Caborca, la tierra donde Rafael Caro Quintero armó su propio cártel

49

HERMOSILLO 16 DE JULIO DE 2022 (LA SILLA ROTA). – La detención de Rafael Caro Quintero, en un operativo de la Marina Armada de México, moverá las piezas del narcotráfico en Sonora, principalmente en el municipio de Caborca, que ha sido azotado por la violencia en los últimos dos años debido a la lucha por la plaza que mantiene el Cártel de Sinaloa y Cártel de Caborca.

De acuerdo con el exvocero de la Fiscalía Anticorrupción en Sonora y politólogo, Salvador Ávila Cortés, las autoridades de seguridad y corporaciones policiacas deberán vigilar de cerca el norte de Sonora, por una ola de violencia que podría registrarse en los próximos días, por el reacomodo y el reclamo de la plaza entre las dos agrupaciones criminales.

El “narco de narcos”, como es conocido, se habría instalado en Caborca, una pequeña localidad ubicada en el desierto de Altar para formar su propia organización criminal, después de que fue liberado gracias a un amparo, en el año 2013.

Cuando todas las personas se refugiaban en casa por la llegada del virus covid-19, los criminales comenzaron a salir. En ese 2020, el municipio de Caborca fue escenario de varios enfrentamientos armados entre dos grupos delictivos, el nuevo cártel de Rafael Caro Quintero y Los Salazar, brazo armado de “Los Chapitos”, hijos de Joaquín “El Chapo Guzmán”, del Cártel de Sinaloa.

El hecho más violento fue el ocurrido la madrugada del 20 de junio del 2020, cuando decenas de sicarios sitiaron Caborca, se pasearon por las calles principales, incendiaron automóviles, tráilers y estaciones de gasolina.

También asesinaron con el tiro de gracia a aproximadamente cuatro personas y “levantaron” a otras diez, a quienes sacaron de sus casas por la fuerza. La jornada violenta duró más de 10 horas, fue una noche de terror, de acuerdo con los testimonios de ciudadanos que se refugiaron en sus casas.

A la mañana siguiente, los cuerpos de las 10 personas privadas de su libertad aparecieron abandonados en plena carretera, en el tramo Caborca-Sonoyta. Seis días después, el 26 de junio, otro tráiler apareció con cuatro cadáveres más, todos tenían las manos y los pies atados.

Desde ese entonces, las balaceras comenzaron a ser frecuentes en este pueblo de 60 mil habitantes. Casas baleadas, poncha llantas en las calles principales, enfrentamientos entre grupos delictivos, pero también de sicarios contra elementos del Ejército y la Guardia Nacional.

Los hechos violentos no solo se han registrado en Caborca, sino también en los municipios aledaños: Altar, Benjamín Hill, Sonoyta, Magdalena. En este último municipio, otra situación similar a la de junio del 2020 se presentó.

Sin embargo, lo de Magdalena ocurrió en 2021, en el mes de julio. En esta localidad se presentó una jornada violenta con seis días de balaceras, ejecuciones, incendios y hasta bloqueos de la carretera internacional, vía que cruza desde el sur de Sonora hasta llegar a la frontera con Estados Unidos.

HOMICIDIOS EN CABORCA SE TRIPLICARON EN DOS AÑOS

De acuerdo con las últimas cifras de la Secretaría de Seguridad y Participación Ciudadana, los homicidios se triplicaron en Caborca en los dos últimos años.

El reporte, consultado por La Silla Rota, indica que en 2019 se abrieron solo 32 carpetas de investigación; para el año siguiente, en 2020, el número se disparó a 129 y en 2021 a 101 casos.

En lo que va de este 2022, los homicidios continúan, y hasta el mes de junio se han contabilizado 74 asesinatos. El mes con mayor incidencia fue en abril, que coincidió con varios enfrentamientos armados.

Además, en cuanto al delito de narcomenudeo, se abrieron desde 2019 a la fecha 983 casos, tan sólo en el municipio de Caborca.

A pesar de que estas cifras oficiales no registran el delito de privación ilegal de la libertad, colectivos de búsqueda llevan registro de un aumento en los “levantones”, en Caborca; incluso, en redes sociales, familiares han publicado videos para que liberen a sus hijos, sobrinos y hermanos.

Sonora se ubica en una zona estratégica para los grupos criminales al vecino de Estados Unidos al norte, Sinaloa al sur, pero también colindante con Chihuahua y Baja California.

Además, especialmente Caborca se ubica en medio del gran desierto de Altar y esta zona del estado, por ser poco poblado, es propicio para los actos delictivos como la siembra y trasiego de drogas, el tráfico de personas y dinero hacia Estados Unidos, así como de armas del vecino país a México.

PODRÍA DESATARSE UNA OLA DE VIOLENCIA EN EL NORTE DE SONORA

En entrevista con La Silla Rota, el exvocero de la Fiscalía Anticorrupción de Sonora y politólogo, Salvador Ávila, explicó que con la detención de Rafael Caro Quintero podría desatarse una ola de violencia, algo que comúnmente sucede con el arresto de un líder de alto calado.

Esto, debido a la reorganización que se daría en la propia agrupación criminal, pero también porque los grupos rivales aprovechan este tipo de detenciones para reclamar territorio.

“Pasará lo que suele suceder en el reajuste y reacomodo de liderazgo, eso podemos esperar de forma interna, habrá que estar al pendiente y con mucha precaución de que no se presente una onda expansiva, son las oportunidades de ponerse a reorganizar en estas agrupaciones, de mantenerse, de enfrentamientos, con las consecuencias que ya sabemos cuales son”, manifestó.

En este sentido, Salvador Ávila Cortés lanzó un llamado a las autoridades de los tres niveles de gobierno, para poner los ojos en el norte de Sonora y prevenir la ola de violencia que podría avecinarse.

“Como ya sabemos cómo reaccionan estos reacomodos, es importante que las autoridades busquen prever y anticiparse a lo que posiblemente ya esté sucediendo en esta zona de Sonora”, agregó.

Ávila Cortés recordó que Rafael Caro Quintero forma parte de la historia de la violencia en México, ya que fue uno de los principales narcotraficantes que comenzaron a hacer tratos directamente con Colombia, con la formación de agrupaciones locales, como el Cártel de Guadalajara.

“Con la formación de grupos locales, uno de los primeros que empieza a surgir es el personaje que nos ocupa, empieza a crecer a formar alianzas, con Colombia y se empieza a fortalecer este comercio y Sonora somos el gran paso y un lugar en el noroeste de siembra y paso”, dijo.

El exvocero de la FAS agregó que Caro Quintero es un personaje de la historia nacional que ha creado una subcultura, la del “narco”, con consecuencias para México, Estados Unidos y toda Latinoamérica.

“Estamos hablando de una persona que forma parte de esta triste historia nacional que ha creado una cultura, una subcultura y ha tenido consecuencias muy lamentables para México y su relación con Estados Unidos, y para América latina.