Películas mexicanas clásicas para ver en Día de Muertos

455

(Milenio).- El Día de Muertos es, quizá, una de las tradiciones más arraigadas en la cultura mexicana, y un día de asueto en el que los mexicanos recuerdan a sus difuntos con una mezcla de cariño y tristeza. En este día tan significativo, te compartimos cinco películas mexicanas que, de un modo u otro, reflejan una visión muy mexicana sobre la muerte.

Desde la versión fílmica de la novela emblemática sobre los muertos, hasta la adaptación de una de las leyendas más escalofriantes de nuestro folclor, te aseguramos que esta selección -en estricto orden cronológico- resultará ideal para el clima lúgubre y melancólico de estas fechas.

La momia azteca

Aunque el nombre podrá parecer ridículo a algunos, ésta es una tropicalización de la trama de la cinta clásica The Mummy de 1932. En ella, un doctor descubre, mediante hipnosis, que su prometida es la reencarnación de una antigua princesa azteca que fue sacrificada por haber tenido amoríos con el guerrero Popoca. Guiados por los recuerdos de su vida anterior, la mujer y el doctor viajan al lugar donde se encuentran los restos de la princesa, sólo para encontrarse con la momia de Popoca, que ha vuelto a la vida.

La momia azteca (1957) Dir. Rafael Portillo, con Ramón Gay, Rosita Arenas y Crox Alvarado.

Macario

Ésta es, quizá, la cinta mexicana más representativa sobre los muertos. En ella, el indio Macario vive obsesionado con la pobreza, el hambre y la muerte. Cuando su mujer, por complacerlo, roba un guajolote para que él lo coma, Macario se va al bosque y se niega a compartirlo con Dios y con el Diablo, y sólo accede a hacerlo con la mismísima Muerte. Es una película con una fotografía impecable, un guión sólido y grandes actuaciones, que le valieron ser la primera cinta mexicana nominada al Óscar.

Macario (1959) Dir. Roberto Gavaldón, con Ignacio López Tarso, Pina Pellicer y Enrique Lucero.

La maldición de la Llorona

La Llorona es uno de los personajes de leyenda más representativos del folclor mexicano. Existen varias leyendas sobre su origen, algunas de las cuales se remontan hasta la época de la Colonia, e involucran siempre a una mujer condenada a vagar por las noches por un horrendo crimen. En esta cinta, una hermosa mujer llega en compañía de su marido a la casa de su tía, sólo para darse cuenta de que ella piensa usarla en un ritual de magia negra para revivir a la Llorona.

La maldición de la Llorona (1963) Dir. Rafael Baledón, con Rosita Arenas, Abel Salazar y Rita Macedo.

Pedro Páramo

No sería exagerado decir que ‘Pedro Páramo’, la obra cumbre del escritor jaliscience Juan Rulfo, es la novela emblemática sobre los muertos en la literatura mexicana. Y esta adaptación cinematográfica tenía todo para ser un éxito. Sin embargo, a pesar de la cuidada producción, un guión acertado y buenas actuaciones, el resultado fue bastante inferior a lo esperado. Aun así, la historia de Juan Preciado, que va a Comala «porque ahí le dijeron que allá vivía su padre, un tal Pedro Páramo» es digna de verse, en especial en un día como hoy.

Pedro Páramo (1967) Dir. Carlos Velo, con John Gavin, Ignacio López Tarso y Pilar Pellicer.

El escapulario

La trama de esta película gira en torno a un escapulario y está ambientada en la época de la Revolución Mexicana. En ella, el padre Andrés es llamado a escuchar la confesión de una mujer moribunda -María Pérez, viuda de Fernández-, quien le cuenta los milagros realizados por el escapulario, cuyo poder protegió a sus hijos de una muerte segura. El último giro de la trama, que explica por qué el padre recibe dicho escapulario, justifica que esta película sea recomendable para verse en Día de Muertos.

El escapulario (1968) Dir. Servando González, con Enrique Lizalde, Ofelia Guilmáin y Enrique Aguilar.