Banco del Bienestar, sin recursos para equipar CIB

25

Los recursos destinados para la construcción y equipamiento de las sedes del Banco del Bienestar no son etiquetados en el Presupuesto de Egresos de la Federación, desde el anuncio de su creación en 2019, sino que se asignan a la Secretaría de la Defensa Nacional (Sedena), para que los administre de manera directa.

Esta situación ha desencadenado, de acuerdo con expertos y legisladores, que el intento por equipar los Centros Integradores del Bienestar con cajeros automáticos –como lo prometió el presidente Andrés Manuel López Obrador– sea a través de contratos con la iniciativa privada y, más claramente, con empresarios señalados de irregularidades.

Este fin de semana, la revista Proceso publicó un reportaje en el que relata el intento de hacer operar los cajeros automáticos, donde la gente cobraría los apoyos de los programas sociales, a través de la contratación a la empresa VivColmex, del empresario Alejandro del Valle, asociado con el empresario tabasqueño Carlos Cabal Peniche. Este asunto, la revista lo describe como «una semiprivatización de la operación de los programas sociales».

Patricia Terrazas (PAN), presidenta de la Comisión de Hacienda en la Cámara de Diputados, afirmó que el Congreso sí asigna recursos para el Banco del Bienestar, pero a través de la Sedena, que los opera, a su vez, a través del Banjército, para la construcción y equipamiento de estos Centros Integradores del Bienestar. «Pero eso no incluye la compra de los cajeros automáticos», precisó a La Silla Rota.

La diputada panista explicó que el presupuesto 2020 fue la primera ocasión en que se asignaron estos recursos –5 mil millones de pesos en ese momento–, y se firmó un convenio con la Sedena para construir 2 mil 700 sucursales.

Se supone que en eso se invirtió el dinero. Después se hizo una ampliación presupuestal para construir mil 300 sucursales más. A la fecha, según la cuenta concentradora de recursos para el Banco del Bienestar que tiene Banjército, con corte al 31 de marzo de 2021, están pendientes de ejercerse, 7 mil 302 millones

De acuerdo con el reportaje publicado en Proceso, en el intento de equipar los CIB con cajeros automáticos, a través de VivColmex, estuvo involucrado Gabriel Hernández, ex coordinador de los Programas de Desarrollo de la Oficina de la Presidencia, quien dijo que, para finales de noviembre de 2019, ya habría 11 mil CIB completamente equipados.

Hace un año, en entrevista con La Silla Rota, Hernández afirmó que no tenía ningún vínculo con el empresario Cabal Peniche y que Alejandro del Valle no representaba sus intereses dentro del contrato que se firmó para equipar los CIB.

«Si alguien contrató a personas vinculadas al exbanquero Carlos Cabal Peniche dentro del proyecto del Banco del Bienestar, fue la Secretaría de Hacienda vía la Oficialía Mayor», aseguró. La funcionaria a cargo era Thalía Lagunes.

Fue el columnista de El Financiero, Darío Celis, quien reveló que la empresa de Alejandro del Valle, VivColmex, había sido contratada para la adquisición de los cajeros automáticos. Tras dichas ventilaciones, la Sedena asumió la compra de los cajeros y, tras una licitación, se anunció que la firma China GRG Hong Kong México sería la proveedora.

«HAY INCONGRUENCIAS»
Mario Di Constanzo, experto en temas financieros y actual asesor de la bancada del PRD en la Cámara de Diputados, reiteró que la construcción y equipamiento de las sucursales del Banco del Bienestar se han llevado de manera desaseada.

«En abril, el secretario de la Defensa comentó –en el Senado– que, de las mil sucursales que tenía previsto concluir en 2020, únicamente se construyeron 664; es decir, quedaban pendientes poco menos de 336.

El presidente López Obrador señaló que el costo de cada sucursal era de 2.2 millones, pero el secretario (Luis Cresencio) Sandoval reportó que, en términos reales, costó 5.5 millones, más del doble. Y es sólo la construcción, sin incluir los cajeros ni mobiliario

Respecto al anuncio de la licitación de una empresa china sobre dichos cajeros, Di Constanzo contextualizó que los cajeros se solicitaron para que fueran entregados en un promedio de 100 días, «cuando aún no tienen las sucursales terminadas», dijo.

Otra condición de la licitación es que los proveedores tienen la obligación de almacenarlos hasta que se les soliciten, entonces tienen 2 mil 700 cajeros automáticos que no saben cuándo van a colocar, porque depende de cada sucursal, ese es otro misterio

Agregó que, según su planeación presupuestal de egresos 2020 y 2021, la Sedena no contempló la edificación de las sucursales como proyecto de inversión pues solo registró como prioridad el proyecto del Aeropuerto de Santa Lucía.

Y el Banco del Bienestar no está reportando ningún gasto en inversión física, por eso la construcción de las sucursales en el Presupuesto de Egresos de la Federación está, digamos, desaparecida. Esto está muy confuso

La diputada Patricia Terrazas consideró que los retrasos en el proyecto se deben a que se otorgaron a la Sedena funciones que no le corresponden; y que el asunto de una privatización «sería difícil realizar, porque el presidente quiere tener el control del manejo de sus recursos, por eso veo difícil que otorgue esas concesiones, en caso de que así fuera».

LAS PROMESAS SOBRE LOS CIB
En 2019, el presidente Andrés Manuel López Obrador autorizó la creación del Banco del Bienestar (antes Bansefi) con sucursales en los pueblos más apartados, bajo el perfil de una empresa pública que utilizaría servicios públicos de internet con infraestructura de la Comisión Federal de Electricidad.

«En esos pueblos llegan remesas, calculamos más de 10 mil centros a los que va a llegar el internet de acuerdo con los primeros estudios». Y dijo que el objetivo del banco «impulsará la competencia para que bajen las comisiones por envíos desde Estados Unidos».

Después, cambió el eje del discurso y dijo que el principal objetivo del banco era la dispersión de fondos de los beneficiarios de programas sociales, porque realizan traslados de dos a tres horas para llegar, desde su comunidad, al banco más cercano.

En la conferencia del 22 de febrero de este año, anunció que en junio se inaugurarían mil sucursales «en los pueblos más apartados, mil sucursales con cajas fuertes, con sistemas de internet, automatizados y modernos».

En su último reporte la Secretaría de Hacienda reportó que el Banco del Bienestar, al 31 de marzo de 2021, en el rubro de captación tuvo un «incremento de 9 mil 947 millones de pesos (49%), con respecto al mismo periodo del año anterior, se origina principalmente por un mayor importe en los depósitos de exigibilidad inmediata provenientes de programas sociales, así como por un incremento en los depósitos a plazo».