Familias sepultan a seres queridos fallecidos en tragedia del Metro

19

El panteón de San Lorenzo Tezonco en Iztapalapa recibió a seis familias que acudieron esta mañana para sepultar a sus esposos, hijos, sus seres queridos. Todos, fallecidos el 3 de mayo en el derrumbe de una trabe entre las estaciones Olivos y Tezonco, en el tramo elevado de la línea 12 del Metro de la Ciudad de México.

El cuerpo de Brandon Giovanny Hernández Tapia llegó en un ataúd color blanco. Su carroza fue escoltada por diez vehículos de familiares que, en medio de su duelo, rechazaron hacer cualquier declaración.

El 3 y 4 de mayo su familia lo buscó durante horas; el niño iba a bordo del tren con su papá. Tras el accidente, al hombre lo hospitalizaron, pero el niño murió y fue trasladado a la Coordinación Territorial Iztapalapa 6, donde su familia reconoció su cuerpo.

La noche del martes les fue entregado, durante la madrugada y por la mañana lo velaron en su casa. Según el periódico Reforma, entre flores y coronas sus amigos se despidieron de él pues colocaron su fotografía sobre el féretro. Después, su velorio concluyó entre aplausos y un largo cortejo fúnebre partió hacia el cementerio.

José María Bautista Vázquez enterró a su hijo Mario Alberto Bautista Sánchez; un joven de 25 años que vio a su papá por última vez el lunes por la mañana, antes de salir de casa para abordar la línea 12 y llegar a tiempo a su trabajo en Polanco.

Llevo el luto de mi hijo, que lo voy a llevar hasta el último respiro de mi vida. Quiero justicia, esta línea era la que usábamos y nunca pensamos que le tocaría a mi hijo. Me siento triste y enojado. Para mí, esto era una tragedia anunciada

José Luis Hernández Martínez, un hojalatero de 62 años, abordó esa noche el Metro para encontrarse en casa con su esposa. No lo logró. Este jueves, a bordo del automóvil que ingresó al panteón se encontraba su viuda y familiares.

Los deudos expresaron su malestar y adelantaron que interpondrán una denuncia «contra quien resulte responsable». «Ya había quejas de lo que estaba ocurriendo en la Línea 12 y no hicieron nada. Ahora quieren el voto, todos los partidos son lo mismo se llamen como se llamen», señalaron.

José Luis Flores Salgado llegó con su familia a enterrar a Liliana López García, quien tenía 37 años y era gerente de una tienda de ropa. Según el diario Reforma, faltaba sólo una estación para llegar a casa. Tampoco lo logró. Su hijo de 14 años la esperaba en casa mientras su esposo se encontraba en un viaje de trabajo en Nuevo León.

Los familiares de René Jorge García Méndez, de 71 años de edad, evitaron también hacer cualquier declaración.

Juan José Galindo Soto, un albañil de 34 años, falleció en su automóvil después de que la trabe del Metro cayó encima y le aplastó. Regresaba de una cita en el dentista con su esposa; ella sí logró salir del automóvil. Él no.

MJP