Evidencias en caso Duarte sugieren investigar a Peña y Videgaray

240

Las evidencias reunidas hasta ahora en las carpetas de investigación en las que se señala al exgobernador de Chihuahua, César Duarte por el presunto desvío de fondos públicos hacia campañas electorales del Partido Revolucionario Institucional (PRI) en 2015, apuntarían hacia una red controlada «de cierta manera» por el entonces gobierno federal, que sugiere responsabilidades en el caso por parte del expresidente Enrique Peña Nieto y Luis Videgaray, exsecretario de Hacienda, de acuerdo con investigaciones.

Este miércoles, César Duarte Jaquez, fue detenido en Miami, Florida, según confirmó el Agregado de la Fiscalía General de la República (FGR) en la Embajada de México en Estados Unidos. La aprehensión del exgobernador fue con fines de extradición, proceso para el que las autoridades mexicanas iniciaron la solicitud correspondiente.

César Peniche Esquivel, Fiscal estatal de Chihuahua, aseguró en entrevista para Sergio Sarmiento y Lupita Juárez que en el caso Duarte Jaquez, la integración de las carpetas de investigación -de 12 acusaciones penales en la entidad, además de una a nivel federal- se ha trabajado «de manera consciente y delicada», por lo que cada dato está «debidamente recabado».

El fiscal dijo que la detención de este 8 de julio es sobre una carpeta «que se ha fortalecido con datos», adicional a otras carpetas donde ya se han girado órdenes de aprehensión, por lo que rechazó que se trate de un tema político, «es un tema de justicia», dijo.

Las evidencias

(César Duarte y EPN. Cuartoscuro. 2015)

En entrevista por separado, Ricardo Alvarado, de Mexicanos Contra la Corrupción y la Impunidad (MCCI) consideró que existe bastante evidencia para pensar que las acusaciones -del desvío de hasta 650 millones de pesos en distintas entidades- pueden ir escalando el grado de los funcionarios de la administración pasada involucrados.

El periodista refirió para Sergio y Lupita que la operación «safiro», develada en noviembre de 2018 por MCCI, descubrió una red que habría sido coordinada por el gobierno federal (pues se identifican daños en el ramo 23 del presupuesto, «el ramo de los moches»), de siete estados de la república (entre ellos Colima, de México, Durango, Sonora y Morelos) y 12 empresas de las que cuatro, se identificó, eran fantasmas.

Alvarado informó que los socios de esas empresas tenían otras 8 empresas más, además de que un expolicía del Edomex era el vínculo entre ellas.

Las investigaciones sugieren «el involucramiento claro del gobierno federal y probablemente a la secretaría de Hacienda», dijo el periodista, sin embargo ahora no se podría definir la responsabilidad de los funcionarios».

El reto
Ricardo Alvarado recordó que 2015, fue un mal año electoral para el PRI, donde perdió varias contiendas locales, por lo que se presume que el financiamiento iba claramente para evitar que el partido perdiera estados clave.

«Contra duarte hay acusaciones completas», dijo, «el reto mayor es demostrar que las decisiones las tomó de manera consciente».

Por su parte, el fiscal Peniche Esquivel pidió cautela sobre los delitos imputados ya que el exmandatario no ha sido presentado ante un juez.

Asimismo, dijo que de concretarse su extradición desde Estados Unidos, César Duarte Jáquez sería juzgado en el estado de Chihuahua, ya que causa federal girada en su contra puede ser atendida desde ese estado y la mayoría de las acusaciones fueron presentadas ante las Fiscalía chihuahuense.

Antes de eso, el exgobernador tiene que comparecer ante una corte en Miami donde se resolverán cuestiones preliminares como el nombre del juez que llevará a cabo el proceso de extradición.

(djh)