Anomalías en aeropuerto de AMLO, a un mes de su inauguración

68

La Auditoría Superior de la Federación (ASF) en su revisión a la Cuenta Pública de 2020 detectó deficiencias en el Aeropuerto Internacional Felipe Ángeles (AIFA), la refinería de Dos Bocas y el Tren Maya.

Tras 15 auditorías financieras y de desempeño, el organismo detectó sobrecostos y retrasos en la ejecución de los trabajos de las obras prioritarias del Gobierno federal.

En el caso del Aeropuerto de Santa Lucía, que está a un mes de que entre en operación, la ASF realizó nueve auditorías con una muestra de 17 mil millones de pesos, de los 18 mil 444 millones ejercidos en 2020, esto es una revisión del 92.2 por ciento.

Para ello, el órgano fiscalizador rastreó 215 contratos de adquisiciones, arrendamientos y servicios.

Entre las anomalías encontradas está la adjudicación de contratos con costos mayores para la edificación de la Torre de Control, respecto de los mismos trabajos realizados en la terminal de pasajeros, además de pagos sin comprobación documental y contratos que incumplen requisitos solicitados por la Entidad Mexicana de Acreditación.

“En almacenes y talleres de proveedores existe material sobrante y de desperdicio que fue donado por el Grupo Aeroportuario de la Ciudad de México sin que a la fecha se acredite su uso y destino”, indicó la ASF en el Informe General Ejecutivo.

Esta donación de materiales tiene un valor de 6 mil millones de pesos, pero están sin acreditar y fueron registrados a “costo cero”.

La Auditoría también detectó que la Sedena aportó recursos del Fideicomiso Público de Administración y Pago de Equipo Militar, de los cuales se reportaron 20 mil 243 millones de egresos y se presentaron 19 mil 204 millones de ingresos.

Entre las obras revisadas también están la construcción del estacionamiento y las interconexiones viales.

GASTOS EN EL AIFA
Hasta finales del año pasado, se sabía que la Sedena llevaba más de 11 mil millones de pesos gastados en mano de obra para la construcción del nuevo Aeropuerto Internacional Felipe Ángeles, que será inaugurado este marzo.

Con base en diversas solicitudes de información realizadas por La Silla Rota, este medio ha dado seguimiento al tema desde 2019, cuando la Sedena comenzó a emplear a miles de trabajadores para esta obra, una de las más emblemáticas para la 4T, tras la cancelación del proyecto del Nuevo Aeropuerto Internacional de México (NAIM), en Texcoco y, al mismo tiempo, una de las obras más cuestionadas por haber sido asignada al Ejército.

imagen placeholder
Con base en el recuento que, llevado La Silla Rota, el Ejército ha dado empleo, desde octubre de 2019, a un total de 114 mil 320 personas que, en conjunto, equivalen a la plancha del Zócalo casi llena.

A detalle, en 2019, la Sedena contrató a 4 mil 278 personas para la construcción del AIFA. En 2020, a 58 mil 564; y en 2021, de enero a agosto, contrató otros 51 mil 478 trabajadores.

Por lo que, la Sedena reportó que, de octubre de 2019 a agosto de 2021, gastó en mano de obra un total de 8 millones 957 mil 848 pesos.