Habrá covid-19 en México a lo largo del 2020: especialista de UNAM

121

El exsecretario de Salud, Salomón Chertorivski consideró que el gobierno mexicano se tardó varias semanas en hacer la declaratoria de emergencia sanitaria, al enfatizar que aún falta delinear algunas de las directrices, ya que todas las acciones implementadas no deben dejar lugar a la duda ni a la libre interpretación.

Por su parte, el doctor Malaquías López Cervantes, epidemiólogo de la UNAM y vocero de la Comisión Universitaria para la Atención del covid-19, aseguró que a lo largo del año seguiremos teniendo condiciones de riesgo sobre nuevos brotes del coronavirus y difícilmente para el 30 de abril, fecha que se estableció como fin de la Jornada de Sana Distancia, vamos a estar libres del peligro de verlo repuntar.

La declaratoria de emergencia sanitaria ya era indispensable, dijo. «No nos queda mucho tiempo y no deberíamos estar exageradamente optimistas pensando que porque se hace una declaratoria como la del lunes ya con eso se va a aplanar la curva. Debemos ir mucho más lejos».

Entrevistados ambos por La Silla Rota, comentaron sobre la Declaratoria de Emergencia Sanitaria que ayer emitió el Consejo de Salubridad General.

Chertorivski destacó que la ampliación de la cuarentena al 30 de abril es un buen periodo pero es necesario valorar el avance diariamente y recalcular los datos, ya que ampliarlo o regresar a las actividades dependerá de qué tanto se logra achatar la curva de contagios.

En ello coincidió el doctor López Cervantes al señalar que se requerirá de evaluaciones muy transparentes acerca de cómo va evolucionando la situación en el país y en la medida que se encuentre evidencia de que en algunos lugares hay mejoras sustantivas se podrán reiniciar parcialmente algunas actividades. «No deberíamos manejarnos como si fuéramos un solo bloque de país».

En este sentido, el doctor Gustavo Cruz, miembro del Instituto de Investigaciones en Matemáticas Aplicadas y Sistemas de la UNAM, y autor del modelo matemático de la epidemia, ha dicho a La Silla Rota que el brote infeccioso de covid-19 tendrá lugar a partir del 1° de abril aproximadamente, y el pico máximo de infecciones ocurrirá dentro 4 o 5 semanas (alrededor de la primera semana de mayo), con una duración de la epidemia de 8 o 9 semanas en las zonas urbanas metropolitanas de la Ciudad de México.

Para Salomón Chertorivski, durante abril también puede haber factores a favor de la población, como la posibilidad de que haya avances en los 69 medicamentos que se están probando de manera seria o que el factor climático ayude a ralentizar la propagación del virus Sars-CoV2.

Sin embargo, el ex secretario de Salud dijo que uno de los temas principales que continúa pendiente es conocer los avances reales de la reconversión hospitalaria y de las compras extraordinarias.

«Tuvimos tres meses para irnos preparando, ya tendríamos que tener los ventiladores mecánicos adicionales, ya tendrían que estar los lugares. Los donativos de la iniciativa portada llegaron antes. Las capacidades administrativas que ya habían sido mostradas en el último año y medio para las compras, por ejemplo, se vuelven a manifestar», señaló.

Chertorivski Woldenberg dijo que la decisión de dejar 34 hospitales del Instituto de Salud para el Bienestar en manos de la Secretaría de la Defensa Nacional es buena porque las Fuerzas Armadas trabajan con patriotismo y responsabilidad, pero recordó que el conocimiento lo tiene el Sector Salud.

«Que bueno, que loable, como siempre nuestras Fuerzas Armadas dando la cara, pero el tamaño real de la atención la tiene el IMSS, el ISSSTE y los Servicios Estatales de Salud. Tenemos que saber cómo van con la reconversión»

Expresó que con el deseo de que todo salga bien, con respeto y responsabilidad hay que solicitar información sobre dónde están todavía las cosas y qué hay que corregir o acelerar.

Hay que ir mucho más allá de la declaratoria de emergencia
El vocero de la Comisión Universitaria para el covid-19, doctor Malaquías López, subrayó que hay que ir de los anuncios federales, de las conferencias que se dan en Palacio Nacional, al nivel de la calle, de la manzana, y de buscar la forma en que la propia gente pueda organizarse.

Indicó que en las localidades más remotas es más posible que el contagio tarde en llegar, pero si llega va a causar grandes daños; entonces cómo le vamos a hacer para mantener abastecidas a esas comunidades y evitar que estén en contacto constante con los centros urbanos más grandes y se alejen de las posibilidades de contagio.

El doctor propone que no se deje todo al gobierno y que sea la propia sociedad la que, de manera solidaria, se organice para implementar acciones en favor de aquellos que viven del comercio en la vía pública o los que lavan autos, quienes ya no tendrán ingresos. «Entonces es el tiempo de pensar en una forma de abasto que le acerque a la gente lo más esencial, por ejemplo, arroz, frijol, aceite, cosas que son básicas para comer todos los días y no tengan que estar saliendo».

Subrayó que esas personas no van a tener de donde recabar sus ingresos y sus condiciones de vida se van a deteriorar muy rápidamente. «Creo que hay formas de activar mecanismos de apoyo y solidaridad social que nos ayuden a todos porque en la medida que pudiéramos lograr que la gente que está en peores condiciones se mantenga más tiempo en su casa, creo que vamos a ganar todos simultáneamente.

«Estamos ante un gran momento de prueba social. Nunca se ha hecho en nuestro país algo de esta naturaleza. Todos estamos en peligro en la medida en que unos pocos no pueden guardar la distancia necesaria. Debemos olvidarnos de organizaciones políticas, dejar de pensar que todo lo va a resolver el gobierno federal y empezar a bajar a nivel ya de la vivienda, de la manzana, de la colonia, de la comunidad, son oportunidades de participación de todos».