Acusaciones e insultos en el Debate

374

Por: José Enrique García Sánchez

TIJUANA BC 20 DE MAYO DE 2018 (AFN).- Luego de 120 minutos, los cuatro candidatos presidenciales cumplieron finalmente su cita con el segundo debate presidencial en esta ciudad y protagonizaron un encuentro donde los aspirantes punteros, Andrés Manuel López Obrador y Ricardo Anaya Cortés, acapararon la atención entre acusaciones mutuas de cínico, hipócrita y farsante, a las que el candidato priista, José Antonio Meade, se sumó.

Ante casi cuatro millones de mexicanos que atestiguaron la jornada tan solo en redes sociales, según el Instituto Nacional Electoral, López Obrador se convirtió en el blanco de sus tres adversarios, y como en el primer debate, el panista destinó gran parte de su tiempo a cuestionar al puntero, hasta generar un momento de tensión cuando este reclamó al primero que sus hijos hayan estudiado en España.

Anaya reaccionó contra Meade y López Obrador por un par de menciones sobre la estancia de su familia en Atlanta, y dijo que hay una cosa que es peor que los engaños y es la hipocresía. “Lo que no dice José Antonio Meade, es que él se fue a estudiar a Estados Unidos pagado por el Gobierno Mexicano y lo que tampoco dice López Obrador es que su hijo estuvo estudiando en España, pues no que muy nacionalista; los dos son unos hipócritas.

López Obrador respondió calificando al panista como Ricky Riquín, Canallín. “No tiene nada qué ver lo de mi hijo con el que tú hayas mantenido a tu familia en Atlanta”, al tiempo que mostró la nueva edición de Proceso en que se exhibe la investigación que se hace en Europa a Anaya Cortés.

Antes de ello, Anaya y Meade habían intercambiado acusaciones cuando el primero calificó como vergonzoso que José Antonio Meade compare lo que está sucediendo ahora con el presidente Donald Trump con lo que estaba pasando con Obama, cuando en realidad el nuevo perfil de las deportaciones de mexicanos empezó el día que recibieron en Los Pinos al mandatario estadunidense “cuando llevaba un año insultando y vejando a los mexicanos, eso no es lo que se merece nuestra comunidad en Estados Unidos”.

Meade respondió que “se necesita ser muy cínico, muy cínico para haber sido Presidente de la Cámara de Diputados, encargado de las interparlamentarias sin haber logrado un solo resultado en beneficio de los migrantes para venir aquí a pontificar. Se necesita ser muy cínico también para no conocer de Atlanta más que donde vivía la familia sin haber visitado una sola vez a los consulados o a los migrantes”.

Otro momento de tensión se presentó cuando Jaime Rodríguez “El Bronco”, insistió al candidato de Morena que diera un abrazo al priista y al panista, a lo que respondió solo extendiéndoles la mano aunque sacando su cartera para ponerla a salvo de Anaya, recurso que usó en un par de ocasiones.

Las relaciones de la nueva administración federal con el gobierno del Presidente Trump, ocupó buena parte de las participaciones y generó otra confrontación a partir de la acusación del panista contra el gobierno del presidente Enrique Peña Nieto, por haber invitado a Trump no obstante los insultos de este contra el país, lo que calificó como una humillación. Meade no escapó a los señalamientos considerando que fue Secretario de Relaciones Exteriores.

El desencuentro se produjo durante el abordaje del tema sobre migración, y en el que Trump ha asumido un rol protagónico por sus insultos hacia los connacionales que han emigrado y siguen emigrando hacia los Estados Unidos.

El candidato Jaime Rodríguez Calderón descalificó frecuentemente a los tres candidatos por representar al régimen de partidos: “Fíjense, mexicanos que nos están viendo, ¿ustedes creen que cualquiera de estos tres pueda hacer el trabajo de Presidente? Si se la han pasado todo el debate peleando entre ellos, a ver quién es más rata de uno o de otro, a ver quién es más venenoso uno de otro. Si ven, no me han dicho nada a mí, porque aquí hay una parte importante, los partidos políticos y quienes militan en ellos son lo mismo”.

Una novedad en el debate, fue el anuncio que Andrés Manuel López Obrador hizo en el sentido de proponer a Alicia Bárcena, actual secretaria ejecutiva de la Comisión Económica para América Latina y el Caribe, como embajadora de México ante la Organización de las Naciones Unidas (ONU).

En el evento, Ricardo Anaya Cortés, de la coalición Por México al Frente, fue el candidato presidencial que mayor número de propuestas realizó con un total de 17, contra 14 iniciativas de Andrés Manuel López Obrador, candidato de la coalición “Juntos Haremos Historia”; 13 propuestas de Jaime Rodríguez Calderón, El “Bronco”, y 11 de José Antonio Meade, de la coalición “Todos por México”.