Estados Unidos quiere a Caro Quintero ya

101

El fiscal general de Estados Unidos, Merrick B. Garland, celebró la captura, este viernes, del fundador del cártel de Sinaloa Rafael Caro Quintero y subrayó que se buscará su extradición inmediata a los Estados Unidos.

“No hay escondite para nadie que secuestre, torture y asesine a las fuerzas del orden estadounidenses”, indicó Merrick B. Garland.

Expresó su profundo agradecimiento las autoridades mexicanas por la captura y arresto de “El Jefe de Jefes”.

Señaló que “el arresto de hoy es la culminación del trabajo incansable de la DEA (Administración para el Control de Droga) y sus socios mexicanos para llevar a Caro Quintero ante la justicia, por sus presuntos delitos, incluida la tortura y ejecución del agente especial de la DEA Enrique ‘Kiki Camarena´”.

“Estaremos buscando su extradición inmediata a los Estados Unidos para que pueda ser juzgado por estos crímenes en el mismo sistema de justicia que el agente especial Camarena murió defendiendo”, puntualizó Merrick B. Garland.

Caro Quintero es acusado por las autoridades estadounidenses de ordenar en 1985 el asesinato del agente de la DEA Enrique “Kiki Camarena”, luego de ser torturado salvajemente.

“Nos unimos al duelo por los 14 militares mexicanos que dieron su vida al servicio de su país y expresamos nuestras condolencias a los seres queridos que dejaron atrás”, dijo el fiscal Garland.

Statement from Attorney General Merrick B. Garland on Capture of Rafael Caro-Quinterohttps://t.co/EmIsetLvvm

— Justice Department (@TheJusticeDept) July 16, 2022
El capo es miembro fundador del cártel de Sinaloa y narcotraficante del histórico y extinto cártel de Guadalajara, liderado por Miguel Ángel Félix Gallardo, conocido como “El Jefe de Jefes”.

En un operativo de la Marina, fue detenido este viernes Rafael Caro Quintero en el municipio de Choix, Sinaloa, muy cerca del conocido Triángulo Dorado, zona de influencia de líderes del narcotráfico en México.

El arresto se produjo justo después de que el presidente Andrés Manuel López Obrador se reuniera con su homólogo Joe Biden, y siguió a una campaña de recompensas intensificada por parte de la Administración para el Control de Drogas (DEA, por sus siglas en inglés).

Caro Quintero ha estado luchando contra los aliados de “Los Chapitos” -hijos de su exsocio Joaquín Guzmán Loera “El Chapo”-, en Sonora.

Apenas el 9 de mayo de este año se dio a conocer que la DEA subió la recompensa por información que ayudara a capturar a Rafael Caro Quintero, Ismael “El Mayo” Zambada y “Los Chapitos”.

La foto del cartel con las recompensas se encuentra en el paso Interestatal 5 hacia Tijuana en México conocido como San Ysidro.

De acuerdo con fuentes de la DEA, esta iniciativa responde al aumento del tráfico en drogas a Estados Unidos, como el fentanilo, problema que cada día suma muertos en aquel país.

Entre las recompensas que se ofrecen destaca la de 20 millones de dólares (unos 400 millones de pesos) por información sobre Rafael Caro Quintero, quien está prófugo desde que fue liberado de prisión en 2013.

Además, por Ismael “El Mayo” Zambada, la DEA ofrece 15 millones de dólares (unos 300 millones de pesos), mientras que por otros como Jesús Alfredo Guzmán Salazar e Iván Archivaldo Guzmán Salazar, “Los Chapitos”, se ofrecen hasta 5 millones por cada uno (unos 100 millones de pesos).

La DEA pone a disposición un número, así como redes sociales a los que pueden comunicarse en caso de información.

En mayo del 2020, Rafael Caro Quintero regresó a la escena del crimen dejando dos cuerpos descuartizados y un mensaje en una manta sobre la carretera a Caborca, Sonora. Desde entonces, en esta parte del país los homicidios dolosos aumentaron cada año, según datos del Secretariado Ejecutivo del Sistema Nacional de Seguridad Pública.