Ana es acosada por sus vecinos desde hace 12 años, autoridades la ignoran

68

MÉRIDA. – Desde el 2010, Ana empezó a ser acosada por una familia que vive en un terreno irregular, propiedad de la CFE y que colinda con su casa, ubicada en la colonia Emiliano Zapata Oriente en Mérida. La sometieron a todas las violencias, incluido el abuso sexual. En esta última ocasión rompieron la ventana de su auto. La agresión fue captada por las cámaras de vigilancia.

Los ataques iniciaron porque pidió ayuda a las autoridades correspondientes para que los desalojaran del predio, ya que en alguna ocasión también quisieron invadir su casa. Acudió a la CFE, Ayuntamiento de Mérida, Procuraduría General de la República, Fiscalía General del Estado (FGE) y Gobierno del Estado. Nadie le hizo caso.

“A mi no me importa que invadan, pero si son delincuentes que te agredan si me importa. Es culpa de la FGE, de la CFE, del Gobierno del Estado y si me pasa algo, es culpa de todas estas instituciones”, relató.

“Hace algunos años del monte salió una persona drogada, yo barría porque arreglaron el techo adelante, y esta persona me atacó por detrás y me jaló para abusar de mí, me besó por todo el cuerpo. Todas las madrugadas quiero vomitar. La persona que arregló el techo le dió su golpe y llamó la policía, este hombre estuvo en la cárcel por abuso sexual”, recordó Ana.

ANA FUE IGNORADA POR LAS AUTORIDADES

En el 2010, Ana se acercó a la CFE para exponer la invasión de la servidumbre legal de paso de las líneas de transmisión. La ignoraron, y en el 211, envió un nuevo oficio en donde mencionó que el señor Marco Tulio, dueño de una taquería, instaló un estacionamiento y un depósito de basura. Además, como si fuera el dueño vendió el predio a sus agresores.

 

En el 2012, el Órgano Interno de Control de la CFE, le informó que Marco Tulio aceptaba la invasión del predio de la CFE, y confirmó que lo utilizó para hacer un estacionamiento personal y un contenedor de basura.

A la administración en turno del Ayuntamiento de Mérida, a cargo de la exalcaldesa del PRI, Angélica Araujo Lara le pidió que limpien el terreno y construyan el área verde que estaba proyectada en el plano original del fraccionamiento. De nuevo no hubo respuesta.

En el 2013, se acercó a la administración del alcalde, Renán Barrera Concha. En aquella ocasión sí clausuraron el predio, pero el personal de Desarrollo Urbano Municipal la señaló como la quejosa. Se convirtió en blanco de más agresiones.

 

ES ARRESTADA POR QUEJARSE CONSTANTEMENTE

En el 2016, el comandante Contreras, Rodolfo y Marcial -elementos de la Secretaría de Seguridad Pública (SSP)- ingresaron a su domicilio y robaron sus pertenencias. Primero arrestaron a su hijo Manuel, le dijeron que eran excesivas las llamadas al 911.Posteriormente, Ana fue arrestada.

Los hechos ocurrieron luego de que Manuel llamó para pedir ayuda, pues Ana estaba siendo agredida en la calle. Y el oficial que supuestamente iba a auxiliarla, la arrestó. Ambos permanecieron incomunicados más de 48 horas.

“Resulta que mi hijo estaba en la casa y los policías entraron a la casa, se robaron el carro y todo lo de la casa. Arrestan a mi hijo, luego a mí y nos dejaron incomunicados. Logramos salir porque mi hija empezó a buscarnos. Empezaron a exigir que aparezcamos. Nos dejaron salir y pusimos la demanda en FGE y Derechos Humanos, pero no hay justicia”, dijo con decepción.

Ana quiere justicia y que las autoridades hagan su trabajo. Tiene miedo por su vida y la de su familia.

 

El nombre de Ana y su hijo fue modificado, ya que teme vivir más represalias.