponden de forma específica al factoraje internacional. Estos beneficios no son meros regalos, sino que son grandes facilitadores que ayudan a enfrentar los retos de una operación tan compleja como lo es la exportación.

¿Pero cuáles son las ventajas en detalle? Pues bien, en primer lugar, los contratos de factoraje internacional ofrecen una cobertura del 100% ante el riesgo de no pago del cual hablamos antes. En segunda instancia, las empresas fintech son las que se encargarán desde la firma del contrato en adelante a administrar las cuentas por cobrar, dado que la empresa exportadora delega su portafolio de clientes.

En tercer lugar, las empresas exportadoras obtienen un financiamiento a corto plazo, ya que obtienen recursos monetarios a partir del anticipo de sus cuentas a cobrar. Finalmente, las empresas dedicadas al factoraje toman la responsabilidad de gestionar la cobranza en naciones extranjeras, considerando que esta suele ser bastante compleja en algunos sitios.

El uso del factoraje financiero en México ha demostrado ser imperativo en el caso de muchas empresas que no pueden darse el lujo de no tener capitales disponibles para trabajar. Además, muchas empresas que hacen factoraje tienen sus propios métodos de importación en el que las exportadoras pueden apoyarse.

De todas maneras, hay una única pero entendible desventaja en lo que respecta a empresas fintech de factoraje: no suelen ser baratas. En muchos casos estas cobran comisiones por operación que puede puede tener un porcentaje alto de costo pero que, haciendo las cuentas correspondientes, al final lo valen y mucho.

Paso a paso: cómo contactar y trabajar con una fintech de factoraje

Hay decenas de empresas dedicadas al factoraje, entre ellas Mundi, con las que es fácil hacer un planeamiento rentable y efectivo de las operaciones. En general, mediante estos pasos podremos contactar a nuestra futura fintech de factoraje y planear el próximo negocio.

  1. Mediante cualquier medio disponible, ya sea email, mensaje de texto o teléfono, debemos contactar a la empresa elegida. Una vez nos hayamos comunicado, el ejecutivo de la empresa correspondiente nos enviará un formulario en el que llenaremos la información correspondiente sobre nuestro importador foráneo.
  2. La información nombrada será enviada, entonces, a un empleado dentro del país donde vamos a exportar. Este se encargará de evaluar la información del comprador. De este proceso, ya conoceremos algo muy importante para la viabilidad de nuestra operación: la calidad crediticia del comprador en cuestión.
  3. Una vez superada la segunda etapa, deberemos enviar un expediente detallado sobre la información legal y de conocimiento general que tengamos de nuestro cliente.
  4. Para esta etapa, la empresa exportadora ya podrá firmar el correspondiente contrato y comenzar a hacer negocios fructíferos con sus compradores y su empresa fintech de factoraje. De aquí en adelante, gran parte de las preocupaciones financieras se disipará a través de la fintech nombrada.

Gracias a las empresas dedicadas de forma profesional al factoraje, muchas exportadoras encuentran hoy un mercado mucho más rentable, seguro y eficiente, sin importar de qué bienes o servicios se trate. Es cuestión de encontrar la entidad que mejor contrato nos ofrezca para hacer crecer nuestro emprendimiento y que mayores pesos nos quite de encima. Como lo hemos establecido antes: ¡ellas lo valen!