La fe no mueve montañas; una prueba nuclear de Norcorea, sí

95

Ciudad de México.- Tras una prueba nuclear subterránea que Corea del Norte efectuó el 3 de septiembre de 2017, el monte Mantap se desplazó más de tres metros, según muestra una vista satelital del sitio.

Investigadores de Singapur, California, Alemania y China informaron sobre sus resultados en la edición digital de la revista Science de esta semana.

La explosión ocurrió bajo el monte, en el sitio de prueba nuclear Punggye-ri, y provocó un terremoto de magnitud 5.2. Basado en grabaciones sísmicas de redes globales y regionales y mediciones de radar de antes y después de la superficie del suelo, el equipo demostró que la explosión nuclear subterránea empujó la superficie del monte Mantap hacia afuera hasta 11 pies (3.35 metros) y dejó la montaña aproximadamente 20 pulgadas (0.5 metros) más baja.

Los investigadores localizaron una réplica, que ocurrió 8.5 minutos después, a unos 2 mil 300 pies (701.04 metros) al sur de la explosión nuclear.

“Ésta es la primera vez que se visualizan y presentan al público los desplazamientos superficiales tridimensionales completos asociados con una prueba nuclear subterránea”, cuenta Teng Wang, del Observatorio de la Tierra de Singapur, en la Universidad Tecnológica de Nanyang.

Diez veces más fuerte que Hiroshima

Los expertos estiman que la prueba nuclear, la sexta de Corea del Norte y la quinta dentro del monte Mantap, tuvo un rendimiento de entre 120 y 300 kilotones, aproximadamente diez veces la fuerza de la bomba lanzada por Estados Unidos sobre Hiroshima durante la Segunda Guerra Mundial. Eso lo convierte en una pequeña bomba de hidrógeno o fusión, o en una gran bomba atómica.

El nuevo escenario difiere de dos informes hechos públicos la semana pasada, uno de los cuales ha sido aceptado para su publicación en la revista Geophysical Research Letters, que identificó el estallido casi un kilómetro al noroeste del sitio identificado en el nuevo documento, y concluyó que el estallido dejó toda la montaña no apta para futuras pruebas nucleares.

La nueva información sugiere el siguiente escenario: la explosión ocurrió a más de 450 metros debajo de la cima del monte, vaporizando roca de granito dentro de una cavidad de aproximadamente 50 metros de ancho, del tamaño de un estadio de futbol, y dañando un volumen de roca de aproximadamente 300 metros de ancho.