Engañoso y prematuro, hablar de desaceleración de contagios de covid

174

Hace exactamente seis meses China reportó el brote de covid-19 en Wuhan. Dos meses después, el 28 de febrero el virus llegó a México y desde entonces ha ido en aumento, dejando más de 27 mil muertes y más de 220 mil personas contagiadas. En los últimos días se ha registrado una disminución en los datos que se presentan cada tarde, pero especialistas alertan que las cifras pueden ser engañosas debido a la falta de pruebas y en consecuencia un subregistro de casos.

El domingo pasado, el subsecretario de prevención y Promoción de la Salud, Hugo López-Gatell Ramírez, dio a conocer los primeros indicios de la desaceleración en el curso de la epidemia. Señaló que México continúa en la fase de ascenso, pero disminuyó la velocidad en la que se están sumando los casos y las muertes.

«Los casos totales estaban creciendo a un promedio de 16% en este punto, un poquito menos de 16, estaban creciendo a 10% en este punto, que es el 29 de marzo, estaban creciendo, estaban creciendo aquí, que es 4% al terminar abril, estaban creciendo el 30 de mayo a 2.5% y ahorita están creciendo a 2.2%, claramente se ve, se desacelera la epidemia», explicó en la conferencia de esa tarde.

Este martes, se volvió a registrar un aumento a 2.2% en comparación con los datos del lunes. López-Gatell detalló que la incidencia está desacelerándose, aunque dijo que el índice de casos sigue siendo muy alto, sigue habiendo una gran cantidad de contagios, de hospitalizaciones y de muertes, «pero la noticia positiva es que la velocidad a la que aumenta la epidemia es cada vez más lenta».

Sobre este tema, Malaquías López Cervantes, académico de la Facultad de Medicina de la UNAM y vocero para el covid-19, expresó que es muy pronto para saber si realmente hay una desaceleración de la pandemia y alertó que a veces las cifras pueden ser engañosas, como sucedió en Estados Unidos.

Para ejemplificar la situación, el pasado 1 de junio el incremento diario de casos confirmados en México fue de 3.1%, para el día 8 disminuyó a 2.6%, una semana después, el día 15 fue de 2.3% y para el 23 de junio volvió a reputar a 3.4%.

TE PUEDE INTERESAR
LSR-
Muertes por covid suman 27 mil 769; 648 más

José Luis Alomía Zegarra, director general de Epidemiología, señaló en la conferencia del lunes que la pandemia alcanzó el punto más bajo que es de 1.8%, aunque recordó que los fines de semana suele haber una disminución, por lo que dijo que era necesario ver las cifras este martes.

Lo cierto es que en el último fin de semana de junio se registraron los menores incrementos en las últimas semanas, por ejemplo, el domingo sólo se reportaron 267 defunciones por covid-19 y este lunes los contagios reportados en las últimas 24 horas fueron 3 mil 805, números menores a los que se presentaron desde que inició junio, cuando México rompió sus récords de contagios.

Especialistas cuestionan la desaceleración
En entrevista con La Silla Rota, Malaquías López Cervantes, académico de la Facultad de Medicina de la UNAM y vocero para el covid-19, dijo que todavía no es posible interpretar los números de la pandemia de covid-19 para determinar si hay una desaceleración.

«Yo creo que necesitamos más días donde de verdad se ratifique una tendencia en la disminución del número de casos y de muertes, pero las cifras pueden ser engañosas, como lo que le pasó a Estados Unidos, ellos habían bajado ya considerablemente los números de casos y de muertes y de pronto empiezan a subir otra vez. Entonces yo creo que aquí corremos ese peligro, porque lo que estamos viendo ahorita sería una disminución por haber estado antes con una cuarentena y con una restricción importante de la movilidad, pero que llevamos ya 10 días que se ha ido perdiendo», enfatizó.

El especialista de la UNAM señaló que es muy pronto para saber si los contagios de covid-19 se están desacelerando, ya que en otros países se vieron pequeñas bajadas en las curvas epidémicas durante algunos días y luego otra vez se presentan aumentos, hecho que tiene que ver con la relajación de las medidas de control.

Detalló que se podrá detectar que se desaceleró la pandemia en nuestro país cuando haya un periodo más largo, consecutivo, de disminución en los casos, las defunciones y la necesidad de hospitalización. Recordó que eso no es garantía, ya que puede disminuir el número de contagios, pero todavía hay una gran parte de la población susceptible a contagiarse.

Al respecto, Francisco Moreno Sánchez, médico internista e Infectólogo del Centro Médico ABC, señaló que es difícil saber si está disminuyendo la aceleración de los contagios porque no se han hecho las pruebas suficientes.

Alejandro Macías, médico infectólogo internista que fue comisionado Nacional para la atención de la influenza en México, dijo: «a mí me parece que por lo menos ahora, al 30 de junio la desaceleración es evidente en solamente algunas ciudades».

Expresó que en la Ciudad de México se empieza a ver debido a las acciones que ha implementado el gobierno capitalino, como realizar un mayor número de pruebas e insistir en el uso de la mascarilla para evitar contagios.

«Yo creo que sí en lugares como Ciudad de México, Mexicali, otros lugares de Baja California, probablemente Cancún, y Culiacán. Algunas ciudades ya están viendo o una meseta o una potencial caída, pero para el resto del país la verdad es que no, todavía estamos es aumento», señaló el especialista.

Tomas Pueyo, analista de datos de coronavirus, revisó la situación de México y puso en duda la disminución de los casos que se han visto en los últimos días.

«Me puse a mirar hoy México un poco por encima y es evidente que tiene muy mala pinta. Empecemos por casos diarios, iban subiendo rápidamente, pero de repente empiezan a bajar hace una semana, ¡qué bien! ¿No?», indicó en su cuenta de Twitter.

Me puse a mirar hoy México un poco por encima, y es evidente de que tiene muy muy mala pinta.

Empecemos por casos diarios. Iban subiendo rápidamente, pero de repente empiezan a bajar hace una semana. ¡Qué bien! ¿No? [1/10] pic.twitter.com/Hqr1KGvo2A

— Tomas Pueyo (@tomaspueyo) June 30, 2020
Sin embargo, en un segundo tuit señaló que posiblemente esto se debe a que se están haciendo menos pruebas de diagnóstico del virus Sars-CoV2, de acuerdo con una gráfica publicada en Our World in Data en la que se muestra que hubo una disminución de 0.7 a 0.6 test por cada mil habitantes.

La misma página de la Universidad de Oxford indica que en nuestro país se hacen 2.6 pruebas de coronavirus por cada caso confirmado, mientras que las dos naciones que hacen más test son Nueva Zelanda, con 336.3, y Australia, con 311.4.

Pueyo señaló que en México nunca se intentó hacer pruebas y que «la conclusión inmediata es que no tenemos idea de los casos, eso en sí no es tan preocupante. Lo que sí preocupa es que, si no se saben casos, no se tratan. Si no se tratan, la gente muere. pero como no se registran, no tenemos ni idea de las muertes de coronavirus».

(María José Pardo)