Confirman purga de funcionarios ligados a Genaro García Luna

164

Todos los funcionarios en activo de la Administración Pública Federal que realizan «tareas relevantes» y trabajaron con Genaro García Luna, preso en Estados Unidos por delitos de conspiración y tráfico de drogas y falsear declaraciones, deben de ser notificados sobre la «suspensión» de las actividades que realizan actualmente.

De acuerdo con un documento consultado por LA SILLA ROTA, y fechado el 25 de marzo, el secretario de Seguridad Pública y Participación Ciudadana, Alfonso Durazo Montaño, pidió a todo el Gabinete de Seguridad acatar la orden que dio el titular del Ejecutivo el pasado 10 de marzo.

«Me permito transmitir a ustedes la instrucción presidencial girada en el Gabinete de Seguridad –expresada también en la conferencia de prensa del titular del Ejecutivo Federal, el pasado 10 de marzo- en el sentido de suspender a las y los servidores públicos vinculados a Genaro García Luna que aún permanecen en el actual gobierno con tareas relevantes», menciona el documento firmado por Durazo Montaño.

El argumento de la federación para separar de sus cargos los empleados en activo que laboraron con García Luna (sexenios de Carlos Salinas de Gortari, Ernesto Zedillo Ponce de León, Vicente Fox Quesada y Felipe Calderón Hinojosa) es evitar «complicidad» por parte de los funcionarios.

«El objetivo es evitar cualquier relación de complicidad con los anteriores gobiernos, en particular con el gobierno de Felipe Calderón. Esta instrucción es extensiva a todas las entidades y dependencias de la Administración Pública Federal», indica la circular firmada por Durazo y con copia al Presidente Andrés Manuel López Obrador.

El pasado 10 de marzo, el Presidente informó que dio la instrucción de identificar a todos los servidores públicos en activo que trabajaron con García Luna para revisar sus casos para determinar si pueden continuar trabajando.

«Yo di una instrucción que todos los vinculados al caso García Luna se les revisara su situación, se llevara a cabo una evaluación de en qué participaron y evitáramos tener en el gobierno federal servidores públicos con esas características, que no estuvieran con nosotros. Le he pedido al secretario de Seguridad que haga una revisión de quiénes estuvieron y pueden estar con nosotros», dijo en la conferencia de prensa en Palacio Nacional.

El mandatario comentó que se busca evitar que funcionarios en activo tengan vínculos con el crimen organizado, por lo que pidió tener cuidado al momento de detectar los casos para no perjudicar a los empleados.

«Pidió tener cuidado para no cometer ninguna injusticia, sino ver quiénes estuvieron cerca y se presume que fueron cómplices, guardaron silencio o fueron subordinados, para no afectar nuestro gobierno».

Horas después, Alfonso Durazo aseguró que ya se había separado a funcionarios públicos cercanos a Genaro García Luna, uno de los principales promotores de la llamada guerra contra el narcotráfico que inició en septiembre de 2006 el gobierno de Felipe Calderón.

«Recibimos la indicación de revisar el equipo de colaboradores de alto nivel que eventualmente pudieran haber hecho equipo desde tiempos, vamos a decir, históricos con García Luna y que pudieran representar un enclave en las dependencias de seguridad, como ustedes saben son áreas altamente sensibles, y si el exsecretario de Seguridad pública está en el banquillo de los acusados por la justicia norteamericana, nosotros debemos tomar nuestras propias previsiones con el propósito de que ninguna persona vinculada a él forme parte del equipo de trabajo».

El superpolicía de Calderón
Genaro García Luna comenzó su trayectoria a finales de la década de 1980 en el extinto Centro de Investigación y Seguridad Nacional (Cisen) como investigador. Entre 1998 y 2000 fue coordinador general de inteligencia para la prevención de la extinta Policía Federal Preventiva (PFP).

Ese mismo año asumió la dirección general de Planeación y Operación de la extinta Agencia Federal de Investigaciones (AFI), cargo que lo llevaría a ser titular de la AFI.

Durante el sexenio de Felipe Calderón fue titular de la extinta Secretaría de Seguridad Pública (SSP), entre los años de 2006 a 2012.

El 10 de diciembre pasado Genaro García Luna fue detenido en Dallas, Texas, por tres delitos de conspiración para el tráfico de cocaína y uno de declaración falsa a las autoridades estadounidenses.

Es acusado por la Fiscalía de Nueva York de estar ligado al cártel de Sinaloa a través de la protección de sus integrantes gracias a pagos de entre 3 y 5 millones de dólares enviados por Joaquín «El Chapo» Guzmán.

De acuerdo con las investigaciones el gobierno de Estados Unidos, los vínculos que mantuvo con el cártel fueron entre los años 2001 y 2012, durante las administraciones de Vicente Fox y Felipe Calderón.

«García Luna está acusado de aceptar millones de dólares en sobornos del cártel de Sinaloa, de El Chapo Guzmán, mientras controlaba la fuerza de Policía Federal de México y era responsable de garantizar la seguridad pública en México».