Cae “El Brayan” en Ecuador, presunto miembro del Cártel de Sinaloa

292

QUITO.- La Policía ecuatoriana informó este martes de la captura en el país andino de un presunto integrante del “Cartel de Sinaloa” y aseguró que el ciudadano es requerido por Estados Unidos.

En un mensaje de Twitter, la institución policial indicó que unidades de investigación capturaron en la capital ecuatoriana, Quito, a Brayan R., “presunto integrante del ‘Cártel de Sinaloa‘”.

De acuerdo con la Policía, el ciudadano detenido es “requerido por la justicia de EU por narcotráfico“.

En su mensaje en la mencionada red social, la Policía añadió que la autoridad competente tramitará la extradición del ciudadano.

Ni la Policía ni el Ministerio de Gobierno han ofrecido más detalles sobre el operativo de captura.

CJNG Y CÁRTEL DE SINALOA OPERAN EN ECUADOR

En octubre pasado, seis bandas rivales se enfrentaron por el control del pabellón del Centro de Privación de Libertad Número 1 en Guayaquil, las cuales responden a los cárteles del narcotráfico mexicanoJalisco Nueva Generación y el de Sinaloa, ambos se disputan el control de corredores y las redes de envío de cocaína por las costas ecuatorianas a Centroamérica, Estados Unidos y Europa.

El diario de Ecuador La Hora entrevistó a un exfuncionario del sistema penitenciario que explicó que las bandas están en constante pelea por el espacio desde afuera de la cárcel para ser dueños de los pasos de droga de los cárteles mexicanos a los que responden.

Los “Choneros”, “Pipos”, “Tiguerones”, “Chone Killers”, “Lagartos” y “Lobos” son las seis bandas que se enfrentaron entre sí y dejaron 116 muertos y 52 heridos, de acuerdo con el Servicio Nacional de Atención Integral a Personas Privadas de Libertad y Adolescentes Infractores (SNAI).

El enfrentamiento más marcado es entre los Lagartos, que responden al Cártel Jalisco Nueva Generación y los Choneros que responden al Cártel de Sinaloa.

Mario Pazmiño, exjefe de Inteligencia del Ejército dijo al diario ecuatoriano que ambas bandas han adoptado formas más sanguinarias en las matanzas porque vienen de “la escuela del narco mexicano“.

Mientras que los Pipos, Tiguerones, Chone Killers y Lobos, podrían ser disidentes de Los Choneros y Los Lagartos y podrían estar ligados a los mismos cárteles o bien tener relación con otros de menor impacto como los Zetasla Familia Michoacana, y el Cártel del Golfo.

Pazmiño apuntó que el alza de las muertes violentas, los ataques con drones y la dotación de armas que tienen los reos al interior de la cárcel es un mensaje de los cárteles al Estado: “El narcotráfico amenaza al Estado y no el Estado al narco”.

Por lo tanto la solución debería estar encaminada a emprender un plan estratégico contra el narcotráfico y tráfico de armas y que la violencia no se traslade a las calles.

Mientras que el exfuncionario del sistema penitenciario aseguró que las bandas conocen todo sobre el sistema penitenciario y mueven la corrupción entre los guías, directores y más, pues de otra forma no hay explicación para que al interior de la cárcel existan motosierras y fusiles.

“Los reos planifican motines simultáneos porque saben que la capacidad de reacción y el número de personal desde el Gobierno para seguridad, es bajo”, resaltó.

¿QUÉ PASÓ EN LA CÁRCEL DE GUAYAQUIL?

Las bandas pelearon por la toma de control del pabellón del penal accionando armas de fuego y detonando explosivos que provocaron la muerte de más de un centenar de presos y dejaron decenas de heridos.

Al llegar al lugar los oficiales encontraron cadáveres con impactos de balas y efectos de granadas; algunas personas resultaron mutiladas.

Este es el tercer motín que ocurre en el año, el primero fue en febrero y dejó 79 muertos, mientras que el segundo fue en julio y dejó 22 muertos.

Por lo que el presidente ecuatoriano, Guillermo Lasso declaró un estado de excepción nacional en todo el sistema carcelario para precautelar los derechos de las personas privadas de la libertad, los guías penitenciarios y los efectivos policiales como atención prioritaria.

Esto significa que el SNAI, las Fuerzas Armadas y la Policía podrán coordinarse para ejecutar acciones y restablecer el orden para prevenir nuevos hechos de violencia en la cárcel.

Además, Lasso admitió que las autoridades aún no han podido retomar el control de la prisión, sin embargo, Bolívar Garzón, el director del SNAI declaró en entrevista para medios internacionales que la policía retomó el control el martes a las 2 de la tarde, pero no ha sido fácil.