Con palos y tubos, vecinos de Cuautitlán se protegen de la inseguridad

10

Cuautitlán Izcalli, Méx.- Ante el incremento de la inseguridad en el pueblo tradicional de La Aurora, vecinos coordinados por sus autoridades auxiliares y una organización civil determinaron conformar grupos de vigilancia vecinal, los cuales realizan rondines en las calles de la localidad por las noches.

Pese a que el gobierno municipal implementa medidas diversas, adquirió nuevo parque vehicular, realiza operativos sorpresa y mantiene una presencia constante en gran parte de la alcaldía, parece no ser suficiente debido a que en La Aurora, no sólo aumentaron los robos a peatones, sino también en comercios, casas y unidades de transporte público lo que motivo a los vecinos y sus autoridades auxiliares a organizarse para combatir la inseguridad.

Alejandro Orozco, quien encabeza la Delegación Municipal de La Aurora, explicó que desde hace más de un mes con sus vecinos, acordaron crear grupos de vigilancia para hacer rondines, recorrer a pie los caminos, calles y avenidas de La Aurora y la comunidad Las Auroritas, por las noches, con el objetivo de reforzar la seguridad “porque últimamente nos ha pegado muy fuerte la delincuencia”, dijo.

Señaló que la participación de la comunidad se refleja en la incorporación de niños, mujeres jóvenes y hombres adultos, quienes con un silbato, palos, tubos, y demás objetos que tienen a su alcance caminan los senderos de la comunidad, en su afán por tratar de inhibir la incidencia delictiva.

Destaco que en los rondines, se ha incorporado Jafet Sainz, presidente nacional de la Alianza de Autotransportistas, Comerciantes y Anexas de México (ACME); quien previamente les entregó impermeables y lámparas para que sean utilizados en sus recorridos.

Al participar en una asamblea comunitaria en La Aurora con población del lugar y sus autoridades auxiliares Jafet Sainz descartó culpar a los policías municipales de la inseguridad, ya que ellos requieren ser incentivados con buenos salarios, equipo actual y suficiente para hacer frente a la delincuencia y de capacitación.

“No es posible que los elementos policiacos enfrenten a la delincuencia en las condiciones que están; por eso son rebasados y a veces ni siquiera son capaces de enfrentar un hecho delictivo”, dijo en la reunión Jafet Sainz.

Destacó que es lamentable que sea la sociedad quien tenga que enfrentar a la delincuencia cuando la Constitución de nuestro país obliga a los gobiernos a garantizar la integridad física de las personas y sus bienes patrimoniales, ellos no lo están haciendo.

El dirigente de la asociación ACME otorgó a los vecinos de La Aurora alarmas vecinales, reflectores y otros insumos necesarios para apoyar a quienes decidieron velar por su seguridad y la de sus familias por iniciativa propia.

El Gobierno municipal informó que en el combate a la delincuencia ya entregaron a la comunidad 80 patrullas nuevas, realizan operativos innovadores, y se coordinan con la policía intermunicipal para aumentar la seguridad de la alcaldía.

Destacando que se entregaron reconocimiento a policías que han destacado por sus acciones, su perseverancia, por la detención de personas por la comisión de delitos de alto impacto y a quienes realizaron actos trascendentes para la sociedad del municipio.

El comisario, Mario Alfredo López Muñoz, tras felicitarlos les pidió que no bajen la guardia ante la delincuencia, “mantengamos el ánimo, nuestras acciones y vocación en alto para restablecer la confianza con la ciudadanía y así tener un Izcalli con más seguridad”, dijo.

El Pueblo de La Aurora se formó en torno la Fábrica de Fibras Duras y Similares de la República Mexicana construida en el año de 1910. Aunque esa compañía fue fundada en 1898 por los industriales ingleses quienes crearon una fábrica de hilados y tejidos de costales de yute (fibras de henequén y maguey).

Los dueños de la empresa La Aurora, construyeron diversas casas en los entornos de la factoría a fin de que los obreros estuvieran cerca de su centro laboral, “se construyeron 225 casas de adobe alrededor de la factoría, siendo una de las primera fábrica que hubo en este rumbo”, se describe en la Biografía Municipal.

La fábrica cerró el primero de abril de 1961, tras la competencia que hicieron otras factorías nuevas que llegaron al Valle de México que procesaban empaques con derivados del petróleo.

En la actualidad ex trabajadores y familiares de ex trabajadores de La Aurora, enfrentan un conflicto por la posesión de predios que a decir de ellos les corresponde por derechos de indemnización al haber pertenecido a la planta laboral de la empresa de yute.