Calma en el AICM: medidas extremas, hasta la fase 3 del covid-19

154

Sólo hasta que se emita una alerta sanitaria nivel tres, autoridades del Aeropuerto Internacional de la Ciudad de México (AICM) analizarán la posibilidad de comentar al gobierno federal la implementación de medidas de seguridad más drásticas, como suspender actividades para evitar la propagación del covid-19.

Jorge Alfredo Ochoa Moreno, director General de Servicios de Salud de la Ciudad de México, así como Yareli Pérez Hernández, responsable de la Unidad de Sanidad Internacional del AICM, comentaron que, por el momento, se aplican los protocolos de seguridad necesarios, como verificar cuáles son las personas que presentan síntomas para aislarlas una vez que aterricen los vuelos.

También se cuentan con dos filtros de salubridad, los cuales incluyen detección de personas con temperatura alta a través de cámaras y pistolas termográficas en los pasillos que se encuentran antes de llegar al área de migración.

“La atribución para cerrar vuelos, obviamente no es del Aeropuerto Internacional de la Ciudad de México, es una atribución federal de presidencia. De acuerdo a los lineamientos que da la Secretaría de Salud, solamente que pasáramos a un escenario Tres. Ni siquiera en el escenario Dos estaría justificado. En el escenario Tres se valorará”, comentó Ochoa Moreno.

Durante una conferencia de prensa en el AICM, ambos funcionarios comentaron que un método de contención es mantener comunicación con la tripulación de los vuelos, para identificar los casos, principalmente el de las personas que provienen de 11 países, entre ellos España, Italia y Estados Unidos.

LA SILLA ROTA realizó un recorrido por las terminales 1 y 2 del AICM en la que se observó que los controles de salubridad y las medidas de prevención para evitar contagios por el covid-19, tanto de autoridades, usuarios y personal que labora al interior y exterior de ambas terminales son mínimos.

En la Terminal 2, donde se registra un mayor arribo de vuelos internacionales, sólo algunas personas que trabajan en las taquillas y puntos de revisión de equipaje portan cubrebocas. La misma situación se presenta en el personal de la Policía Federal, así como privado que labora en el lugar.

“Sabemos que nos debemos de poner el cubrebocas, sin embargo, se olvida. Nos recomendaron que lo portáramos, pero hasta el momento no nos han exigido el uso del cubrebocas”, comenta Luis, empleado de Aeroméxico.

En los puestos de comida rápida, así como en los de venta de souvenirs, las personas que atienden los lugares no portan cubrebocas, sólo, en algunos, tienen botellas de gel antibacterial.

“En ocasiones nos ponemos los cubrebocas, pero como estamos en contacto constante con los usuarios, no es cómodo para ellos, ni para nosotros. Además, no da un buen aspecto a los comercios, porque los ahuyenta a los compradores. Aunque algunas personas que vienen y nos solicitan un cubrebocas o que les demos gel, se los damos sin costo”, aseguró Laura, trabajadora en un comercio de venta de alimentos en el segundo piso de la Terminal 2.

En la Terminal 1, la afluencia de personas es mayor a la registrada en la 2. En esta zona, son pocos los usuarios que portan cubrebocas o toman medidas de seguridad para evitar contagios, entre ellas, taparse la boca al estornudar, uso de gel antibacterial, o no acercarse a menos de un metro de las personas.

Muchas personas están a menos de un metro de distancia y hablan de frente. Consumen alimentos en mesas pequeñas, en el piso, o están recostadas en diferentes partes de los pasillos a la espera de vuelos, principalmente vuelos nacionales, los cuales no se han visto afectados.

Las autoridades aeroportuarias aseguran que se implementan las medidas de seguridad necesarias para evitar contagios; sin embargo, las recomendaciones de la Secretaría de Salud son olvidadas por los usuarios y personal que trabaja al interior y exterior de AICM.

Grupo de peruanos piden ayuda para regresar a su país.

Un grupo de 11 personas originarias de Perú que permanecen varadas en la terminal 2 del Aeropuerto Internacional de la Ciudad de México solicitó el apoyo de las autoridades de ese país, así como de México para poder regresar a su país.

El grupo de personas, principalmente mujeres, comentaron que llegaron a la terminal desde el pasado lunes en un vuelo proveniente de la Ciudad de Monterrey.

«Nosotros llegamos de Monterrey, venimos de una conferencia y nos íbamos a quedar cinco días. El día lunes iba a salir nuestro vuelo para regresar a nuestro país; sin embargo, desde el domingo la aerolínea nos canceló el vuelo porque nuestro presidente anunció el cierre de fronteras», comenta Verónica, habitante de Perú.

Las personas comentaron que tenía el vuelo programado con Aeroméxico, aerolínea que no les ha proporcionado ayuda mientras han permanecido en el AICM.

De acuerdo con las personas entrevistadas, son cerca de 50 peruanos los que están varados en territorio nacional a la espera de que les permitan regresar a su hogar.

(María José Pardo)