Abandona embajadora mexicana suelo boliviano

157

CIUDAD DE MÉXICO 31 DE DICIEMBRE DE 2019 (LA SILLA ROTA).-Tras varios días de tensión que terminaron en su expulsión, la embajadora de México en Bolivia, María Teresa Mercado, dejó suelo boliviano este martes en un vuelo comercial.

De acuerdo a información de medios locales, Mercado partió de Bolivia cerca de las 8:00 horas de esta mañana.

«A las 07:50 la embajadora de #México, María Teresa Mercado, abandonó #Bolivia en un vuelo comercial desde el aeropuerto de #ElAlto, después de que el Gobierno declarara persona no grata a la diplomática y a otros pares de #España», informó la Agencia de Noticias ANBOLIVIA.

En entrevista con Bolivisión, el comandante nacional de la Policía de Bolivia, Antonio Montero, reportó que la diplomática mexicana abandonó el país desde el aeropuerto de El Alto.

«La embajadora está abandonando el país, ella sola, seguramente tiene disposiciones de su gobierno. Los carros diplomáticos la han acompañado, no ha habido ningún incidente, todo con normalidad», detalló el comandante.

MÉXICO, ABIERTO A DIÁLOGO CON BOLIVIA: SUBSECRETARIO

El Gobierno de México mantiene la «comunicación necesaria» con el de Bolivia, pero no ha existido diálogo con ellos en medio de la crisis diplomática que viven los dos países, declaró el subsecretario de Relaciones Exteriores para América Latina y el Caribe, Maximiliano Reyes Zúñiga.

«Hay comunicación, pero el diálogo se dará el día que nos sentemos a platicar», dijo el funcionario en declaraciones citadas por el periódico mexicano El Universal.

Señaló que, no obstante, México tiene «la mano tendida» por si el Gobierno boliviano, encabezado por la presidenta interina Jeanine Áñez, tiene la intención de dialogar.

De acuerdo con Reyes Zúñiga, la comunicación existe para lo estrictamente necesario, pero reiteró que tener un diálogo ha sido complicado debido a la tensión de relaciones que existe entre ambos países.

Dijo que hace días invitó a la ministra de Relaciones Exteriores boliviana, Karen Longaric, a sentarse a dialogar pero ella dijo que solo ocurriría el diálogo si se diera con el canciller Marcelo Ebrard.

«El problema es que en la respuesta a nuestra invitación (al diálogo) corren insultos al presidente (Andrés Manuel) López Obrador», lamentó y recordó que además se dio lo de la expulsión de la embajadora mexicana y que el asedio policial a la embajada se mantiene «dialogar así es complicado», reconoció.

Señaló que aunque hay disposición a dialogar, esta debe ser de ambas partes, pero lo que han recibido han sido agresiones «y no sólo a nosotros sino a otros países».

Indicó que previo a esta problemática, las relaciones entre México y Bolivia eran buenas, pues incluso ya se trabajaba en eliminar la visa para turistas bolivianos a México y para un vuelo directo entre naciones.

«En la agenda bilateral se han puesto estos temas de conflicto y no se avanzan en otros», lamentó.

El funcionario reiteró que el asilo político que han dado a los bolivianos en la embajada, el cual fue la raíz de esta crisis, seguirá, así como la intención de llevar el caso a la Corte Internacional de Justicia y destacó que la embajada seguirá mexicana en Bolivia seguirá trabajando con normalidad.

Jeanine Áñez, presidente interina de Bolivia, declaró este lunes personas no gratas a la embajadora de México, María Teresa Mercado, y a los diplomáticos españoles Cristina Borreguero y Álvaro Fernández, junto a un grupo de funcionarios a quienes les dio 72 horas para dejar el país tras el incidente ocurrido la semana pasada.

México había denunciado el hostigamiento de fuerzas de seguridad a sus sedes diplomáticas en el país suramericano, ya que desde el pasado 23 de diciembre aparecieron fuera de las instalaciones alrededor de 90 agentes de Policía y Ejército.

El pasado 15 de noviembre México recibió a varios solicitantes de asilo en su embajada y en la residencia del embajador en La Paz.

La semana pasada, el Gobierno mexicano detalló que solicitaría medidas cautelares a la Corte Internacional de Justicia (CIJ) de las Naciones Unidas para que cesara en cuanto antes el asedio a las instalaciones diplomáticas de México en La Paz.