Titular de CNDH desea éxito a Rosario Piedra; “su reto es continuar la autonomía”, dice

209

Luis Raúl González Pérez comentó que se va del organismo con la conciencia tranquila y recordó que la situación en derechos humanos es complicada.

En su último día como presidente de la Comisión Nacional de los Derechos Humanos (CNDH), Luis Raúl González deseó éxito a la próxima titular Rosario Piedra Ibarra, de quien dijo encontrará muchos retos, entre ellos, el de continuar con la autonomía del organismo.

“Yo no prejuzgo, quiero ser optimista y le deseo el mejor de los éxitos. El principal reto es ejercer y defender la autonomía y la independencia. Jorge Carpizo, cuando inicia la comisión nacional, no tenía normativamente ni constitucionalmente, la autonomía la ejerció en los hechos, por eso es el gran reto, yo no prejuzgo deseo y quiero que continúe el ejercicio de esa autonomía e independencia”, determinó.

Al presentar la Memoria de Gestión de la CNDH, el todavía ombudsperson enumeró casos pendientes por resolver como el operativo en Culiacán, la desaparición de 43 estudiantes de Iguala y las agresiones a la familia LeBarón, así como las consultas a pueblos originarios por megaproyectos.

Luego de las incornformidades por el nombramiento de Piedra Ibarra y su militancia en Morena, González Pérez comentó que el trabajo por el respeto de los derechos fundamentales no debe conocer de ideologías o filiaciones políticas.

“El contexto actual que atraviesa el país demanda que nos centremos en el trabajo a favor de la dignidad humana, de los derechos que son inherentes a la misma, así como porque las víctimas encuentren la verdad, la justicia y la reparación que les corresponde”, expresó.

Agregó que defender los derechos humanos no es denostar o pretender debilitar instituciones o autoridades, “por el contrario, lo que se busca es fortalecerlas al pugnar porque las leyes se respeten y se apliquen”.

“Más que profundizar o pretender crear divisiones ideológicas, nuestro país requiere unidad y trabajo conjunto por la legalidad”, afirmó.

En entrevista, el aún ombudsperson se dijo optimista de que las víctimas sean defendidas por la CNDH como se requiere, pero advirtió que el mayor reto para Piedra Ibarra será mantener la autonomía.

Aseveró que se va de la CNDH con la conciencia tranquila y comentó que la situación en materia de derechos humanos es complicada, pues tan sólo en tortura se han triplicado las quejas presentadas en el actual gobierno.