Caro Quintero: último capo activo del clan que formó con Félix Gallardo y Don Neto

108

Casi nueve años después de salir caminando del penal de Puente Grande, Jalisco, Rafael Caro Quintero, fundador del extinto cártel de Guadalajara, volvió a ser detenido por autoridades del gobierno federal.

Con el pelo teñido de negro, jeans de color azul, camisa purpura y una chaqueta con vivos caqui, el mismo tono del uniforme que utilizan los reos en prisión, fue capturado Caro Quintero por elementos de la Secretaría de Marina (Semar).

Caro Quintero, uno de los narcotraficantes, precursores del trasiego y exportación de marihuana, amapola y cocaína en las décadas de los 70´ y 80´, es buscado por el gobierno de Estados Unidos para ser juzgado por una Corte de Distrito Central de California por delitos de “conspiración y extorsión relacionados con el secuestro, tortura y asesinato” del agente Enrique ‘Kiki’ Camarena y del piloto mexicano Alfredo Zavala Avelar.

De acuerdo con información de la Secretaría de la Marina (Semar), Rafael Caro Quintero fue detenido en la comunidad de San Simón, municipio de Choix, Sinaloa, a partir de trabajos de inteligencia realizados en coordinación con el gobierno de Estados Unidos.

Las fuentes consultadas por La Silla Rota comentaron que es requerido por una Corte de Distrito de Estados Unidos, pero también mencionaron que hay investigaciones que se iniciaron en los últimos años en su contra por delitos relacionado con narcotráfico.

El gobierno de ese país ofreció en mayo pasado una recompensa de 20 millones de dólares por información que permitirá dar con su paradero. En México ya fue sentenciado por ambos delitos, sin embargo, a la fecha no ha pagado los daños (monetarios) por las muertes de ambas personas, de acuerdo con el seguimiento que le ha dado La Silla Rota.

¿Quién es Caro Quintero?
Originario de Badiraguato, Sinaloa, Rafael Caro Quintero, es uno de los fundadores del extinto cártel de Guadalajara junto con Miguel Ángel Félix Gallardo, “El Jeje de Jefes”, así como Ernesto Fonseca, “Don Neto”.

El pasado de Caro Quintero lo ha llevado a tener presencia en series de televisión, a través de las cuales se narra su incursión en el crimen organizado al ser elemento de seguridad y aliarse con narcotraficantes de Sinaloa.

Caro Quintero, de acuerdo con los informes de inteligencia del gobierno federal fue uno de los principales productores de marihuana en la década de 80´, a través de acuerdos que realizó con autoridades de los tres de niveles de gobierno de los estados de Sinaloa, Chihuahua y Durango.

El poder que llegó a tener le permitió edificar uno de los plantíos más grandes de américa latina de marihuana en el estado de Chihuahua. El sembradío, ubicado en el municipio de Jiménez fue descubierto por labores de inteligencia de Enrique “Kike” Camarena, agente de la Administración para el Control de Drogas, (DEA por sus siglas en inglés).

El desmantelamiento, en el que participaron elementos del Ejército, originó que Caro Quintero privara de la libertad a Enrique “Kike” Camarena y a Alfredo Zavala Avelar en febrero de 1985. Sus cuerpos fueron encontrados en las mediaciones del rancho La Angostura, municipio de Vista Hermosa, Michoacán.

Tras el crimen Caro Quintero fue capturado en abril de 1985 en Costa Rica junto con Sara Cristina. Fue trasladado a la Ciudad de México, donde fue sentenciado a pasar 40 años de prisión por distintos delitos, entre ellos, narcotráfico, así como el homicidio y secuestro de Enrique “Kike” Camarena y a Alfredo Zavala Avelar.

Tras varios años de litigio salió de prisión fue liberado en agosto de 2013 luego de que el Segundo Tribunal en el estado de Jalisco le concediera un amparo para obtener su libertad al considerar que se cometió un error al juzgarlo por el fuero federal y no por el fuero común.

Autoridades de Estados Unidos solicitaron informes a las autoridades de México sobre el caso y pidieron su detención, al considerar que no se habían cumplido los cargos por la muerte de “Kiki” Camarena”.

Tras su liberación se le relacionó con diferentes actividades del crimen organizado. Incluso, dio una entrevista para deslindarse de las acusaciones en su contra que realizaba el gobierno estadounidense.

Al salir de prisión se le relacionó con actividades de una fracción del cártel, principalmente en el estado de Sonora, donde medios locales informaron sobre su presencia a través de mensajes colocados en calles y avenidas de la entidad.

Después de ser liberado, ha buscado distintos amparos para evitar su extradición. Los recursos han llegado a los Tribunales, quienes le han negado la protección de la justicia en distintas ocasiones.

Al ser detenido, Caro Quintero debe ser presentado ante un juez federal quien le notificará su situación legal. El juez determinará en base a los documentos presentados por el gobierno de Estados Unidos que puede ser extraditado. Sin embargo, el capo tiene la oportunidad de presentar distintos recursos legales que pueden aplazar su entrega.

Hasta el momento, Caro Quintero se encuentra bajo resguardo del Ministerio Público de la Fiscalía General de la República (FGR), quien espera la notificación del juez para conocer del estado legal y determinar si puede ser entregado a las autoridades de Estados Unidos.