Ingrid Coronado se sincera sobre proceso que vivió para amarse a sí misma

45

CIUDAD DE MÉXICO 21 DE MAYO DE 2022 (AGENCIA MÉXICO).- La presentadora Ingrid Coronado abrió su corazón y reflexionó sobre los duros momentos que ha enfrentado a lo largo de su vida y el proceso de enfrentar la soledad tras sus fallidos intentos de romance.

Tras el lanzamiento de su libro Mujerón, la artista de 47 años confesó el motivo que la llevó a realizar esta obra. “Lo que deseo a través de este movimiento, a través de este libro, a través de esta guía, es que las personas que se acerquen, que lo lean, se ahorren muchos problemas y muchas lágrimas, que mi dolor sirva de algo”.

Posteriormente, la conductora de televisión contó que su cambio en relación con su forma de ver la vida no se produjo de la noche a la mañana.

“Lo que pasa es que estar bien es un proceso, es como increíble porque yo no creo que debería de ser así, pero el proceso de amarte a ti mismo justo es un proceso, tienes que ir paso a paso, a veces primero tienes que reconocer cómo te estás odiando, vivimos en una cultura en donde las mujeres de alguna manera sí hemos sido disminuidas, y el seguir permitiendo ciertas situaciones es otra forma en la que nos odiamos. Para mí es bien importante compartir estos pasajes de mi vida que me llevaron a transformarme”, relató.

Asimismo, Coronado confesó que decidió hacer algunos cambios en su vida para conocerse al 100 por ciento. “Yo creo que todos los seres humanos en algún momento lo tenemos y eso es lo que hace que estemos en relaciones que no son lo que realmente nos ayuda a estar bien, me fui de viaje al Amazonas un tiempo, estuve en la India un tiempo, estuve en la sierra de Vallarta un tiempo, realmente estaba intentando descubrir quién soy, conocerme a mí, encontrarme a mí misma”.

Finalmente, la también exGaribaldi puntualizó: “hoy por hoy ya me queda clarísimo que uno no tiene que ir a ningún lugar para encontrarse a sí mismo, si uno lo tiene aquí, pero a veces necesitamos salirnos de donde estamos acostumbrados a vivir para reconocer algunas cosas, pero eso no quiere decir que sea necesario”.