Un privilegio, acoger a Alan Glass en México

326

(Milenio).- Como un artista de imaginación poderosa, excepcional, único, utópico, poético, de delicada sensibilidad, mirada sutil y creador de universos extraordinarios, fue definido el artista plástico Alan Glass, quien la noche del miércoles recibió la Medalla Bellas Artes.

En la ceremonia participaron Lidia Camacho, directora del INBA; Magdalena Zavala Bonachea, coordinadora de Artes Visuales del INBA; Tere Arcq, historiadora de arte, y Alberto Blanco, poeta, traductor y ensayista.

Camacho destacó la importancia de Glass, a quien definió como un artista de imaginación poderosa y abundante, quien durante más de 50 años de trayectoria artística ha dado vida a múltiples universos en cajas, acuarelas, dibujos, collages y óleos.

La directora destacó que se trata de un creador de obras únicas, completas en sí mismas y llenas de poesía vital. Agregó que su trabajo abre ventanas al mundo interior del subconsciente, del erotismo, de la naturaleza, de la poesía y lo onírico.

«México acoge con generosidad y cariño a quienes como tú contribuyen a la valoración de nuestro legado cultural y al enriquecimiento de nuestra vida social. Comunidad e instituciones celebramos el privilegio de contarte entre los nuestros», especificó.

Arcq expuso que Glass es un ser humano de una integridad impecable y autor de obras de un universo extraordinario, las cuales encarnan los ideales del surrealismo: exaltación de la imaginación, la exploración del mundo de los sueños y el inconsciente.

Alberto Blanco comentó que Glass es un artista excepcional y creador de cajas en donde todo se puede ver, en donde hay una ventana y un cristal donde la noche se mira reflejada una y otra vez, y que a su vez se convierten en el espejo del mundo de todos los días y de otros mundos.