CNDH llama a garantizar higiene y salud en las cárceles

159

La Comisión Nacional de Derechos Humanos (CNDH) pidió al gobierno federal y a los estatales que se garanticen las condiciones de seguridad, higiene y salud de los presos que se encuentran en las cárceles del país.

Y es que, ante la pandemia de covid-19, la CNDH señaló que las deficiencias en la infraestructura de salud de los penales convierten a la población penitenciaria en un grupo mayormente susceptible al contagio y propagación de ese virus.

Las deficiencias en la infraestructura en el sistema de salud que enfrentan, la carencia de personal médico y medicamentos especializados, la alta densidad poblacional de los establecimientos, la sobrepoblación y el hacinamiento en el que conviven las personas, son algunos de los puntos señalados por dicha comisión.

«Al conjuntarse esas deficiencias con factores de riesgo como la ausencia de limpieza, agua potable, materiales desinfectantes, déficit de espacios humanamente habitables y de instalaciones sanitarias suficientes y adecuadas, convierten a la población penitenciaria mayormente susceptible de contagio y propagación de ese virus», detalla la CNDH.

La Organización Mundial de la Salud indicó el pasado 24 de marzo que es fundamental tener en cuenta las prisiones y los centros de detención para inmigrantes en la respuesta de salud pública más amplia para mitigar los posibles brotes de covid-19 en las cárceles y reducir la morbilidad y mortalidad entre las personas en estos espacios y otros lugares de reclusión.

«Esto implica una colaboración estrecha entre los ministerios de salud y de justicia e incluye intervenciones como protocolos para el cribado de entrada, medidas de protección personal, distanciamiento físico, limpieza y desinfección del entorno y restricción de movimiento, incluida la limitación de traslados y acceso de personal no esencial y visitantes», mencionó la OMS en esa ocasión.

Y continuó:

«En el contexto actual, es sumamente importante que los países se esfuercen por elaborar estrategias no privativas de libertad para prevenir el hacinamiento en entornos de reclusión. La gestión de la salud en las cárceles por el ministerio de salud en lugar del ministerio de justicia u otro ministerio afín probablemente facilitará esta tarea».

La CNDH explica que estas personas también tienen derecho a la salud, por lo que hay que reforzar todas las acciones necesarias preventivas, urgentes e inmediatas, con perspectiva de género, enfoque especial y diferenciado a todas las personas privadas de la libertad para garantizar prioritariamente «el derecho a la salud, a la integridad personal, a una vida digna, al suministro de agua suficiente, salubre y aceptable para su consumo e higiene personal, al saneamiento, y a recibir artículos de aseo diarios y de desinfección en los Centros Penitenciarios de la República Mexicana»

Además, incita a los organismos de seguridad a que se facilite mediante la distribución de materiales informativos en vídeo, audio, impresos y/o gráficos accesibles y con los ajustes razonables que permitan a las personas con discapacidad, así como a las personas indígenas y extranjeras que no hablen o comprendan el español acceder a información suficiente sobre el cuidado de su salud y se garantice que las personas privadas de la libertad tengan comunicación permanente vía telefónica con sus familiares en el exterior o por cualquier otro medio o tecnología.

El coronavirus infecta a nuevas personas todos los días, por lo que la CNDH pide que se muestren resultados, pues en caso de que no se actúe a tiempo, vendrían consecuencias, ya que:

«El Estado mexicano tendría que enfrentar y asumir los impactos que se vayan presentando ante las eminentes violaciones a los derechos humanos que enfrentarían dichas personas».