Gasta Salud más en vacunas contra influenza; recibe menos dosis

148

Este año el gobierno gastó más de mil 900 millones de pesos en la compra de vacunas contra la influenza, casi el doble que en 2020, cuando pagó mil 052 millones, por una mayor cantidad de dosis.

La Silla Rota revisó la información publicada en el portal Compranet y encontró que para la vacunación de la temporada de influenza 2021-2022 Laboratorios de Biológicos y Reactivos de México (Birmex) hizo tres compras por un monto total de mil 900 millones 065 mil 556 pesos.

Una de las compras fue por 122 millones 177 mil 080 pesos, otra por 902 millones 188 mil 476 y la tercera por 875 millones 700 mil pesos. Las adquisiciones se hicieron al laboratorio Sanofi Pasteur y Suministrador de vacunas.

imagen placeholder

En los contratos de las compras que hizo Birmex con Sanofi aparece testada la información sobre la cantidad de dosis adquiridas y el precio unitario, pero los datos oficiales muestran que para 2021 se compraron menos vacunas contra influenza.

El pasado 3 de noviembre arrancó la Campaña nacional contra la influenza 2021-2022 y se informó que para este proceso se contará con 32 millones 328 mil 200 dosis.

Se trata de 4 millones 162 mil 671 dosis menos en comparación con 2020, cuando la Secretaría de Salud adquirió 36 millones 490 mil 871 dosis de vacunas contra influenza y resaltó que era una cifra histórica en comparación con las jornadas de vacunación anteriores.

La compra de 2021 también es en la que más ha gastado el gobierno, este medio revisó las adquisiciones y encontró que en 2018 pagó un total de 822 millones 203 mil 945 pesos, mientras que en 2019 gastó mil 543 millones 264 mil 961 pesos.

Cabe recordar que para las vacunas contra la influenza, el gobierno federal tiene un contrato por 15 años con Sanofi Pasteur, el cual inició en 2017 y finaliza en 2032, el cual también incluye la instalación de la planta Azteca Vacunas-Suministrador de Vacunas en Cuautitlán Izcalli, en una asociación público-privada.

Judith Méndez, coordinadora del Área de Salud y Finanzas Públicas del Centro de Investigación Económica y Presupuestal, indicó que en términos reales hubo un incremento del 69% en el gasto que hizo el gobierno en esta compra. Respecto a los cambios que podría haber en el precio, considerando que se trata de un contrato multianual, señaló que eso depende del contrato, si se definió si sería el mismo precio para todos los años o si aumentaría dependiendo de la inflación.

La Silla Rota solicitó a la Secretaría de Salud una postura sobre este incremento en el gasto si de acuerdo a su información se adquirieron menos vacunas contra influenza, pero no obtuvo respuesta.

“SE SUPONE QUE EL DERECHO A LA SALUD ES UNIVERSAL, PERO NOS ESTÁN DISCRIMINANDO”

Como cada año, Mariana y su hijo acudieron al Centro de Salud Dr. Manuel Pesqueira, ubicado en la alcaldía Iztacalco, para vacunarse contra la influenza; sin embargo, esta ocasión fue diferente, porque se las negaron a ambos.

Explicó que en este Centro de Salud les indicaron que no tenían vacunas, solamente para bebés, ni siquiera para adultos mayores, que son población considerada por las autoridades como prioritaria.

Ante este intento fallido, decidió ir a la clínica del Instituto de Seguridad y servicios Sociales de los Trabajadores del Estado (ISSSTE) en la Jardín Balbuena, que es la que les corresponde porque su esposo trabaja en el gobierno, pero ahí también se encontró con una negativa.

“Resulta que para mi grupo de edad no hay vacuna. Yo no me pude vacunar, solamente a mi hijo, aunque ahí tienen el letrero de que su grupo de edad tampoco corresponde a la vacunación, pero sí los están vacunando de cero a 12 años y a los adultos mayores de más de 60 y sí les están pidiendo un comprobante de que tengan diabetes y que sean hipertensos, alguna comorbilidad en caso de que sean menores de 60”, señaló.

El gobierno indicó el pasado 3 de noviembre que la vacunación contra influenza se limitaría a población considerada con mayor riesgo de complicaciones, como niños de seis a 59 meses, adultos mayores, embarazadas, personal de salud y personas de cinco a 59 años pero sólo en caso de que tengan comorbilidades como diabetes, obesidad, asma, cáncer y enfermedades cardiovasculares, entre otras.

“Se supone que el derecho a la salud es un derecho universal, entonces prácticamente nos están cerrando la puerta a varios grupos de edad, el gobierno está diciendo tú no tienes derecho, tú sí, tú no, cuando antes era algo que no se cuestionaba, había para todos sin importar tu edad. Me parece súper injusto, discriminatorio completamente y violatorio de los derechos humanos que no nos estén aplicando una vacuna cuando estamos en riesgo de enfermarnos”, enfatizó.

Aunque el año pasado se consideró la misma población blanco para la vacunación, había menos restricciones, pues Mariana, de 42 años y sin comorbilidades, sí pudo inmunizarse y este medio también constató en varios recorridos que le aplicaban la dosis a todos los que se formaban en los puntos de vacunación.

De hecho, Mariana expresó molesta que es la primera vez que le dicen “no te vamos a vacunar”, por lo que ahora buscará opciones en el sector privado para que se la apliquen, aunque criticó que el acceso a la salud se condicione a que las personas puedan pagar para estar protegidas.