“Torre Reforma”, historia detallada de un edificio sui géneris

197

“Me siento más presionado: los proyectos que realice en el futuro tienen que superar este inmueble”, declara su creador, Benjamín Romano.
Comparte esta noticia

El arquitecto Benjamín Romano, creador de la Torre Reforma, cuenta la historia de este gran proyecto arquitectónico considerado “el mejor rascacielos del mundo”, de acuerdo con el International Highrise Award 2018, y uno de los “50 rascacielos más influyentes del mundo en el último medio siglo”, según el Council on Tall Buildings and Urban Habitat.

En el libro Torre Reforma, recientemente editado por Arquine, su autor comparte paso a paso cómo fue que concibió este icono de la arquitectura en Ciudad de México, de 57 pisos y 246 metros de altura.

En entrevista con MILENIO habla de los aciertos e incluso hasta de los problemas financieros y de diseño a los que se enfrentó. “Tiene una parte muy bonita que a mí me gusta mucho, y eso forma parte de las anécdotas, porque nos pasaron cosas muy increíbles”.

El director del despacho LBR&A asegura que se trata de un texto muy académico que lleva al lector de la mano sobre cómo se cumplió con la normatividad y el desarrollo de los planos del edificio, perfectamente detallados.

“La Torre Reforma, con nueve sótanos, ha sido todo un fenómeno, nunca me esperé ese éxito. Recientemente nos nombraron como uno de los edificios más influyentes de los últimos 50 años y el número 18 del mundo. La verdad es que ha sido muy premiado. Ganamos la medalla de oro de la Bienal de México y nos sentimos muy halagados”.

En ese terreno de Paseo de la Reforma se iba a erigir un edificio más pequeño, pero la normatividad les permitió crecer el proyecto, pues la colonia permitía llegar a una gran altura, entonces se erigió Torre Reforma.

Edificación sólida

Ante estas distinciones y reconocimientos, el arquitecto se siente sumamente satisfecho y, al mismo tiempo, muy comprometido porque es profesor de la Universidad Nacional Autónoma de México desde 1982.

“Siempre me he preocupado por la opinión de mis alumnos sobre mi trabajo y con este edificio ahora me siento hasta más presionado, debido a que los proyectos que realice en el futuro, tienen que superar este inmueble”, advierte.

Aclara que la Torre Reforma “está apoyada bajo 60 metros, es decir, en el manto duro, por lo que los terremotos en Ciudad de México no afectan a los edificios que están a 23 metros en el lodo del lago. En este caso nosotros superamos esa cifra, realmente, sabíamos que no le iba a pasar nada”.

El arquitecto les pidió a los ingenieros civiles que proyectaron la estructura que lo hicieran en categoría uno: “Ese día yo estaba en mi oficina —tengo vista frontal al edifico— y vi que se estaba moviendo, pero rítmicamente lo vi bien, porque los edificios se tienen que mover, nadie en su sano juicio pretende que los edificios no se muevan”.

Hay una anécdota que le encanta contar. El también profesor que ha sido invitado para impartir clases en la Universidad de Harvard, dice entre risas que un día recibió una carta, ni más ni menos, que de James Bond.

Entre risas, Benjamín Romano refiere que la carta “era muy simpática, porque resulta que la película se realizó cuando nosotros apenas íbamos en el piso 30 o 35, y filmaron una escena por Paseo de la Reforma. Ellos me pidieron con esa carta que les compartiera la visión 3D del edificio, para poderlo incluirla a fin de que en la película no se viera en construcción. Fue muy curioso porque fui a ver la cinta y ahí vi por primera vez el edificio terminado, y no en la vida real, claro que me gustó como se desplegaba”.

Una obra que desglosa la creatividad

El libro Torre Reforma representa un antes y después, pues normalmente los ejemplares sobre arquitectura contienen algunas fotografías, planos y nada más, no se abunda en detalles que en esta obra se abordaron a fondo.

En Torre Reforma, explica el arquitecto, “se desglosa la creatividad, el proceso del

diseño, los métodos para pedir los permisos, todo a lo que nos tenemos que enfrentar los desarrolladores para ofrecer un inmueble sustentable”.

El volumen, de 248 páginas, se complementa con 50 páginas de imágenes de Ali Malkawi y Alfonso Merchand, dos expertos en fotografía arquitectónica.