Alquiler de vientres, a debate legislativo

97

El mercado de vientres de alquiler en México necesita combatirse mediante un análisis del marco jurídico de los derechos reproductivos de las mujeres, advirtió Alicia Miyares, investigadora de la Universidad Nacional de Educación a Distancia de Oviedo, España.

En el marco de la ponencia “Vientres de Alquiler: mentiras y verdades sobre esta práctica”, la investigadora dijo que “ya sea por razones comerciales o altruistas, se debe legislar para terminar con esta práctica del alquiler de vientres”.

Recordó que la falta de regulación “es una problemática moral que debe terminar, porque la pobreza y las necesidades económicas de quienes rentan sus cuerpos no pueden servirnos de escusas para plantearnos la necesidad de una legislación que atienda esta situación”.

En el marco de la inauguración del foro “Gestación subrogada. Vientres de alquiler, las otras voces”, el vicepresidente de la Mesa Directiva del Senado, José Narro Céspedes, reconoció la falta de un marco internacional específico que permita abordar conceptos jurídicos básicos acerca de esta práctica.

Narro Céspedes indicó que se debe establecer una diferencia entre la gestación subrogada y los vientres de alquiler, pero antes de pensar en regular se deben conocer a fondo las circunstancias que rodean los fenómenos, “porque no se puede reglamentar con eficacia algo que no se conoce bien”.

Por lo que señaló que el Foro busca analizar y encontrar formas jurídicas que eviten que la gestación subrogada “sea una nueva forma de explotación de mujeres, que son a quienes tenemos que proteger de estas nuevas formas de violencia ocasionadas por la pobreza”.

EXPLOTACIÓN CON FINES DE REPRODUCCIÓN
Para el abogado Marcelo Bartolino, México se está convirtiendo en uno de los países para explotar mujeres con fines de reproducción porque la actividad se restringió en la India y Tailandia donde las autoridades cerraron la actividad para proteger a sus mujeres y niños luego de varios casos de abuso como los que están ocurriendo en nuestro país.

“Es un efecto cucaracha, cuando se restringe o se persigue en un país se migra a otros países y a México por lo menos 800 parejas de españoles están viniendo anualmente a buscar un bebé”, dice.

SE ANUNCIAN POR INTERNET
“Yo también quiero ayudar a crear familias”, “Que requisitos debo cubrir”, “Necesito información, mi sueño es ayudar”, son cientos de mensajes que la gente tanto hombres como mujeres escriben por Facebook a las páginas de agencias que promueven la maternidad subrogada.

En la red hay varias agencias en Tabasco y Cancún que ofrecen en dólares un vientre alquilado, la mayoría en inglés y dirigidas principalmente a extranjeros donde exponen diferentes precios y paquetes para heterosexuales en pareja, solteros y parejas del mismo sexo.

TE PUEDE INTERESAR
LSR-placeholder
Las diferencias entre maternidad subrogada y los vientres de alquiler

Las agencias presumen reducir costos en un 80% comparado con otros países, además de que garantizan que en Tabasco el asunto es completamente legal.

Describen a la madre gestante como aquella mujer que en un acuerdo altruista, de buena voluntad, decide apoyar a una pareja que necesita un útero sano para poder lograr un embarazo.

La selección de las candidatas es muy rigurosa, dicen. Son mujeres de entre 18 y 35 años, todas cuentan con un expediente médico que prueba que su sistema reproductivo está completamente sano, con un perfil psicológico y social equilibrado, señalan.

Les dicen a los contratantes que también se estudian los hábitos de nutrición y de vida: que no fume, tome alcohol ni se drogue.

La oferta y demanda de la actividad va a la alza, las agencias tienen lista de espera, dice Michel Velarde, tanto de padres que quieren alquilar un vientre como de mujeres que quieren alquilarse y que ven en el embarazo una salida a sus problemas económicos “sin pensar que incluso el uso de tantas hormonas para lograr un embarazo puede ocasionarles cáncer en un futuro, tampoco piensan que pueden perder al bebé sin que nadie las proteja o que sus hijos pueden enfermar en el proceso sin que nadie los auxilie. Un paraíso no es para nadie más que para los dueños”, dice.

Qué dice la ley

En México la maternidad subrogada sólo está permitida en Tabasco, tras la aprobación de su Código Civil en 1997. En el Distrito Federal la Ley de Maternidad Subrogada fue aprobada en noviembre de 2010, pero no es vigente, porque no ha sido publicada en la Gaceta Oficial.

¿MATERNIDAD SUBROGADA O VIENTRES DE ALQUILER?
Ambos términos han sido utilizado para referirse a esta práctica, no obstante, sus implicaciones son diferentes, ya que usar uno u otro, representa cada una de las posturas dentro del feminismo.

Por un lado la subrogación, maternidad subrogada, gestación sustituta y gestación para otros, son términos empleados para referirse a esta práctica desde la regulación, es decir, para separar la maternidad de la gestación, donde las mujeres funcionan como terceras para sustituir la capacidad reproductiva. El uso de estos conceptos involucra aceptar el procedimiento.

Por otro lado, vientres de alquiler y explotación reproductiva señalan la práctica como una forma de cosificar los cuerpos de las mujeres, pues se enfatiza en que es algo por lo que se puede pagar. Estas expresiones no lo consideran una técnica de reproducción asistida y representan una postura en contra del mismo, pues vulnera la autonomía de las mujeres.

A su vez, existen expresiones que definen la práctica como una industria, Eleane Proo habla desde la definición de Lydia Cacho:

“La maternidad subrogada se ha convertido en una industria que provee de niñas y niños a parejas y personas de países desarrollados utilizando los cuerpos de mujeres en países en desarrollo; que enriquece a sus intermediarios”