Emma Thompson afirma se sintió “medio viva” tras la infidelidad de su exesposo

39

CIUDAD DE MÉXICO 12 DE NOVIEMBRE DE 2022 (AGENCIA MÉXICO).-  Reflexionando sobre su vida, Emma Thompson habló sobre la separación de su exesposo Kenneth Branagh, quien sostuvo una aventura con Helena Bonham Carter durante su matrimonio.

La actriz contó que se encontraba “completamente cegada” con relación a la idea de que Kenneth estaba teniendo una aventura con Helena Bonham Carter.

Thompson, de 63 años, y Branagh, de 61, se conocieron en 1987 durante el rodaje de la serie Fortunes of War, y se casaron dos años después, en 1989.

No obstante, la pareja se divorció en 1995, cuando trascendió que Kenneth se vinculó sentimentalmente con la estrella de 56 años, junto a quien protagonizó la película Mary Shelley’s Frankenstein (1994).

Mientras filmaba la película Sense and Sensibility, el matrimonio de la actriz con Branagh había terminado, pero la noticia de su separación no se había hecho pública.

Mientras el escritor de The New Yorker manifestó que Thompson fue “humillada, en parte por su propia estupidez” tras la aventura de Branagh con Carter, Emma se sinceró y dijo:

“Estaba completamente cegada al hecho de que él tenía relaciones con otras mujeres en el set. Lo que aprendí fue lo fácil que es estar cegada por tu propio deseo de engañarte a ti misma”.

Acto seguido, Thompson describió su bienestar mental en ese momento, y al compararla con platos rotos, añadió: “Estaba medio viva. Cualquier sentido de ser una persona digna o merecedora de amor había desaparecido por completo”.

De la misma manera, la estrella de Love Actually aseguró que fue su coprotagonista de Sense and Sensibility, Greg Wise, fue quien “recogió las piezas y las volvió a armar”.

Y añadió: “He aprendido más de mi segundo matrimonio solo por estar casada. Como dice mi madre, ‘Los primeros veinte años son los más difíciles’”.

Thompson y Wise llevan 27 años juntos. Se casaron en 2003 y tienen dos hijos, Gaia y Tindyebwa Wise, A su vez, Branagh se casó con la directora de arte Lindsay Brunnock en 2003.