¿Aeroméxico litiga contra el AIFA? Esto sabemos

62

El decreto publicado hace un mes por el gobierno federal para disminuir las salidas y llegadas en el Aeropuerto Internacional de la Ciudad de México (AICM) de 61 a 51 por hora con el objetivo de reducir la saturación del puerto aéreo y así trasladar más vuelos al Aeropuerto Internacional Felipe Ángeles (AIFA) fue impugnada por Aeroméxico ante un juez.

De acuerdo con Reforma, el Juez Tercero de Distrito Especializado en Competencia Económica, Ramón Lozano Bernal admitió el lunes pasado la demanda de amparo de la aerolínea, que si bien no pidió suspender el nuevo tope a las operaciones mientras se desarrolla el proceso, sí podría lograr que las medidas no le sean aplicables si obtiene la sentencia favorable.

Además, Aeroméxico también impugnó la Declaratoria de Saturación de las dos terminales del AICM, publicada por la Agencia Federal de Aviación Civil (AFAC) el 3 de marzo, 18 días antes de la inauguración del AIFA.

En 2013, Servicios a la Navegación en el Espacio Aéreo Mexicano (SENEAM) determinó un tope de 61 operaciones por hora para garantizar la operación segura y eficiente del AICM, sin embargo, un nuevo dictamen fechado el pasado 29 abril, estableció que en condiciones óptimas, el máximo de operaciones por hora debe ser de 25 llegadas y 24 salidas, una reducción del 20 por ciento.

El proceso de impugnación tomará varios meses, su desenlace también podría forzar a Servicios a la Navegación en el Espacio Aéreo Mexicano (SENEAM) a realizar un nuevo su dictamen de capacidad del AICM.

Desde la apertura de la terminal aérea en Santa Lucia el pasado 21 de marzo, el gobierno federal ha presionado para llevar más vuelos a la nueva terminal aérea.

EL DECRETAZO
El pasado 2 de mayo, el gobierno federal anunció que habría una reducción de vuelos en el AICM a fin de mejorar la saturación que vive la terminal aérea.

El subsecretario de Transportes de la Secretaría de Infraestructura, Comunicaciones y Transportes (SICT), Rogelio Jiménez Pons, señaló que esta modificación busca eliminar 11 operaciones por hora y estas enviarlas al AIFA.

“Es un decreto que nos va a permitir mejores condiciones de operatividad. Calculo que estamos hablando de entre 48 a 50 vuelos por hora”, señaló Jiménez.

Asimismo las autoridades señalaron que se planea reducir en un principio 20 por ciento de las operaciones del AICM, sin embargo se buscará reducir hasta un 30 por ciento las operaciones.

En la actualidad el aeropuerto Benito Juárez está facultado para realizar 61 operaciones por hora dentro de las cuales 58 de ellas son de aerolíneas comerciales y las otras tres de vuelos gubernamentales.

A partir de este mandato, de forma paulatina, los vuelos chárter y de carga tendrán que abandonar el AICM, por lo tanto el actual gobierno ha propuesto que dichas operaciones se lleven hacia los puertos aéreos de Santa Lucía y Toluca en donde hay poca actividad y la infraestructura suficiente para realizar estas acciones.

En torno a esto, Jiménez Pons ya anunció que Viva Aerobús, Volaris y Aeroméxico ya fueron notificadas sobre el decreto.

El subsecretario explicó que el gobierno trabaja en paquetes de incentivos para poder así trasladar dichas operaciones al AIFA, sin embargo ha encontrado diversas restricciones con el Servicio de Administración Tributaria (SAT) y con Hacienda con quienes aún negocia apoyo fiscal como descuentos en los costos aeroportuarios en donde va incluido el suministro de turbosina.

Por lo tanto, el plan de la actual administración es que a finales de este año, el recién inaugurado aeropuerto haya recibido a 2.6 millones de pasajeros, lo cual se une a que el subsecretario de Transportes comentó que estos traspasos de operaciones no se harán a la “fuerza”, sin embargo dicho decreto hará que las líneas aéreas reduzcan sus itinerarios y busquen otras opciones en el centro del país.

INCIDENTE ENTRE AVIONES EN EL AICM
El pasado 7 de mayo, dos aviones de Volaris estuvieron cerca de colisionar en la pista del AICM ya que el controlador aéreo permitió al vuelo de Volaris VOI 799, procedente de Mazatlán, aterrizar al tiempo que otra aeronave se encontraba en pista con la autorización de despegar.

El avión tuvo que emprender el vuelo nuevamente y desde entonces ha habido un cruce de señalamientos entre el Sindicato Nacional de Controladores de Tránsito Aéreo (Sinacta) y Servicios a la Navegación en el Espacio Aéreo Mexicano (Seneam) por la responsabilidad de este incidente, lo que derivo en salida de Víctor Hernández, director de este organismo.

Previo al incidente entre los aviones de Volaris, la Federación Internacional de Pilotos de las Aerolíneas (IFALPA) había lanzado una alerta por incidentes durante el aterrizaje de vuelos en el AICM.

Además de que recordó que desde 2014, este aeropuerto había sido declarado con exceso de capacidad.

La organización también informó sobre el reporte de los pilotos internacionales, en el cual explicaban que habían tenido que aterrizar bajos de combustible por esperas no planificadas, desvíos por exceso de retrasos y alertas significativas en el aire y de proximidad de suelo.